//

115 años junto a cada tresarroyense

ST 5. 4°
Despejado

Nacional

A 40 días del recambio parlamentario

Legislatura: se define el reparto de poder

06|11|17 10:45 hs.

A 40 días del recambio, en la Legislatura bonaerense comienza a definirse el nuevo mapa político, aunque aún se cierne la incógnita sobre el destino del peronismo, en estado de ebullición, y el reparto de los principales lugares entre las sillas de las autoridades. 


La nueva Legislatura tendrá, como ya se sabe, un predominio casi total de Cambiemos, que tras el 10 de diciembre estará a dos votos de los dos tercios en el Senado y a tres de la mayoría simple en Diputados. Esto significa que podrá convocar a sesiones y aprobar proyectos casi sin depender de nadie más. 

Frente a esto, el panorama en el oficialismo se presenta apacible, sin grandes enfrentamientos a la vista. El peronismo, por el contrario, mantiene una dura disputa interna que podría echar por tierra las declamaciones de unidad de sus protagonistas, mientras que en el massismo buscan el equilibrio para contener a la tropa propia. 

Tranquilidad oficial 
En Cambiemos todo es sonrisas. Con 44 diputados y 29 senadores tendrá el predominio casi total de la Legislatura, y ya no necesitará de la alianza que forjó en 2015 con el massismo, y que lo obligó a compartir la conducción de Diputados. En esa cámara todo está dado para que Manuel Mosca continúe en la presidencia. 

En la semana, rumores de pasillo mencionaban a la titular de la Coalición Cívica de Buenos Aires, Maricel Etchecoin, para ocupar el cargo, pero ella misma se encargó de desmentirlos en una reunión con Mosca. Por si hiciera falta, el radicalismo ya había avisado que sus legisladores iban a rechazar el cambio, enojados por las declaraciones de Elisa Carrió (líder nacional de la CC) contra el fallecido expresidente Raúl Alfonsín. 

Será tarea de las autoridades del bloque evitar que esa grieta se ensanche. Para la presidencia del bloque de la cámara baja hay una sola certeza: será radical. Por ahora, suenan los nombres de Sandra París, Alejandra Lordén (ambas referenciadas con el vicegobernador Daniel Salvador) y Maximiliano Abad, del sector de Ernesto Sanz. 

También se anota para seguir el actual titular de bancada, Jorge Silvestre. En el Senado, en tanto, suena fuerte la continuidad de Roberto Costa al frente de la multitudinaria bancada. También se mencionó a la bahiense Nilda Moirano y, con menos chances, a Emiliano Reparaz, actual jefe de Gabinete de Salvador en la cámara alta. 

Tensión en el peronismo 
En la vereda de enfrente, el peronismo es un polvorín. Divido hoy en tres bloques, los esfuerzos por avanzar en una unificación para transformarse en el principal contrapeso de Vidal en la Legislatura podrían fracasar, como en 2015, a raíz del tratamiento del Presupuesto. 

Por ahora, los intendentes del PJ son partidarios de una negociación "light", sin demasiada beligerancia. Pero el kirchnerismo duro rechaza de plano el proyecto del Ejecutivo, y promueve una moción para que el voto sea nominal. Es decir, que cada legislador defina su posición con nombre y apellido. 

Esto, además de vaticinar una votación dividida, podría tensar al extremo la relación, ya que algunos diputados creen que se trata de una estrategia para "señalar" a quienes acompañen al oficialismo. Pese a este panorama, cada sector jura buscar la unidad, aunque bajo su propia conducción. En Diputados los intendentes promueven al histórico Julio Pereyra, intendente de Florencio Varela desde 1992. 

El kirchnerismo, por su parte, menciona a Facundo Tignanelli, un dirigente de La Cámpora del riñón de Andrés Larroque, electo en octubre pasado. Este espacio mantendrá unas 20 bancas, pero si hay ruptura podría perder algunos nombres, hoy más recostados en el PJ territorial. 

Los jefes comunales, además, buscarán quedarse con la vicepresidencia del cuerpo, cargo para el que promueven a Federico Otermín, primero vocero y ahora funcionario de Martín Insaurralde en Lomas de Zamora. 

En el Senado, en tanto, la situación parece más calma. Con la salida de Magdalena Sierra (asume como diputada nacional) la presidencia del bloque podría dirimirse entre Teresa García (actual legisladora nacional, de perfil combativo) o el histórico Aldo "Gaucho" San Pedro, exintendente de Bragado y fundador del Movimiento para la Victoria, sello incluido en Unidad Ciudadana, y el primero que utilizó Néstor Kirchner para hacer pie en Buenos Aires. 

Los representantes de los intendentes (Gustavo Soos, de Merlo y Luis Vivona, de Malvinas Argentinas) no serían aquí un obstáculo por no contar con experiencia legislativa, y la conducción del bloque se dirimirá en función del perfil que tendrá la bancada frente al Ejecutivo. 

Dudas en el massismo 
Los diezmados bloques de 1País definirán en las próximas semanas su conducción. En el Senado, cámara que el massismo supo dominar en 2013, tendrá apenas dos representantes (José Luis Pallares y Fernando Carballo), mientras que en Diputados, la bancada de 13 miembros podría dirimir su conducción entre el actual senador Jorge D'Onofrio y Ramiro Gutiérrez, dos históricos colaboradores de Sergio Massa. Con otros dos legisladores de trayectoria anotados en la carrera (Ricardo Lissalde y Pablo Garate) la decisión final se tomará, como siempre, en Tigre. 

Dominio amarillo 
 Después del 10 de diciembre la Legislatura tendrá predominio de Cambiemos. En Diputados el oficialismo llegará a 44 bancas (a los electos por la fuerza se suma Hugo Oroño, quien responde a Jesús Cariglino), mientras que Unidad Ciudadana, si se mantiene como un bloque único, podría llegar a 34 (si suma a Patricia Cubría, del Movimiento Evita). 

El massismo quedará con 13 representantes, mientras que el Frente de Izquierda renovará el escaño ganado en 2013. En el Senado, en tanto, Cambiemos suma 29 bancas contra 15 de Unidad Ciudadana y dos de 1País. (DIB).