115 años junto a cada tresarroyense

ST 16. 7°
Escasa nubosidad

El Campo

Día del Agricultor

Sembradores de innovación

08|09|17 08:36 hs.

La agroecología plantea un cambio de paradigma a la hora de producir. Se muestra como una alternativa viable al modelo agrícola basado en insumos que desde hace varias campañas evidencia síntomas claros de agotamiento. La Chacra Experimetal Integrada Barrow y sus técnicos son precursores dentro del INTA de este nuevo sistema de producción que evita el uso de agroquímicos. 


Es una nueva muestra de la importancia que esta región tiene el en desarrollo de la agricultura en la región. Y en el Día del Agricultor, LA VOZ DEL PUEBLO publica una breve reseña de algunas de las historias de productores e instituciones de Tres Arroyos que fueron vitales en la evolución de la agricultura. 

 Trigo candeal 
Con emoción, Roberto Vassolo suele recordar como su tío abuelo introdujo el trigo candeal en la Argentina. La historia dice que en 1914, Emilio Vassolo consiguió un puñado de trigo de una variedad que la familia conocía de Italia, que se llamaba "sarabola", y que en la Argentina nadie sabía de su existencia. 

Lo sembró junto a su hermano en el establecimiento El Médano, en Orense. Y tras varios años de una multiplicación artesanal, limpiando grano por grano, se llegó a la cantidad necesaria de kilos que les permitió realizar una siembra extensiva. Así se fue multiplicando, sembrando en los otros campos y comenzó a hacerse famoso en los molinos argentinos porque tenía una muy buena calidad. 

Ese fue el origen del cultivo del candeal en Tres Arroyos y en el país. Y en 1921 la Argentina hizo una exportación a Italia con el nombre de "Trigo Vassolo", y a partir de eso se comercializó durante muchos años y en varios países. 

La Chacra 
La historia, que con pasión y orgullo fue pasando de boca en boca, dice que los mismos productores agropecuarios de la zona de Tres Arroyos, que a principios del siglo pasado fundaron la hoy desaparecida cooperativa de seguros La Previsión, tardaron 15 años en juntar el dinero para comprar el campo en el que crearon una chacra experimental. 

La idea era revolucionaria para la época: investigar y realizar ensayos para brindarle herramientas tecnológicas a los chacareros de aquellos tiempos y así lograr que mejoraran su producción. 

Con ese espíritu y con esa vocación solidaria nació hace 94 años lo que es hoy la Chacra Experimental Integrada Barrow. 

El tiempo ratificaría que sus fundadores fueron unos visionarios: la chacra es 33 años más antigua que el INTA y 26 que el Ministerio de Asuntos Agrarios de la provincia de Buenos Aires, que hoy están a su cargo, y es la única estación experimental del país que fue creada por productores. 

En cuanto a su aporte por la agricultura, a la Chacra le sobran pergaminos: en el año 1938 se realizaron los primeros trabajos de mejoramiento genético en girasol del país; en la década del 40 se obtuvo la única variedad de lino blanco existente en la Argentina; fue precursora en el mejoramiento genético de avena; se iniciaron los primeros trabajos de biología e ingesta de isoca medidora en girasol e isoca bolillera en lino del país; se hicieron las primeras experiencias para la identificación de dos biotipos de pulgón verde de los cereales; se concretaron las primeras redes de ensayos en campos de productores de la región; se realizaron los primeros trabajos en el país referidos a la fertilización profunda en girasol; en la década del 80 se comenzó con la promoción del sistema mixto agrícola - ganadero; se realizaron los primeros estudios en la región para cuantificar la fijación de nitrógeno en alfalfa y los primeros trabajos de diferenciación de trigos por su calidad, que posteriormente permitieron la elaboración de los "grupos de calidad" actuales; y se iniciaron los trabajos de fertilización complementaria para mejorar la calidad de trigo candeal en el país. 

Agricultura continua 
Fue en 1977 cuando Joaquín Arán decidió cambiar el rumbo productivo del establecimiento 10 de Septiembre. Se deshizo de su rodeo y se volcó por un planteo 100% agrícola. La determinación, que hoy suena común y corriente, resultó revolucionaria para la época. Tres décadas atrás ningún productor en la zona hacía agricultura continua y menos aún estaba en los planes de alguien levantar los alambrados. Menos que menos si eran nuevos. Eso fue lo que hizo don Joaquín tres años después de haber sacado la hacienda. 

 CATA 
En la campaña 1990/91, la Cooperativa Agraria de Tres Arroyos fue la primera entidad del movimiento cooperativo en segregar trigos por calidad, montando para eso un laboratorio de apoyo, práctica que no se ha interrumpido, aún en los años donde el cultivo se redujo a la mínima expresión en la región. Por otra parte, participó junto a otras instituciones, del desarrollo de métodos de diagnóstico de fertilización del cultivo, que fueron pioneros en el orden nacional, como el diagnóstico para la aplicación de nitrógeno y fósforo. 

 Alfa 
La Cooperativa Rural Alfa trajo 150 toneladas de 18-46-0 de Europa, transformándose en la primera cooperativa del país en importar fertilizante. El producto venía de Holanda y se comercializaba a nivel local con la marca de la entidad "Alfabono". Junto al fertilizante se importaron también las máquinas esparcidoras, implemento que hasta ese momento no existía en el país debido a que los cultivos no se fertilizaban. "Por una cuestión de logística y de cantidad, la importación se empezó a realizar a través de la Asociación de Cooperativas Argentinas. Cuando se empezó a usar fertilizante en el campo de mi padre, los vecinos venían y nos decían 'ustedes están locos. ¿Qué están echando?'", recuerda con una sonrisa Juan Ouwerkerk. 

---0---
Colonia Esperanza 
 Desde 1944, el gobierno argentino instituyó el 8 de septiembre como el Día de la Agricultura y del Productor Agropecuario, considerando la fundación de la primera colonia agrícola, el 8 de septiembre de 1856, como "una fecha decisiva en el desarrollo de nuestra agricultura", según dice el decreto 23.317. 

La conmemoración fue instituida en recuerdo de la primera empresa colonizadora argentina dedicada a la agricultura, fundada en Esperanza (Provincia de Santa Fe) por iniciativa de don Aarón Castellanos, durante la gobernación de José M. Cullen. Los colonos eran 1162, todos de nacionalidad suiza, y fue precisamente el 8 de septiembre de 1856 que cada uno tomó posesión de la parcela que se le había asignado. 54 años después, el 8 de septiembre de 1910, se inauguró en el centro de la ciudad de Esperanza (en la Plaza San Martín) el Monumento a la Agricultura Nacional.