//

115 años junto a cada tresarroyense

ST 9. 1°
Lluvia moderada

Sociales

Marta Vega

Verso a verso

12|11|17 10:08 hs.

Marta Vega se explaya en recordar pormenores de su vida con la pasión con que a diario continúa desarrollado sus actividades desde el lugar que mejor conoce. "Hace 12 años me fui a vivir a Mar del Plata. Allí comencé a imaginar de qué forma podría relacionarme con gente de la literatura", recuerda, en el comienzo de la charla que de pronto inunda la silenciosa biblioteca de La Voz del Pueblo.


Una mudanza concretada un 20 de junio, desde su Tres Arroyos de siempre, a la ciudad balnearia -en la que continuó trabajando intensamente, y mucho más que antes- por los deseos de su esposo, Oscar Bonifacio, de vivir en el lugar. Allí estaba el departamento que habían comprado para sus hijas Silvia y María Paula en sus tiempos de estudiantes.



Hoy, madres de nietos de 30, 25, 17, 18 y ocho años para dos abuelos que transitan esta etapa de la vida junto al mar, la primera vive allí y la segunda en nuestra ciudad. "Yo había ganado un premio, en el año '92 en Arrecifes", señala. "Fue mi primer premio literario", se entusiasma, al apuntar que por entonces "había encuentros de la Sociedad Argentina de Escritores (SADE) en Bahía Blanca, en los que participaba gente de Uruguay, Perú y Chile, entre otros lugares. Fui tres o cuatro años y en una de las mesas de trabajo conocí a una persona que vivía en Mar del Plata, y no volví a verla hasta que me mudé a vivir allí". 

Intensa actividad 
Entonces vuelve a su memoria una foto "que vi junto a la presentación de un libro. Concurrí, me presenté, aclaré que por entonces ya vivía en Mar del Plata, y el autor me dijo: "entonces te voy a llevar a la Sociedad de Escritores". Y así fue. Los miércoles eran los días de reunión.

"Una vez me llamaron para proponerme formar parte de la comisión. La integré en diversas funciones y ahora estoy en la vicepresidencia, pero además formo parte de la Sociedad de Escritores de la Provincia de Buenos Aires". Y continúa enumerando jornadas inagotables de participación en el universo de las letras. "Estuve en el primer encuentro de escritores bonaerenses, donde tuve la oportunidad de hablar de Tres Arroyos y de Claromecó. 

"Estoy como presidenta de la Red Cultural de Mujeres Alfonsina Storni. Trabajo mucho, participo en muchas antologías, entre ellas una que se denomina 'La saga de las siete escritoras' y con este grupo, todos los años presentamos un libro para el Día de la Mujer. 

"Cocinando poemas", fue el primero y a partir de allí ingresé a trabajar invitada en el grupo cundo se retiró una de ellas: "De amores y vinos", "Como el agua y el aceite", "Tiempo de nogales", "La voz de la noche", "Din don, cuentos y versos son" (infantil), "Y ahora el tango", "Cuentos y relatos", "Mujeres de palabra", "Los siete pecados capitales", "Con un café" y el último "Redes y tramas", son las obras que hasta el momento surgieron de esa actividad. Todo en Mar del Plata y además sumando a ello el accionar desde la Red Cultural, "en la que trabajamos, mucho". 

Continuidad, y algo más 
Más o menos así de activa es esta nueva etapa en la vida de Marta Vega de Bonifacio, docente desde cuando casi todavía era una adolescente, profesora de Francés, creadora del ya emblemático Vía Crucis de Claromecó, poetisa y abuela que aún entre sus múltiples ocupaciones se guarda un tiempo para llevar a la más pequeña de sus nietas al colegio. "Obtuve un premio muy lindo en el Festival Internacional de la Mujer, en marzo, se llama ´Grito de Mujer´ . 


Marta Vega


Y desde Mar del Plata también fui invitada a varias ferias del libro, tales como las de Oberá, Gaiman, Córdoba, La Plata, y la de Capital Federal. "Dicté talleres en la Biblioteca Marechal de General Pueyrredón con mis siete compañeras. Hicimos talleres literarios gratuitos, a los que iba gente grande, y de literatura infantil, con análisis de textos, libros y relatos. Y también tengo grabados mis trabajos en la Biblioteca Parlante, me gustó la idea, cuando me invitaron, porque es bueno, en el tiempo, recordar la propia voz. Fui jurado de concursos literarios en Mar del Plata y ahora estuve en La Plata, por un encuentro, y en el Café Tortoni, donde me tocó recitar algo de Eladia Blazquez. Eso es más o menos, todo lo que estoy haciendo..."

Hace un silencio breve. Es de esas personas que mira a los ojos. Que tiene tanto por contar que para una sola nota no alcanza el tiempo. "Mi marido me acompaña en todas estas cosas, ha ido a las ferias del libro conmigo, hacía las actas de un grupo que se llama "Amigos en la palabra". Vamos juntos a casi todas partes y así te sentís mejor, porque sabés que no estás dejando cosas de lado", dice. 

Y reflexiona; "Ya somos grandes... Hace 53 años que estamos juntos. Es un montón... Y aunque somos muy distintos en nuestras formas de hacer y de pensar las cosas, nos entendemos bien... Somos muy compañeros, tenemos dos hijas divinas y cinco nietos hermosos", señala por otra parte, a manera de apretada síntesis, respecto de la vida familiar.