//

115 años junto a cada tresarroyense

ST 23. 4°
Cielo cubierto

Deportes

Motos

A la India, sin escalas

12|11|17 19:30 hs.

Cuando arrancó el 2017, Lucas Fasulo no imaginó que iba a tener la posibilidad de medirse con los mejores mecánicos de motos del mundo. Con un trabajo silencioso y sobretodo apasionado, este joven tresarroyense, mecánico del local Flying Motors, viajó a la India para competir en el World Skill 2017, una especie de "mundial de mecánicos", organizado por la empresa Corven Bajaj y terminó posicionándose en el tercer lugar.


Aún cansado por el viaje, el mecánico le contó su experiencia a LA VOZ DEL PUEBLO, explicando que todo comenzó mucho antes. "Arranca en julio, esto lo organiza la empresa Corven Bajaj, que es una empresa nacional que importa las motos de India, las Bajaj, los modelos Rose que es lo que vendemos nosotros porque somos agencia oficial. En conjunto con la fábrica de India más todos los concesionarios de todos los países del mundo organizan una competencia que se llama World Skill 2017". 

Asimismo, para poder llegar a la World Skill, Fasulo debió antes ganar una etapa a nivel nacional: "Arranca acá en Buenos Aires, gano esa competencia... el mejor de cada país viaja a India, es como una clasificación".

En India 
Luego de haberse posicionado como el mejor mecánico de motos a nivel nacional, el tresarroyense "se probó" a nivel internacional. "La prueba era oral, escrita y práctica, con los jueces que te evaluaban y con traductor. Clasifiqué y quedé tercero... me dieron un trofeo, unas herramientas y un diploma. A la noche hubo una coronación, unos premios y nos pusieron unos turbantes en la cabeza, típico de allá. El resto de los días hicimos una capacitación de la moto nueva que sale ahora, la Dominer 400". 



En cuanto a la prueba, el tresarroyense destacó que "lo que te preguntan mucho es el tema procedimiento; ellos te ponen la moto con un problema, entonces vos tenés que resolverlo pero para llegar a eso, tenés que hacer desarmes siguiendo los procedimientos, no desarmar cualquier cosa al azar". 

Para Fasulo no fue fácil el proceso, ya que debió prepararse muchísimo para lo que vivió con material que le proveyó la empresa. "Estuve estudiando mucho tiempo antes. De julio, que clasifiqué y sabía que tenía que ir a competir allá, hasta fines de octubre, me dediqué a estudiar de todas las motos porque no sabía que me iban a tomar, estudié todos los manuales de todo de todas, lo que es la marca Bajaj que es 135, 150, 200, 220 y RS200 y hasta de la Dominer 400 que todavía no había salido pero por las dudas estudié también".   

El camino previo 
Antes de comenzar a recorrer este camino, Fasulo no sabía de la existencia de la competencia. "No lo conocía a esto, me enteré un mes y medio antes que se iba a hacer. Me anoté y fui a Buenos Aires, a la importadora... no tuve preparación, fui con lo que sabía, con lo que estudié y creí que me podían llegar a tomar. Fue más simple de lo que pensé, pero como yo tengo experiencia... hay gente que no sabía nada. Hace como 10 años que hago esto y me encanta" contó. 

La pasión por las motos se le nota. "Le meto muchas horas, me encanta" confiesa y cuenta que "hasta los domingos vengo a laburar, si está feo me vengo a trabajar acá...". Es tal su devoción hacia su trabajo, que Fasulo no dejó de atender a sus clientes a la distancia: "Me llegaban a la madrugada los mensajes. Eran las 3 de la mañana y me caían mensajes porque acá eran las 5 de la tarde y yo respondiendo. Nunca saqué la cabeza de acá". Esa 'locura', según afirma él, se la traslada "el dueño de acá, que es igual que yo, re metedor y labura muy bien" y comienza hace más o menos, 10 años.

"Cuando yo arranco acá (en Flying Motors), sabía mecánica de autos, me encantaban las motos y los cuatriciclos pero jamás había desarmado uno. El dueño de acá, Esteban Pereyra, me enseñó y ahí arranco solo, estudiando, leyendo, mirando en internet, a prueba y error pero siempre quedando bien con el cliente". 


Lucas Fasulo muestra su trofeo, rodeado de su pasión: las motos


En el final de la charla y mientras cuenta lo que sintió al conocer una cultura distinta y lo que aprendió también, Lucas Fasulo se tomó un momento para agradecerle "a Corven Bajaj por haberme invitado y llevado y al dueño de ésta empresa, Flying Motors, que es Esteban Pereyra, por darme la posibilidad de trabajar acá, por haberme enseñado y por haberme bancado estos 15 días que falté", finalizó.