115 años junto a cada tresarroyense

ST 10. 2°
Nubes aisladas

Sociales

Andrés "Chapu" Nocioni descansa en el balneario

Un "pilar de oro" en Claromecó

07|02|18 09:46 hs.

Por Marcos Fersen

Claromecó tiene una visita de lujo. De ésas que no pasan desapercibidas. De ésas que no deben pasar desapercibidas. Es la de Andrés "Chapu" Nocioni, quien, para sorpresa de propios y extraños, se muestra como un turista más que disfruta de todo lo que tiene la localidad. 

Lejos de refugiarse, uno de los pilares de la "Generación Dorada" del básquet nacional descansa en el balneario, donde, además de compartir gratos momentos junto a su familia, también aprovecha para distraerse con la pesca, su "cable a tierra", tal como lo definió en alguna oportunidad. 

Su trayectoria con la naranja no tiene fisuras. Durante ocho temporadas jugó en la NBA, la élite del básquet mundial. En la principal liga del mundo defendió los colores de Chicago Bulls (2004-2009), los de Sacramento Kings (2009-2010) y los de Philadelphia 76ers (2010-2012). 

"Mi mujer y su familia vienen desde hace muchos años al concurso de la Corvina Negra. Vinimos para estar tranquilos y relajarnos. Es un lugar que nos gusta. Vinimos para estar en la playa y pescar algo", señaló 


A su vez, tuvo un exitoso paso por España, donde, tras consagrarse multicampeón con la camiseta del Real Madrid, finalmente, en 2017, le puso punto final a una carrera dorada. 

Y en la Selección, por si hace falta recordarlo, fue parte de una camada inolvidable. Junto a Emanuel Ginóbili, Luis Scola, Fabricio Oberto, "Pepe" Sánchez, Carlos Delfino, Leonardo Gutiérrez y Alejandro Montecchia, entre otros valores, se ubicó como uno de los bastiones de un grupo que marcó un antes y un después en todo el deporte nacional. 

Con ese currículum encima, y siempre consciente de la figura que representa, Nocioni se paseó por Claromecó como si fuese un turista más. 

Y ante cada pedido para una selfie o fotografía tradicional, accedió sin problemas y entendiendo las reglas del juego.

Día de pesca 
El santafesino decidió salir del juego a mediados del año pasado. Y desde entonces, buscó dedicarle más tiempo a aquellas "pequeñas cosas" que en su época de profesional hacía cada vez que las obligaciones y las exigencias del basquetbolista de élite le daban un respiro. 

En ese marco, ayer pudo darse un gusto. Junto a su suegro, emprendió una salida de pesca en las embarcaciones de la firma Desafío Excursiones. 

La jornada empezó bien temprano. Minutos después de las siete de la mañana, en la lancha denominada Sabina, Chapu, junto a otros nueve tripulantes, salió con la idea de darle rienda suelta a uno de sus pasatiempos preferidos. La aventura en aguas de Claromecó finalizó cerca de las 13.30. 

Durante la excursión, le concedió una entrevista telefónica a un medio de comunicación de Madrid, que lo consultó acerca de los jóvenes valores que buscan ganar posición en el primer equipo de básquet de Real Madrid.

Ni bien se bajó de la embarcación, Chapu Nocioni dialogó en exclusiva con este diario. Habló de su presente, del legado que dejó la Generación Dorada, de la nueva camada de la Selección Argentina y de las claves que tuvo en cuenta para mantenerse durante años en la máxima exigencia del básquet mundial. 

Es la primera vez que el referente llega a Claromecó, lugar al que destacó por su tranquilidad. "Mi mujer y su familia vienen desde hace muchos años al concurso de la Corvina Negra. Vinimos para estar tranquilos y relajarnos. Es un lugar que nos gusta. Vinimos para estar en la playa y pescar algo", señaló. 

Nocioni, una vez que se alejó de la actividad profesional, se radicó en la calma de General Pico, La Pampa, ciudad de origen de su esposa Paula. Sobre su nueva vida posretiro, indicó: "Estoy muy bien, muy relajado y disfrutando de la familia en este tiempo libre que tengo después de muchos años de carrera". 


Después de la entrevista, Nocioni hojeó La Voz del Pueblo


Y agregó: "Busco pasarla bien. Disfrutando de estas cosas, de estas salidas, algo que antes no podía hacer. Después será momento de plantearme nuevos desafíos y metas. Despacito iré viendo qué voy a hacer". 

El medallista olímpico (obtuvo la dorada en los juegos de Atenas 2004 y la de bronce en Beijing en 2008), quien con sus 2.03 metros jugó como alero, compartió con este diario las claves que tuvo en cuenta para mantenerse en la elite del básquet mundial. 

"Hay que ser profesional. Cuidarse, cuidar el físico, mantener las rutinas, la alimentación y la cabeza. Todo es una combinación que hace que uno se haya podido mantener tantos años en la máxima exigencia". 

Ya instalado en Argentina, dio su visión sobre cómo percibe al país tras una prolongada residencia en el exterior. "Lo encontré bien, siempre con sus altibajos, pero bien", reflexionó Nocioni, quien agregó: "Somos un país que siempre suele tener esta clase de problemas. Pero más allá de eso, siempre tuvimos la idea de volver porque Argentina nos gusta mucho y la pasamos bien". 

En sus consideraciones, sostuvo que a futuro buscará volcar su experiencia como formador de jóvenes. "Entrenador no voy a ser y ayudante tampoco. Mi idea, más que nada, es tratar de ayudar a los jóvenes y poder ser una especie de mentor de los nuevos talentos. Es algo que lo haré con el tiempo y tranquilo", consideró. 

Un pilar dorado 
Durante más de 15 años, Nocioni fue parte de una generación que llevó al básquet argentino a lo más alto. "Con la Generación Dorada se llegó a una identificación y un compromiso que fue increíble. Creamos una camada de jugadores muy comprometidos hacia la Selección Argentina. Y eso creo que fue esencial para conseguir los logros y los resultados que obtuvimos durante muchos años", indicó.

En tanto, tiene más que claro el mensaje que, directa o indirectamente, dejó ese plantel. "Se vio que el trabajo unido, en equipo y bien hecho tiene sus frutos. Además de todos los resultados deportivos que se lograron, también se consiguieron resultados humanos y colectivos que fueron muy importantes". 


El Chapu disfrutó de una mañana de pesca, una de sus pasiones


"Hay que agradecer a la Generación Dorada que demostró que no todo es tan malo. Estando juntos y unidos, se pueden obtener muchas cosas. Solo hay que mirar para adelante", destacó Chapu. 

Posteriormente, dio su punto de vista acerca de la actual generación que viste la celeste y blanca. "La veo bien, tranquilo. Es una camada diferente y de otra época. Tiene otra mentalidad, pero veo que el equipo tiene la misma filosofía y el mismo compromiso. Esas son cosas importantes que se están manteniendo y eso es bueno". 

Por último, celebró que Tres Arroyos tenga representantes en la Liga Nacional de Básquet. "Es algo muy importante. Lo que vale es que sea un torneo federal y que todos puedan jugar. Tres Arroyos tiene sus participantes, así que eso me llena de orgullo porque se demuestra que la Liga tiene jugadores de todos lados", cerró Nocioni, quien, tras el contacto con este diario, dejó más que satisfecho a un niño que le pidió compartir una fotografía.

El pequeño se fue feliz porque tuvo el privilegio de estar en Claromecó junto al corazón más grande de una generación que llenó de oro al país.