//

115 años junto a cada tresarroyense

ST 9. 1°
Lluvia moderada

La Ciudad

Educación

El Colegio Holandés en primera persona

12|11|17 11:26 hs.

"Los padres son los únicos responsables para con sus hijos. El colegio comparte esa responsabilidad, pero no la sustituye". La frase, todo un principio, se destaca en un cuadro ubicado a pocos metros del acceso principal del Colegio Holandés. Se encuentra muy cerca de otro cuadro que contiene un retrato de Cornelio Slebos, el recordado Meester. 


LA VOZ DEL PUEBLO visitó la sede del establecimiento fundado en 1946. Durante muchas décadas contó con Educación Primaria, pero luego incorporó el nivel Inicial -tiene también Maternal- y la Secundaria. Los padres, muchos de ellos egresados del colegio, y alumnos compartieron su testimonio. 

Ser parte 
El año próximo, Anahí Sánchez va a tener tres hijos en el Colegio Holandés, en Primaria, en el Jardín Semillitas y en el Maternal. No fue alumna de la entidad y dijo que al momento de inscribir a su hija mayor Valentina, fue fundamental "escuchar las recomendaciones. Estamos muy conformes con la educación y con lo humano que es el colegio en todo sentido. Es muy familiar y nos sentimos parte". 


Anahí Sánchez y Verónica Tumini


Verónica Tumini fue alumna, al igual que sus hermanos. "Tengo en el jardín a mi hija, que empieza en 2018 la Primaria, y mi otro hijo va a ingresar el año que viene en Maternal", indicó. "Tiene mucho que ver la relación con la Iglesia. Es lo que más me motiva, porque por ahí uno no tiene el tiempo en la casa de enseñarles lo que uno aprendió de chico. Todo tiene que ver, el colegio, la casa, la familia", consideró. "Es una elección que uno hace contento", dijo Verónica y comentó que "le cuento a mi hija Emilia, cuando venía al colegio estaba el internado donde es la salita de Maternal. 

Los chicos se quedaban a dormir de lunes a viernes, habría como 40, y al finalizar la semana veían a sus padres. Uno valora muchísimo como se fue manteniendo la institución, hay gente que trabajó y trabaja muchísimo". 

Anahí observó que "los chicos disfrutan con todo lo que es vida en la naturaleza. Uno por tiempo o comodidad a veces no va a un camping y arma una carpa con ellos. Desde segundo grado ya viajan. La pasan muy bien al aire libre". 

El Día de la Familia es un motivo de encuentro, así como otras actividades en las que se convoca a los padres o familiares. "Este año en el jardín hicimos Educación Física con los nenes. Participamos con ellos en una clase y lo disfrutan", mencionó como ejemplo Verónica. 

Muchos cambios 
Silvina Di Salvo es "madre de alumnos mellizos de primer grado. Hicieron desde el Maternal". Fue alumna y su marido también. Cuando obtuvo el título de contadora pública en La Plata, hizo el postítulo docente y dio clases en la Secundaria del colegio. Hay otro vínculo, porque sus dos hermanos fueron alumnos y "mi mamá que es profesora de Educación Física, fue docente hasta que yo estuve en tercer grado, ella venía de antes", recordó. 


Silvina Di Salvo


Comentó que "los chicos están muy integrados a los grupos. Con lo institucional estoy muy conforme", así como reflexionó: "Ha cambiado mucho el colegio, la sociedad es distinta". Sobre su paso por las aulas, afirmó que "me acuerdo de casi todos los docentes" y tuvo una mención especial para el internado; "alguna vez nos hemos quedado porque nuestros padres tenían que hacer un viaje corto de dos o tres días. 

Para nosotros era el mejor programa, compartías el día completo adentro del colegio con los chicos que se quedaban de lunes a viernes". 

Contención 
Luciano Ebbens tiene sus tres hijos cursando en el colegio. "Ramona, la más chiquita, está en quinto de la Primaria; Pedro y Bernardo están en tercero y segundo de la Secundaria", señaló. Fue alumno, sus hermanos y su padre también. "Me sentí siempre bien como persona -afirmó-. Así como me mandaron acá, me podrían haber inscripto en otra escuela. Siempre me sentí acompañado y dije que si algún día tenía chicos y tenía la posibilidad de enviarlos al Colegio Holandés lo iba a hacer. Espero que a ellos les pase lo mismo, supongo que sí, es como uno les va inculcando o llevando". 


Luciano Ebbens


Para Luciano, "la experiencia es buena, más allá de algunos problemas lógicos de conducta de los chicos. Siempre recalqué y tenía más comunicación con Valentina (Pereyra), quien fue docente mía también, que yo no pretendía que el colegio me suplantara en la educación, pero sí que me ayudara. Noto que ante cualquier problemática que ven en cualquiera de los chicos nos llaman o estamos ahí en contacto siempre". 

En su análisis, indicó que "más allá del nivel con el que salen o no, me interesa que el colegio me ayude a contenerlos". Entre otras apreciaciones, opinó que "me parece muy lindo que todos los años van haciendo viajes, por el compañerismo y la posibilidad de aprender a compartir. En fechas puntuales y actos tratamos de estar, presenciar lo que hacen los chicos. Al bazar hemos venido, es tradicional y participamos".

En conjunto 
Adrián García y Silvia Pascual contaron que su hijo mayor Mateo, va a egresar este año en la Primaria, y su hija Lourdes cursa segundo grado. "Los dos entraron en Maternal y si Dios quiere continuaremos. Creemos que Mateo ha sido el primer inscripto para la Secundaria, un poco ansiosos los padres", manifestó Silvia. 


Adrián García y Silvia Pascual


"Hice toda la adaptación por cuestiones laborales de Maternal y Jardín de los dos, no hubo complicaciones. Hay mucho apoyo de las maestras del jardín ante cualquier inconveniente", valoró Adrián y sostuvo que "en la Primaria tampoco hubo problemas. Nosotros muy conformes porque como están aprendiendo y están siendo educados". 

Silvia consideró importante que "han surgido muchas veces problemas, problemitas y siempre hemos tenido muy buena respuesta. A veces nos han llamado porque hemos tenido que cambiar alguna actitud o alguna cosa desde casa. No perdemos de vista que la primera educación está en casa, tratamos de estar atentos siempre a los pedidos del colegio e ir en conjunto con los chicos. Hasta ahora nos va saliendo muy bien y cuando ha sido necesario somos llamados, es lo que más nos ha gustado". 


Una frase, que es un principio. Y el retrato de Meester Slebos


Ninguno de los dos conocía el colegio. Compraron un terreno e hicieron la casa cerca de la sede escolar. Otra de las razones que tuvieron en cuenta -relató Silvia- es que "me tocó darle particular en Química a una alumna de Secundaria y me di cuenta que tenía buen nivel. Es algo que yo padecí el primer tiempo de mi carrera profesional, tenía una preparación más simple". 

Le otorgaron relevancia a los campamentos, los viajes de estudio, el ambiente familiar y las distintas actividades que llevan a "despertar la curiosidad de los chicos". "En cuanto a lo académico siempre hay cosas que se pueden ajustar o corregir", puntualizó Silvia y expresó por último que "en todo lo que podemos, tratamos de estar. Hemos participado del bazar tradicional, es un encuentro para disfrutar y podemos conocernos con otros papás".