115 años junto a cada tresarroyense

ST 11. 2°
Nubes aisladas

La Ciudad

Carlos Alvarado criticó la gestión de Mónica Capellari

"Hay un empecinamiento en mantener a la secretaria de Salud"

10|09|17 09:23 hs.

El doctor Carlos Alvarado fue director del Hospital Pirovano durante la gestión de Fernando Ricci como intendente y en el inicio del primer mandato de Carlos Aprile. También presidió el Círculo Médico, resultó electo concejal en 2001 y se postuló como candidato a intendente en 2007.


 A partir de su experiencia en la salud pública, LA VOZ DEL PUEBLO le realizó una entrevista. Fue muy crítico, sin nombrarla, con el desempeño de la doctora Mónica Capellari, secretaria de Prevención y Salud, y señaló que se registra "un cruce de poderes y una superposición de mandos" con la dirección del Hospital. 

"El fusible de todo eso tiene que ser la jefatura, no el director siempre el que salga a atajar los penales y a dar explicaciones"


En crisis 
Sobre el conflicto en la guardia, indicó que "es un problema que se viene suscitando desde hace más de un año, pero hace crisis en este momento. Hay una situación de fondo que es el tema de las jefaturas. Lo que siempre hice en mi dirección es jerarquizarlas, pero también eran el fusible cuando la cosa no funcionaba. No puedo creer que desde hace un tiempo se vengan diciendo tantas denuncias y no haya una jefatura que tome la decisión de poner las cosas en su lugar. Y fundamentalmente que la Dirección no conociera esa problemática". En su análisis, reiteró que "el fusible de todo eso tiene que ser la jefatura, no el director siempre el que salga a atajar los penales y a dar explicaciones". 

La lealtad 
Según Alvarado, "la lealtad política y partidaria debe existir en la medida en que no haya cuestionamientos". Sobre este aspecto, marcó sus diferencias con la tarea de la doctora Mónica Capellari, secretaria de Prevención y Salud. 

"Hay un empecinamiento político en mantener en funciones a alguien que ha sido cuestionada permanentemente. Si uno dialoga en privado con los profesionales la cuestionan, si uno dialoga en privado con todo el personal la cuestiona, si uno dialoga con algunos funcionarios políticos del mismo partido la cuestionan", sostuvo e insistió en que "hay un empecinamiento por parte del intendente en mantenerla". 

A modo de ejemplo, mencionó que "la doctora Cittadino, que trabajó muy bien en acción social, nunca fue cuestionada. ¿Pero por qué mantener a alguien que fue cuestionada en todos los cargos que ha tenido en la Municipalidad?". 

Planteó que "hay amiguismo, hay favoritismo, hay cruces de funciones porque se inmiscuyen mucho en el trabajo hospitalario y no permiten que el director a veces tome las decisiones como realmente debe suceder".

 (Fabián Almirón). "Habló de la intensa amistad con la secretaria de Salud. Podés tener amistad, pero bajo ningún punto de vista se tiene que transformar en algo público"


Repercusiones 
Hizo referencia a declaraciones del jefe de ambulancias (Fabián Almirón). "Habló de la intensa amistad con la secretaria de Salud. Podés tener amistad, pero bajo ningún punto de vista se tiene que transformar en algo público ¿Por qué? Vos dentro del Hospital sos el empleado y ella la secretaria de Salud. Para que recalcar eso, no tiene nada que ver", expresó. 

Entre otras apreciaciones, sostuvo que "han habido renuncias, según me dicen forzadas, que siguieron en interinato después de dos o tres meses". Aunque no lo precisó, todo indica que su mención es acerca del cese en el cargo de Mabel Elías como jefa de Enfermería. Y agregó que "los concursos deben ser abiertos inmediatamente" para designar a "la persona con mayor idoneidad" (en este caso, la inscripción de interesados se abrirá mañana, tres meses después de la renuncia). 

En esta línea de argumentación, puso de manifiesto que "tengo mucho diálogo con el personal y los profesionales. Me hacen denuncias permanentemente de que hay favoritismos. La gente tiene miedo porque cuida su trabajo, lo entiendo, el empleado hospitalario no quiere que lo trasladen, lo persigan". 

