//

115 años junto a cada tresarroyense

ST 17. 8°
Despejado

Deportes

El voley lucha por afianzarse

Lucía Iriarte, una apasionada por el voley

10|01|18 10:10 hs.

El voley en Tres Arroyos está en una larga y constante lucha para mantenerse vivo. La Liga Municipal le ha dado en los últimos años la motivación y competencia para que esa pasión siguiera latiendo; pero a veces daría la impresión que no alcanza, que haría falta la presencia de más clubes para terminar de consolidar la explosión de este atractivo deporte. 


Lucía Iriarte proviene de una familia 100 por ciento deportista, sus padres y hermano no sólo han practicado la especialidad, sino que en el caso de sus progenitores son profesores. Entonces no había otra chance que Lucía también fuese deportista; pero para ella, el voley es una profunda pasión.

Días pasados fue elegida ganadora de la terna del CPD, un premio "inesperado, pero que te reconozcan por lo que amás hacer me pone súper orgullosa. Para mí esto es una caricia por todo lo que uno hace" acotó. Pero no es un regalo... 

"No, para nada, porque a esto lo hacemos con muchas ganas; se lo agradezco a mi equipo porque sin ellas no podría hacerlo. Además, la paso muy bien cuando estamos juntas y eso es fundamental", destacó. 

Ejemplos como estos son los que han mantenido al voley en actividad. "Creo que es así; en un momento hubo pocos jugadores pero ahora los números van aumentando y la competencia se va haciendo más interesante. Invito a todos lo que han jugado al voley y tengan ganas de volver a que se sumen porque es realmente placentero; yo lo aconsejo para mejorar la calidad de vida de cualquiera", confesó con el corazón. 

La Liga comenzó siendo un encuentro de amigos, logró consolidarse y permitió reflotar la disciplina en la ciudad. "La esencia de confraternizar no se pierde, pero cuando uno tiene competencia los objetivos se multiplican; hay que juntarse para entrenar, la actividad crece. Las dos cosas se complementan, pero el voley sin esos torneos no existiría porque faltan clubes que se sumen a estos proyectos", aseveró. 

Lucía, simplemente, ama el voley. "Es mi pasión, lo hago porque amo jugar al voley. Lo traigo en la sangre desde muy chiquita en el CEF Nº 4 con mis padres, viajando a todos lados; es imposible no amar al deporte con el cual naciste y creciste. Por eso brego porque las bases se consoliden; para los chiquitos sólo hay lugar en el CEF que está haciendo un trabajo increíble, pero faltan instituciones que se sumen y potencien esas bases que es de donde nace todo", comentó desde su experiencia. 

El premio del CPD tuvo como destinatario "a mis compañeras, a mi familia que me apoyan y permiten todo, a mis hijos, a Nacho, pero fundamentalmente a mis compañeras", confesó con emoción Lucía Iriarte.