//

115 años junto a cada tresarroyense

ST 21. 2°
Lluvia ligera

La Ciudad

María Marta Naveyra

“Los geriátricos son responsabilidad del Municipio”

10|02|18 09:20 hs.

María Marta Naveyra trabajó desde el bloque de la UCR que integró en el período 2009-2013, junto al concejal Raúl Alí activamente en la regularización de los geriátricos y la creación de normativas que garantizaran el bienestar de los abuelos alojados en los establecimientos dedicados a ello en el distrito. 


La constante preocupación de diferentes bloques del Concejo Deliberante de aquellos años tenía su fundamento en las denuncias de los propios familiares o vecinos que acercaban todo tipo de reclamos y preocupaciones. 

La ex concejala expresó que los geriátricos “son responsabilidad del municipio que no puede obviar su existencia mucho más cuando es el Municipio es el principal consumidor de esos tipos de lugares”.

Las gestiones 
En el año 2010 la ex concejala de la UCR María Marta Naveyra viajó junto a su par el doctor Raúl Alí a Bahía Blanca y se entrevistaron con la licenciada Ana Brandan, representante de la región Sanitaria 1 de la Dirección de Fiscalización. 

Como consecuencia de todas las gestiones realizadas por ese bloque de legisladores el Concejo Deliberante sancionó una ordenanza en el año 2010 por la que la fiscalización de los geriátricos debía hacerse en forma conjunta el municipio con la Región Sanitaria 1. “El municipio se tiene que hacer cargo porque son vecinos de nuestro distrito, problemáticas de las familias de nuestro distrito, casas que están en nuestro distrito”, expresó la ex concejala y agregó que “como no son geriátricos y no inician su inscripción para habilitarse la provincia o Región Sanitaria desconocen su existencia”, mencionó. 

Naveyra explicó que “en el 2010 pedíamos regularizar con condiciones mínimas los geriátricos u hogares existentes, incluso si alguien quería abrir un lugar para alojar ancianos pudiera hacerlo yendo a Industria y Comercio a retirar de allí los requisitos -muchos de ellos figuran en el decreto reglamentario de la ley vigente-. 

Aseguró además que “son mínimas pero no todos los lugares las tienen, fue un proyecto que salió de la Comisión en minoría y por supuesto no se aprobó”. 

En este sentido mencionó que el vecinalismo se opuso a la normativa porque dijeron que “los geriátricos eran cuestión de Región Sanitaria y del Ministerio de Salud y adujeron: ¿Qué ocurriría si le pasa algo a un viejito internado en una pensión habilitada? Y yo les dije: ¡Hay que ser sínicos para decir eso! Porque… ¿Qué pasa si le pasa algo a un viejito alojado en una pensión sin habilitar? Que todos sabemos que existen”, subrayó.  

“Visitaron ocho, hoy hay ocho por cuadra” 
Así se refirió Naveyra a la necesidad de conocer fehacientemente la cantidad de geriátricos que funcionan en Tres Arroyos. “Es innegable la participación del Municipio, el decreto reglamentario de la ley dice que deben tener un área para que se cumplan todos los procedimientos administrativos que se realicen en estos establecimientos”. 

En la Municipalidad además “existe una Comisión de Apoyo -que es para mí una manera que tiene el Ejecutivo de deslindar responsabilidades para tener a concejales de la oposición cómplices- y un área que primero coordinó Lucio Giuliani y ahora lo hace Patricia Crespo dependiente de Salud”. Pero determinó que a pesar de estas normas, “la actuación final le corresponde al Municipio”. 

Cambios 
Naveyra reconoció en su análisis que “lo que programamos para el 2010 ya perdió vigencia porque hoy en esos geriátricos o pensiones hay personas con adicciones, gente de Salud Mental y ancianos”, entonces se preguntó: “¡Cómo pueden recibir la atención que cada uno necesita!”. 

La propuesta que la ex funcionaria hizo es bien concreta “lo que hay que hacer es un relevamiento en serio, cursos y entrenamientos para las personas a cargo de los establecimientos para ancianos y readecuar los mismos con las condiciones mínimas exigidas por ley”. 

También aclaró que “no se trata de salir a cerrar y cortar cabezas porque en estos establecimientos hay que tener en cuenta que atendemos a dos grupos vulnerables: los ancianos -que muchas veces son también pobres y están enfermos- y otro grupo conformado por las mujeres que se sustentan teniendo este tipo de trabajos. En todo caso son establecimientos que funcionan como un comercio”, sentenció. 

En cuanto al tiempo transcurrido desde las primeras gestiones en el año 2009 para regularizar la situación dijo “tengo una profunda decepción y tristeza, después de nueve años hablamos de lo mismo y agravado por lo que el Estado no se puede sacar el lazo, hay un área de adultos mayores que responde a un secretario que es la voz del intendente, nadie puede mirar para otro lado”, fustigó.