//

115 años junto a cada tresarroyense

ST 8. 0°
Nubes aisladas

La Ciudad

Pedido de Justicia

Parir de nalgas

10|09|17 10:17 hs.

Por Mónica Más (*)


Como pariendo un hijo... un hijo que viene de nalgas y no sé si nos vamos a salvar... 

A veces quisiera poder limitar mis pensamientos y le pido a la Virgen frenar mi cabeza, pero nada sucede y todo da vuelta en mí como un carrusel doloroso... a veces digo, tantos padres viven este dolor, cada uno a su manera. Me hace bien contar lo que siento y calma un rato tantos sentimientos encontrados, impotencia, bronca...

 Si miro fotos te encuentro por ahí, pequeña hermosa, miro face y lo veo a Titi cantarle a su hija... como no cantarles si son el amor arrancado de nuestra presencia y obligado a vivir en ausencia, no sombras pero si ausencia, amor buscado en objetos inanimados pero que contienen toda la vida que conocimos y amamos hasta que alguien decidió que se llevaría su vida y debemos amoldar nuestro corazón a esta realidad. 

Yo voy caminado lento este camino que es el duelo, según me dijeron, y donde les aseguro encuentro de todo porque también a eso te tenés que acostumbrar, a seguir viendo a la persona que le quitó la vida a nuestro hija y soportar la ayuda solapada de gente como los jueces que sin importarles cómo fue deciden que el asesino esté libre... 

 Y la tormenta se desata y me surgen mil preguntas... sabrán los jueces que mi hija pasó de ser un ser lleno de vida a un cuerpo dormido casi sin rostro envuelta en una manta y profanada por los que mandan y deciden hacer autopsia y tocar lo más sagrado y cuidado como era su cuerpo y me pregunto ¿para qué? Si el responsable está libre... sabrán que ni siquiera pude darle un beso de despedida... no claro no lo saben y no creo que les interese, pasan tantas Guille por sus despachos, tanta ley mal aplicada... "Es la ley como la lluvia, nunca puede ser pareja; el que la aguanta se queja, pero el asunto es sencillo: la ley es como el cuchillo: no ofende a quien lo maneja". 

Yo voy caminando mientras espero ese llamado que me diga los jueces de la Corte ya votaron, mientras tanto quizá muchos no me entiendan y otros estén hartos de mis reclamos, pero como dice la canción que Titi cantó para su hija, cómo olvidarme... y yo agrego, cómo no pedir justicia si soy tu madre... quién sino yo que estoy pariendo un hijo que viene de nalgas pero les aseguro que trataré de darlo vuelta y pujando hasta el último minuto de mi vida trataré de darlo a luz, para que se haga justicia por vos hija, por la hija que me quedó, por mi nieta y todas la Guilles que existen... 

 (*) Guillermina Cirone, hija de la autora, falleció en un choque ocurrido en cercanías de Micaela Cascallares