//

115 años junto a cada tresarroyense

ST 17. 8°
Lluvia ligera

Deportes

Venció 2 a 0 a Quilmes en el Complejo

Independencia es el campeón

04|12|17 10:02 hs.

Deportivo Independencia no sólo arruinó la fiesta que había organizado Quilmes para festejar a lo grande después de dos décadas en su casa y ante una multitud, con el 2-0 que le propinó al Cervecero de visitante se convirtió en el ganador de los playoffs del Torneo Oficial de Fútbol y forzó una nueva serie final ante su vencido para saber quién se llevará el título 2017. 


Con los goles de Pablo Cerfoglia y Mario Gijsberts en menos de 1 minuto (a los 31 y 32 del complemento), el equipo de Marcos López (que en la ida había perdido 2-1) cambió la historia en un momento donde el partido transitaba por una pesada meseta que parecía darle al local una segura consagración; y quizás ello confundió a los de Omar Espinal. 

Porque en un momento en el cual tenía todo para definir el pleito, su débil defensa lo llevó a sufrir una jugada individual de Crespo quien en un centro encontró casi "abajo del arco" a Cerfoglia. Ese 1-0 sacudió a Quilmes, quien cuando quiso preguntar "qué había pasado", en menos de un minuto "puso la otra mejilla"... y Gijsberts le propinó un tremendo golpe de nocaut ingresando por derecha con ese fuerte y alto derechazo que superó la resistencia de Luengo. 


Alegría chavense, sorpresa y estupor en un Complejo Cervecero que vio como en los siguientes quince minutos su equipo no pudo reaccionar, el impacto emocional fue tan duro que no tuvo respuestas. Se quedó sin ideas, sin fútbol y hasta sin rebeldía para provocar el cambio. Además, cuando necesitó atacar se encontró sin dos de sus delanteros titulares, quienes habían sido reemplazados por cuestiones tácticas, las cuales, esta vez, cedieron ante las individualidades que propuso el rival. 

Tan cierto fue que el Ventarrón no había hecho ningún mérito en el complemento para abrir el marcador, como que en la primera parte había sido superior y debió merecer algo más que el 0-0 con el cual se fueron al descanso. En ese período, después de sufrir en los 10' iniciales donde Aramendi estrelló un tiro en el palo o la gran atajada de Irureta ante remate de Prieto y el local manejaba el juego, los chavenses fueron saliendo rumbo al campo rival. 

Abriendo la cancha con Gijsberts y Duguine, transformó a Luengo en figura con dos tremendas tapadas sobre Duguine y Cerfoglia, y dispuso de un remate de Mir que se fue apenitas arriba. 

En un match de mucho ritmo, gran ida y vuelta, sin control del espacio y la pelota por ninguno de los dos, la ventaja y el negocio era para Quilmes. El complemento tuvo en su primera parte mejor parado al local, que pudo manejar el balón y generó llegadas. 

Pero en el momento clave de definir el pleito no supo cómo hacerlo, y cuando creyó tener todo controlado y hasta pudo haberse relajado, recibió dos duros impactos que lo despertaron del sueño que estaba viviendo, y terminó sufriendo junto a su gente que no entendía cómo la fiesta que había armado con tanta pasión pasaba a ser de un pequeño grupo de chavenses...