Acerca del presunto cobro de 90.000 pesos en horas extras por parte del jefe de ambulancias, respondió que "no puedo afirmar porque no estoy dentro del Hospital, no tengo los papeles. Como referente de salud, de haber sido director, tengo una relación permanente con el personal y los médicos, una de las críticas que he escuchado es esa". 

Injerencia 
La Secretaría de Prevención y Salud fue creada en diciembre de 2015, si bien había antecedentes de áreas similares. Alvarado mencionó que "cuando yo fui director había una Subsecretaría de Salud, a cargo de la doctora Gladys Soler. Tuvo una muy buena tarea, pero nunca se inmiscuía dentro de la función del director del Hospital. Marcaba las políticas de salud del Hospital y las salas. La función hospitalaria era patrimonio del director, por entonces yo". 

Dijo con énfasis que "no puede haber superposición, menos amiguismo o favoritismo que perjudica al buen personal, que son muchos trabajadores. Es gente que le hace bien al Hospital, pero ve resentida su actividad porque favorecen a alguien que no corresponde". 

Entiende que Gabriel Guerra, el actual director, "tiene muy buena voluntad para solucionar los problemas. Pero hay un cruce de funciones que él no está resolviendo porque evidentemente tiene presiones. Siempre digo que las presiones uno las debe afrontar con el detonante que es la renuncia. Al doctor Fernando Ricci, que era mi amigo, le renuncié tres veces, no lo aceptó y pude superar los inconvenientes". 

 Sin embargo, dejó en claro: "No digo que Guerra renuncie, quiero que siga trabajando porque es un buen director. Pero sí que las presiones políticas desde la Secretaría de Salud no son buenas y lo tiene que resolver. Aunque no lo he dialogado con él, se que existe un cruce de poderes y una superposición de mandos que no tiene que ser aceptada".

El PAMI 
Por otro parte, criticó la manera en que afrontó la actual secretaria de Prevención y Salud el incremento en la cantidad de cápitas del PAMI, por el cierre del Sanatorio Policlínico. "Ha habido una negativa de decir la verdad o de decir a la población que es lo que estaba pasando. Es una realidad, el Hospital se sobredimensionó porque tuvo que recibir cápitas, que además igual las iba a tener que atender, pero hay que decirlo", señaló. 

Reflexionó que "algunos sectores están saturados. No es culpa del Hospital, no había otro prestador en Tres Arroyos que pudiera hacerlo ¿Por qué negar que no estuviera preparado para atender toda esa demanda?. Habría que ir mejorando, porque se creó un problema". 

Al hablar de la obra social, valoró que "hoy hay una muy buena gestión en el PAMI local en la figura de Cali Rodera. Recibe directivas que por ahí no puede resolver, pero trata de solucionar las dificultades". 

"No es justo" 
Alvarado lamentó que con el conflicto en la guardia se afecta mucho la imagen del Hospital. "Tiene que haber un reordenamiento. Son tres o cuatro las personas tanto profesionales como no profesionales que han creado el problema; el detonante tiene que ser la jefatura", advirtió nuevamente. Como conclusión, señaló que "tampoco la gente dice me atendió mal fulano de tal, sino me atendieron mal en el Hospital. No es justo porque el buen profesional se siente atacado por algo que no ha hecho".


Carlos Alvarado brindó su opinión sobre las divergencias en el ámbito del Centro Municipal de Salud


"¿Quién sabe la urgencia?" 
Carlos Alvarado comentó que "leí que uno de los profesionales que decía que la gente iba por cuestiones que no correspondían a la guardia porque no tenían urgencia". Y se interrogó: "¿Quién sabe la urgencia? La tiene que dar el médico, no el paciente. Cuando la gente va es porque tiene una inquietud, una ansiedad. Si el médico de guardia decide que no es una emergencia, tendrá que mandarlo a consultorio privado pero se lo debe atender. No es el paciente el que tiene que decir si es urgente o no".