//

115 años junto a cada tresarroyense

ST 5. 4°
Despejado

Interés General

Candela Mohr

Amor animal

05|11|17 09:47 hs.

Desde 2013, Candela, una adolescente tresarroyense de 17 años de edad, rescató a unos 200 perros de la calle y les encontró una familia que quiera cuidarlos. Su ejemplo fue contado por la pantalla de Canal 13, en Telenoche, en el segmento de chicos "grosos"


Días atrás el país pudo conocer la historia de Candela Mohr. Se trata de la adolescente tresarroyense que está a punto de egresar de sus estudios secundarios para irse a Bahía Blanca a estudiar abogacía, y que mientras tanto, se dedica a rescatar perros de la calle. 

Para ello, Sofía 'Jujuy' Jiménez, llegó con camarógrafos y productores de Telenoche a Tres Arroyos para contar este costado de la historia de una chica modelo, que fue incluido en el segmento del noticiero destinado a chicos que son "grosos".

De esa visita que se concretó el martes 17 de octubre, y que fue publicada el reciente jueves, el noticiero de Canal 13 mostró un ejemplo a seguir, producto de una entrevista que se extendió por unas tres horas en la casa de la adolescente mientras estaba acompañada de su madre.

Ni Candela, ni su mamá Cristina saben cómo hicieron para dar con ella. Pero recuerdan que en el mes de mayo se pusieron en contacto desde la producción. Habían dado con sus datos y querían contárselo a los argentinos. Suponen que habrán sido los ecos de las redes sociales. Igualmente, recordó que cuando recibió el llamado no pudo contener el llanto por la emoción que le dio que se hayan fijado en ella.

Pero la nota tuvo el efecto esperado. Aquellos que todavía desconocían su trabajo, comenzaron a hacerlo. Y ahora se sorprende con los vecinos de la ciudad que la reconocen por la calle, y hasta con las consultas que recibe por la web desde distintos puntos del país, queriendo saber cómo se las ingenió para hacer el carrito que usan Mía y ahora Spod. A este último lo había atropellado, se le había quebrado la columna. 

"No tenía movilidad y vivía en una calle de tierra. Se arrastraba y le habían quedado los huesitos a la vista", contó. Y sus ojos brillaron al recordar cómo mejoró su calidad de vida al disponer del carrito. 

Una revelación, en 2014 
Una nota publicada por LA VOZ DEL PUEBLO el domingo 16 de noviembre de 2014 contó la historia de Mía, una perrita a la que Candela se le ocurrió hacerle construir un carrito con caños de PVC para que pudiera moverse.  

Esa fue una de las primeras historias que ella misma comenzó a registrar en su haber. Desde finales de 2013, se dedica a rescatar perros que andan en la calle, abandonados por todo tipo de circunstancias. Al día de hoy contabiliza unos 200 "tránsitos", como ella misma los describe.

Se encarga de cuidarlos desde todo punto de vista. Les cura la dolencia que arrastren, los baña, alimenta y también entretiene. Les mejora su calidad de vida, mientras que por las redes sociales se concentra en conseguirles una familia que quiera adoptarlos responsablemente.

De hecho una vez que los entrega, no se desentiende de la historia de ninguno de ellos. Y sus nuevas familias le envían fotos de cómo transitan su vida con el nuevo integrante. Así pasó con Mía, o un galgo llamado Barth, que ahora vive en Claromecó. 

Los ejemplos son muchos. Y esta forma de comprometerse con las mascotas, Candela, la tomó de las mismas redes sociales cuando descubrió el trabajo de grupos mascoteros de la ciudad.

Los primeros tránsitos 
Recuerda que el primer tránsito lo hizo con unos cachorritos recién nacidos que estaban abandonados en la ruta. Desde aquel momento contó el apoyo de su familia, y de Felín, su perro.  

"Tengo anotada la edad y a los seis meses les escribo para recordarles que los pueden castrar, que hay turnos gratuitos", contó Candela. Y mientras que toda persona que la conoce se la imagina en el futuro como veterinaria, su madre aclara que va a estudiar abogacía, una profesión que desde "la defensa de los derechos" vincula con el amor que su hija siente por los animales.

Candela promete que en Bahía Blanca continuará con su experiencia rescatando mascotas y para ello ya se puso en contacto con grupos mascoteros de la ciudad portuaria. Y en su casa, el compromiso seguirá firme con la presencia de su madre, Cristina.