//

115 años junto a cada tresarroyense

ST 23. 4°
Cielo cubierto

Policiales

Irregularidades en la Comisaría

Blanco tendría que dar explicaciones de sus ausencias y de las falencias encontradas

12|11|17 11:38 hs.

En la auditoría realizada el viernes desde las 8 de la mañana hasta la 1.30 horas del día siguiente en la Comisaría local de Tres Arroyos, la comisión de instructores de Asuntos Internos del Ministerio de Seguridad de la provincia de Buenos Aires detectó irregularidades en lo administrativo. 


El mayor problema residió en que el subcomisario Gabriel Blanco no se encontraba en la Comisaría Primera al momento de realizarse la auditoría. Consulado por LA VOZ DEL PUEBLO, el director de Asuntos Internos, Guillermo Berra, confirmó que "el subcomisario a cargo de la dependencia estaba ausente y no se comunicó, ni llamó hasta el momento en el que se terminó la auditoría. No se supo si estaba en comisión, o de franco; la realidad es que no aportaron nada comprobatorio de su ausencia hasta la 1.30 de la mañana en la que terminaron de trabajar. Tampoco se comunicó con la instructora ni con la abogada sumarial a cargo de Tres Arroyos". 

 En Tres Arroyos, en la Comisaría local, no hay segundo jefe designado, si Blanco no está, nadie queda a cargo en la Comisaría. "Los que quedan a cargo son dos jefes de turno que se lo reparten pero no tienen por qué ya que no están entrenados, no hay papel que justifique eso, no tienen nomeclador, no tienen funciones, no están provisoriamente ni tienen designación que justifique eso, no es así la estructura jerárquica que determina que haya un titular y un segundo jefe, pero el titular hace tres días que no estaba en la Comisaría", explicó Berra, en uno de los procedimientos que consideró como "faltas". 


Un grupo de Asuntos Internos llegó a la comisaría local para realizar una auditoría


Manejo del combustible 
Entre lo que no se pudo justificar, está el manejo del combustible. Hay 43 móviles y las tarjetas de combustible no se encuentran en los móviles, ni en la Comisaría. "Esto es una irregularidad, las tarjetas tiene que estar en el patrullero, cada uno de estos tiene un protocolo, una libreta de servicio, cuando se asigna que salga a patrullar se anota en un libro y las tarjetas van junto a la libreta y a la documentación del móvil, arriba del móvil", explicó Berra. 

De los 43 vehículos, había dos radiados -están fuera de servicio- no se pueden usar más, de los mismos no se pudo saber si cargan combustible con las tarjetas que les corresponden y además se encuentran bajo el mismo número, "por lo que ahí también hay una falta grave", subrayó Berra. 

Este diario buscó información y supo que los vehículos tienen que estar radiados con números diferentes y no tienen que tener activas las tarjetas de carga de combustible, pero "en la comisaria no había ningún respaldo de la carga de combustible". 

También se encontraron tres motos secuestradas sin procedencia, por tal motivo los auditores se comunicaron con la Fiscalía y el fiscal de turno emitió la orden de averiguación de procedencia porque no se sabe si se trata de cargos judiciales no registrados, si son motos que pertenecen al personal policial o de quién son y "eso es otra irregularidad que es falta grave", reiteró Berra.  

Horas CORES 
Otra falencia encontrada que no se logró justificar tiene que ver con que se pasaron horas CORES en los mismos horarios de servicio, por lo que requiere una investigación y se consideró otra irregularidad. Los auditores hallaron 12 mil pesos que pudieron justificar explicando que eran para pagar adicionales para cubrir un evento deportivo del fin de semana.