//

115 años junto a cada tresarroyense

ST 25. 6°
Despejado

Policiales

Continuaba la guardia de cenizas

La lluvia esquivó el monte en Orense

13|01|18 11:01 hs.

La lluvia no fue aliciente para los bomberos de Orense. Después de haber pasado una semana crítica luchando contra el fuego en La Forestal Huinca Loo, las intensas precipitaciones de la víspera no aliviaron su trabajo. "Hoy cayó muy poca agua, con toda la furia dos milímetros", dijo Cristian Laustsen a LA VOZ DEL PUEBLO poco después del paso de una tormenta que, en el pueblo de Orense y en el balneario, regó la zona con 12 y 13 milímetros respectivamente, "así que tenemos que seguir trabajando por sí se nos llega a desmejorar el tiempo. No lo podemos dejar porque podemos perder el control", añadió el segundo jefe del Cuartel de Bomberos orensano. 


Cabe recordar que el miércoles se terminó de controlar un siniestro que afectó 250 hectáreas de la estancia ubicada a escasos dos kilómetros del balneario, e hizo trabajar a unos sesenta bomberos de doce localidades vecinas que se acercaron a colaborar. 

Sin embargo, por esas cosas del destino, el monte de La Forestal no se vio favorecido con la "bendita agua" y, según informaba Laustsen, la guardia de cenizas continuaba sin novedades ayer por la noche. "Llovió un poco en el balneario, pero muy poco. En el monte, alguna parte le pasó cerca, pero fue muy poco también. No fue de una magnitud como para dejarlo apagado. Nosotros seguimos haciendo la guardia de cenizas. Abriéndole cayeron 3 milímetros, mientras que en Orense y el balneario hubo registros de 12 y 13 milímetros", indicó. 

Cabe recordar que el pasado jueves 4 se desató un incendio en la zona de Huinca Loo que fue controlado a las pocas horas. Sin embargo, el último martes, el fuego se reavivó y exigió la intervención de doce dotaciones de bomberos de distintas localidades y de hasta un avión hidrante de la Provincia, que, en el mediodía del miércoles, logró un nuevo control sobre el fuego. 

Mientras que ayer, cuando llovía copiosamente en toda la región, la suerte no acompañó a los bomberos que trabajaron en el monte, quienes debieron permanecer en alerta toda la noche.