//

115 años junto a cada tresarroyense

ST 9. 1°
Lluvia moderada

Carta de Lectores

Escribe Mario Luis Pola

¿Y por casa cómo andamos?

15|10|17 11:35 hs.

Señora directora:

En estos días se ha tomado conocimiento de una carta que el gobierno municipal con la firma del intendente Carlos Sánchez y el director del Ente Descentralizado Vial dirige a los productores agropecuarios pidiéndoles el apoyo en las próximas elecciones. 

Obviamente no puede ser criticable que, dentro de las normales reglas de juego de la democracia -cuando son honestas- los políticos traten de convencernos de sus cualidades. Lo que no se puede evitar es que en tal sentido y leyendo detenidamente los conceptos vertidos en dicha nota, concluir que indudablemente el pasado los condena. 

Digo esto porque entre otras consideraciones, los firmantes advierten del peligro de la modificación de una ordenanza para que cambien las reglas de juego. Y más adelante ponen de manifiesto el riesgo de que los fondos aportados para el mantenimiento de los caminos rurales se utilicen para otros fines distintos a los que están destinados. 

Seguramente estas advertencias están motivadas en que, fundamentalmente el intendente Sánchez se mira en el espejo que refleja las propias acciones de su gobierno. Digo esto porque en ocasión del nombramiento de dos funcionarios como fueron el ex secretario de Seguridad hoy imputado judicialmente, Ricardo Magrath, y el ex director del Ente Descentralizado Claromecó, Luis Brito, transgredían una ordenanza que no permitía la designación de dichos funcionarios por tener contratos de locación de servicios con el propio municipio. 

La respuesta del oficialismo ante esa clara transgresión fue una de las decisiones más escandalosas llevadas al recinto del Concejo Deliberante, que fue anular con retroactividad a su promulgación la parte de la ordenanza que prohibía dichas designaciones. O sea una ordenanza que cambiaba las reglas de juego, pero con retroactividad, como si nunca habría existido. 

Y respecto de un posible desvío de fondos con asignación específica, ya la advertencia realizada a los productores agropecuarios raya con lo insólito. 

Esta administración municipal, desde el mismo año en que se creó el Fondo de Financiamiento Educativo, fondo con afectación específica para mejorar la infraestructura escolar del distrito, asignó más de la mitad de lo recibido para fines ajenos a lo dispuesto por la normativa, incluyendo sueldos y aportes previsionales del personal municipal. 

Una vez más, el vecinalismo gobernante advierte sobre la posible paja en el ojo ajeno en función de la viga existente en el propio. 

Escribe Mario L. Pola