115 años junto a cada tresarroyense

ST 11. 0°
Escasa nubosidad

La Región

Daniel Chedrese, comerciante local

"No puede ser que haya que hacer lechones móviles para pagar la luz del Instituto"

16|01|18 11:03 hs.

Daniel Chedrese sintió la necesidad de expresar una idea que desde hace un par de días circula en su cabeza. Y en contacto con este diario, a ese pensamiento lo transformó en palabras. 


El comerciante de la localidad, sin ánimo de confrontar ni atacar, consideró: "Como socio de la Cooperativa Eléctrica, sería un placer ver que sus autoridades colaboren los doce meses del año con los gastos de luz y teléfono que tiene el Instituto Secundario". 

Cabe mencionar que la Cooperativa Eléctrica Limitada de Claromecó (CELCLA) es la única entidad que provee en la localidad los servicios de telefonía fija y electricidad. Y ante eso, el ex delegado mandó un mensaje directo hacia la cúpula de la entidad proveedora de servicios. 

"Me gustaría que desde la cooperativa se tome conciencia de lo difícil que se le hace a la comunidad de la Escuela juntar para pagar esas dos cosas", manifestó Chedrese, en torno a los indispensables servicios de luz y teléfono. 

En tanto, mencionó que "son muchas las casas que tiene Claromecó. Y creo que la cooperativa le podría dar una ayuda extraordinaria al colegio en el tema del gasto que es la luz y el teléfono". 

A su vez, agregó: "También sería una gran colaboración para el pueblo. El Instituto Secundario es la única entidad de la localidad que brinda la educación secundaria, cuya oferta permite que los chicos, al menos, estén hasta los 18 años en Claromecó".

En asamblea 
Chedrese, en contacto con este diario, también tiró otra propuesta para que el tema sea abordado en otro contexto. "En caso contrario de que la cooperativa no pueda hacer esa consideración, yo, como socio y accionista de la entidad, propongo que en la próxima asamblea se trate este pedido en el marco de uno de los puntos a tratar ese día", afirmó. 

En tanto, sostuvo que "creo que todos los asociados van a estar de acuerdo con esta idea. Esperemos que de concretarse esta solicitud, la cooperativa actúe lo más rápido posible. Es por la continuidad del Instituto Secundario". 

"Considero que es fundamental que la Cooperativa Eléctrica, que es una de las empresas más grandes del pueblo, ayude. Pienso que el gasto de luz y teléfono que tiene el Instituto Secundario no va a afectar en nada a las arcas de la cooperativa", puntualizó el ex delegado de la localidad. 

En ese sentido, agregó: "Sería un placer que las autoridades digan que van a ayudar. Eso generaría un gran alivio para toda la gente que trabaja en la comisión directiva del Instituto". "Yo no hablo en contra de la cooperativa. Para nada", aseguró Chedrese, quien se encargó de dejar en claro que la entidad "tiene la obligación de ayudar al Instituto durante los doce meses del año, y no que sólo colabore con un mes". 

En tanto, puso de relieve la ardua labor que la comunidad educativa del colegio realiza con el fin de recaudar fondos para sostener al establecimiento. "No puede ser que haya que hacer lechones móviles y vender rifas para pagar la luz del Instituto. Eso es algo que la comunidad educativa hace todos los sábados y domingos, ya sea con frío o con calor, parada en la avenida o yendo a casas y negocios", señaló el comerciante. 

Y agregó: "El colegio tiene que obtener recursos para pagar las cargas sociales, la luz, el gas y el teléfono. A los sueldos de los docentes los paga el Estado. El establecimiento figura como privado pero no lo es. Son muy pocos los chicos que pagan un arancel mínimo y eso no alcanza para nada".  

"Mucha pena" 
Los daños que el último temporal provocó en las instalaciones del Instituto Secundario Claromecó "me dieron mucha pena", expresó Chedrese, quien, de todos modos, agradeció a todas las personas que colaboraron para poner de pie nuevamente a la entidad. 

"Toda la localidad ha trabajado para que el pueblo cuente con un establecimiento que brinde el nivel Secundario. Cuando pasé por el colegio y vi el desastre que hizo el viento, sinceramente, se me cayeron las lágrimas. Recuerdo todas las personas que hicieron esa obra y que hoy no están. Me dio mucha pena ver cómo quedó el Instituto después del temporal", manifestó.