//

115 años junto a cada tresarroyense

ST 5. 4°
Despejado

Nacional

Panorama político bonaerense

La trama del presupuesto

06|11|17 11:51 hs.

Escribe Andrés Lavaselli

Mientras María Eugenia Vidal prepara el lanzamiento de su "plan verano" y afila argumentos para plantear ante sus pares la pelea por el Fondo del Conurbano, el oficialismo sondeará el jueves la posibilidad de avanzar con la aprobación del proyecto de presupuesto, lo que implica la reedición del entendimiento con el massismo y parte del peronismo "dialoguista", un esquema al que podría sumarse, como novedad, un sector ubicado ahora en los bordes de La Cámpora. 

La gobernadora definió a la aprobación del presupuesto, la ley impositiva y el pacto fiscal para contener el gasto de las comunas como los primeros objetivos post elecciones. Su cumplimiento dará paso al despliegue de una agenda de la que apenas se conoce por ahora un megaplan de consumo subsidiado para turistas.

 Una de esas iniciativas que le valen a Vidal el mote de ser la macrista más filo peronista. Y que ella anunciará con un slogan de resonancia popular: "Mar del Plata te hace feliz". 

Mucho antes, el jueves que viene, Cambiemos intentará llevar al recinto de Diputados los proyectos de presupuesto y de ley impositiva. Aprobarlos apenas dos semanas después de ser presentados es muy difícil, aún en el contexto favorable que creó para el oficialismo el resultado electoral. 

Por eso sus operadores creen que la movida servirá, de mínima, para hacer emerger demandas ocultas del peronismo. Aunque no descartan tampoco lograr convertirlos en ley. Ese optimismo se basa de dos conversaciones. Una la sostuvo la propia Vidal con Sergio Massa.

 La otra, su jefe de Gabinete, Federico Salvai, con Martín Insaurralde. "En ambas, primó la comprensión mutua", coincidieron, palabras más o menos, en los tres sectores. Esa sintonía, de todos modos, puede no implicar un tratamiento inmediato de los proyectos. Lo importante es que da pistas sobre la interlocución política de Vidal, hoy. Una primera mirada muestra un esquema de alianzas similar al de los años anteriores: con el massismo y los intendentes peronistas moderados como aportantes de "gobernabilidad".

 Eso se refuerza, además, con el fracaso -a mitad de semana- de Fernando Espinoza en comandar un planteo de alcaldes contra ambos proyectos. Sin embargo, el escenario no va a ser el mismo. En Cambiemos, por ejemplo, cuentan tres camporistas (Cheppi, Merquel, y Giaccone) que podrían acompañar.

Para el oficialismo vale menos el número y la velocidad para dar el sí (Vidal tendrá su presupuesto, si no es la semana próxima será un poco después, con esos u otros respaldos), que el hecho de acercar a camporistas. Una posibilidad a la cual el kirchnerismo parece darle verosimilitud. 

Por eso impulsan un proyecto para que la votación del presupuesto y, sobre todo, de la autorización de endeudamiento que contiene, sea nominal. La idea es hacerles más "amarga" una eventual "traición" a los camporistas díscolos. Y señalar al resto del peronismo si acuerda. 

Toma y daca 
Existen dos puntos que, más allá de sus diferencias partidarias, tienen a unificar a los intendentes, como siempre pieza clave para la suerte de estos proyectos. El menos trascendente es la modificación del Fondo Educativo: el gobierno quiere que desde ahora pueda ser usado solo para infraestructura, los alcaldes buscan seguir asignando partidas a becas y otros fines similares. 

Más trascendente es la rediscusión de la Ley de Responsabilidad Fiscal, que quieren tratar más adelante. Vidal podría conceder ambos deseos: tras conseguir que se resignen a no controlar más el fondo para obras, les indicó a sus operadores que lo único no negociable es el tramo impositivo del paquete. 

Allí se esconde parte esencial del "reseteo" de la administración provincial que impulsa. La apuesta es la baja en Ingresos Brutos, que le resta 15 mil millones de pesos a la recaudación pero, en el razonamiento del oficialismo, contribuirá a mejorar la actividad y el empleo de cara a 2019. 

Es el "ahora o nunca" de Vidal. El programa está en el ADN histórico de Cambiemos, pero expone a la gobernadora a un choque con un sector afin: las entidades sindicales de la patronal rural, que el martes pondrán a sus lobbystas a recorrer la Legislatura en busca de moderar la suba del 50% en el Inmobiliario. 

Les dirán que no (los ciudadanos de a pie no tienen ni siquiera la posibilidad de hacer el planteo) con un argumento de hierro: los impuestos patrimoniales compensan con 4 mil millones el recorte en Ingresos Brutos. Ese esquema de compensaciones se completa con una jugada política. 

Unos 3 mil millones suplementarios saldrán del "ahorro político", 500 del Ejecutivo y 2500 de la Legislatura, donde dan el OK para avanzar todos los bloques. Todavía queda un "agujero" de 8 mil millones. 

Pero de esos números, Vidal hablará con Nación. Es otro tablero, que empieza a definirse el jueves, pero no en la Legislatura, sino en la reunión con sus pares, cuando plantee su posición sobre el Fondo del Conurbano. (DIB)