//

115 años junto a cada tresarroyense

ST 17. 8°
Despejado

Nacional

Entrevista a Daniel Salvador

"No venimos de un país creíble y revertir eso llevará tiempo"

03|01|18 10:50 hs.

El vicegobernador bonaerense, Daniel Salvador, analizó lo que dejó 2017 en la provincia de Buenos Aires y el país, se mostró optimista en el inicio de 2018 y dejó un mensaje hacia los radicales.


- ¿Qué balance hace del segundo año de gobierno?
- Hago un balance muy positivo, consciente de que quedan un montón de cosas por hacer. Se pusieron en marcha los mecanismos para empezar a resolver los problemas de salud, seguridad y obra pública. Pero necesitamos resolverlos. Con el triunfo en octubre recuperamos confianza, que es una pata fundamental de la democracia. Nos votó mucha gente, no porque esté todo bien, sino porque confía en el camino que se está siguiendo. Y no es que confían por lo que escuchan, sino por lo que ven que se está haciendo. Los números de 2016 fueron difíciles, los de este año algo mejor pero todavía están lejos de lo esperado. 

- ¿Por qué se demora tanto la llegada de ese "segundo semestre" del que habló Macri? 
- Es un gobierno que da la cara, que dice la verdad. La gobernadora no esquiva ninguno de los problemas. La obra pública se ve en rutas, hospitales y escuelas. Se está luchando contra las mafias para combatir la inseguridad. Se está privilegiando al buen policía y se lucha contra el narcotráfico. Además recuperamos fondos. 

- ¿Qué queda en "el debe" para los próximos dos años? 
- Uno quisiera que todo esté terminado ya, pero una cosa es el resultado de una política cuando una provincia está avanzada y otra cuando tenés que empezar casi de la nada. Hay temas de agua, de cloacas, de barrios abandonados. Hoy el Gobierno está trabajando en esos barrios más necesitados. No venimos de un país creíble, con reglas claras, y revertir eso lleva tiempo. Se construyó una economía doce años con índices falsos.

- El presidente fue crítico del endeudamiento y dijo que ese modelo no es sostenible. En ese sentido, ¿la Provincia también deberá ir bajando ese tipo de herramienta o no es algo que alarme? 
- Nosotros recibimos la Provincia con una deuda social tremenda, un déficit enorme y una presión tributaria altísima. Ante eso, decidimos empezar por la deuda social. Y tomamos deuda para obra pública, lo que fue generador de trabajo. Con este nuevo Presupuesto apuntamos a bajar el déficit fiscal y progresivamente disminuir la presión tributaria. Ahora, al recuperar fondos, que se va a sentir efectivamente en 2019, nos va a permitir contar con altos niveles de obra pública sin tener que recurrir tanto al endeudamiento. 

- Más allá de las sesiones de las últimas semanas, 2017 no fue un año cargado para los legisladores. ¿No resultó necesario o es complejo avanzar con una oposición tan atomizada? 
- Nosotros nos pusimos como objetivo las leyes que necesitaba el Ejecutivo, como Presupuesto, emergencias de seguridad e infraestructura, o la ley de paridad de género. Eso se puede lograr en treinta sesiones o en ocho.

- ¿Qué escenario se abre en la Legislatura con la nueva composición y qué expectativas tienen para este nuevo año? 
- Tenemos que tener una iniciativa permanente. Cuando asumió este Gobierno cambió la Ley de Ministerios sin tocar la planta permanente de los trabajadores. Y ahora con esta nueva reforma pasa lo mismo. Pero somos conscientes que hay que achicar los gastos. Y sobre esa base tenemos que seguir buscando el diálogo y consenso. Queremos llegar al recinto con los temas conversados porque el desafío es fortalecer institucionalmente a la Provincia. 

- Tras dos años de Cambiemos, siguen escuchándose voces críticas tanto a la poca participación de la UCR como a medidas que toma el gobierno nacional y va en contra del espíritu del partido. ¿Cómo evalúa eso? 
- Una cosa es el radicalismo y otra, voces radicales. En sus años de historia, el partido tiene una institucionalidad con todos sus órganos, con los comités, con bloques. Y el radicalismo está conforme con la participación y con lo que está haciendo desde Cambiemos. Tenemos en claro y estamos orgullosos de nuestra pertenencia partidaria, pero como gestión somos Cambiemos junto a otras fuerzas. La gobernadora no es radical pero nos sentimos plenamente identificados con lo que se está haciendo. Las voces son respetables y está bien que se las escuche, pero el radicalismo se pronuncia por el camino que estamos. 

- ¿El futuro de la UCR es dentro de Cambiemos? 
- Sin ninguna duda. El ámbito para discutir dentro de Cambiemos existe y somos escuchados. Tenemos nuestros 125 años de historia, pero en la gestión somos Cambiemos. 

- Después de dos años, ¿qué le ha sorprendido de Vidal y qué futuro le ve de cara a 2019? 
- Es algo extraordinario que vino en el momento justo a la democracia. Es una pieza clave en la reconstrucción de la confianza. Conoce la realidad de la provincia y está comprometida. Es una genuina expresión de la gestión. Pero hoy la veo con la preocupación con que esté todo en marcha, no pensando en 2019. Tiene condiciones para lo que ella decida, pero su compromiso es con la provincia de Buenos Aires. Hoy no nos preocupa el futuro electoral. (DIB).