//

115 años junto a cada tresarroyense

ST 15. 7°
Nubes aisladas

Policiales

Le cobraron la cabaña y se la quemaron

Denunció que lo estafaron en más de 300.000 pesos con una obra

12|10|17 09:27 hs.

Un turista de Morón denunció el accionar delictivo de un constructor que residía en Reta y se mudó recientemente a Claromecó, a quien acusó ante la Justicia de estafarlo con la edificación de una cabaña en el balneario Marisol. 


Al mismo tiempo, el damnificado, un trabajador oriundo de la citada localidad del Conurbano, que se desempeña como chofer de una empresa transportadora de caudales y quien asegura haber perdido 325.000 pesos a manos de esta persona, señaló también que el sujeto a quien responsabiliza de este episodio, perpetró otro hecho similar en Reta en 2016, además de haber cometido un robo y, al menos, 19 estafas con cheques. 

Según consignó en diálogo con LA VOZ DEL PUEBLO Hernán Aguirre, esta persona que, por el momento sólo puede identificarse por sus iniciales como F.B.V., es el responsable del ataque vandálico sufrido en su cabaña ubicada en la intersección de las calles Corrientes y Catamarca, de Marisol, a cuatro cuadras de la playa, el pasado 25 de setiembre.

"Vecinos de Reta me confirman que el constructor que trabajo en la cabaña que se incendió en Reta en 2016 es el mismo que me hizo la cabaña a mí y es el mismo que robó en la casa de Pablo Petersen los 43.000 pesos que luego fueron encontrados por la policía", afirmó. 

De acuerdo a lo indicado por el damnificado, el sospechoso vive en Oriente donde tenía la constructora que le permitía captar clientes para Marisol y Reta, "aunque ahora se mudó a Claromecó porque ya no puede conseguir clientes y se fue a otro lado a g... gente", sostuvo, antes de informar que Sebastián Francos es su abogado en Tres Arroyos y quien investiga de oficio el caso con la aprobación de la Fiscalía de nuestra ciudad, donde fue radicada oportunamente la denuncia. 


Vecinos de Marisol le sacaron foto a la cabaña de Aguirre cuando se incendiaba el pasado 25 de setiembre


Un romance fatal 
El modus operandi que denunció haber sufrido Aguirre en Marisol consistió, en principio, en la realización de una inversión inicial de 200.000 pesos para la compra de madera a los efectos de realizar casi la totalidad de la obra. Más tarde, terminaría invirtiendo otros 125.000. 

Luego, cuando, el constructor le exigió la entrega del resto del dinero y dejó para después del otorgamiento de la llave, un resto final. Sin embargo, cuando parecía que la obra estaba terminada, un incendio supuestamente accidental acababa con la obra y los sueños de los inversores. 

La amargura que provocó esta circunstancia, hizo que el romance con las playas de Reta y Marisol que comenzaron hace 4 años, se esfume con las cenizas de las cabañas. "Yo conocí Reta y me enamoré. Mi esposa también. Después, conocí Marisol y fue lo mismo. Compramos un terreno y, con esfuerzo, fuimos juntando dinero para los 200.000 pesos del inicio de la cabaña. Después, llegamos a entregarle 325.000", recordó Aguirre. 

"Hoy en día, mi esposa no quiere pisar Marisol porque le trae malos recuerdos, no quiere saber nada de Reta, ni de cabañas, estamos muy mal. Imaginate, 325.000 pesos que fueron tirados literalmente a la basura", agregó el hombre que trabaja chofer de una transportadora de caudales y ella es administrativa en una clínica privada, ambos son padres de dos chicos de 4 años y otro de dos meses, la razón por la que eligieron ese lugar como escape de la vorágine de la gran ciudad.

"Ya teníamos alquilada la cabaña. Había gente que quería venir, compañeros de trabajo y, la verdad, es que esto nos dio duro. Ahora hay que empezar de vuelta y cuesta juntar la plata", relató antes recordar la manera en que los peritos le indicaron que el hecho había sido intencional, "el perito de bomberos de Bahía Blanca me dijo 'ya te adelanto que esto es intencional porque no había electricidad que llegue a la cabaña'. Después me empezó a explicar dónde se inició el fuego, en un lugar donde supuestamente pusieron algo". 

Ahora sólo queda esperar la acción de la Justicia y la esperanza de que no se sumen nuevos casos a desprevenidos turistas e inversores locales.