115 años junto a cada tresarroyense

ST 14. 8°
Cielo cubierto

La Ciudad

Prestó juramento y quedó a cargo del Juzgado 1

Elizalde es juez civil y comercial

14|04|18 12:16 hs.

Ayer en horas del mediodía, Fernando Elizalde prestó juramento como juez en primera instancia en lo Civil y Comercial del Juzgado Nº1 de Tres Arroyos, que forma parte del Departamento Judicial de Bahía Blanca. 


El acto se llevó a cabo en la sala de audiencias ubicada en 25 de Mayo 162 y fue encabezado por Iber Piovani, quien es juez del Juzgado 2 en el mencionado fuero. Su nombramiento se produjo tras participar de un proceso de selección que incluyó diversas etapas, con intervención del Consejo de la Magistratura. 

Luego de haber sido elegido en una terna, su pliego recibió en noviembre pasado el aval del Senado bonaerense, mientras que el 28 de febrero el Ejecutivo provincial firmó el decreto de designación. Elizalde juró ante Dios, por la Patria y los Santos Evangelios, en un encuentro en el que valoró el apoyo, acompañamiento y destacó la trascendencia que tiene la Justicia. Sucede en el cargo a Santiago Bernat, quien luego de una extensa trayectoria se jubiló en setiembre de 2015.


Fernando Elizalde juró por ante Dios, por la Patria y los Santos Evangelios. Participaron familiares, allegados, colegas e integrantes del equipo de trabajo


“Dignificados” 
Al pronunciar unas palabras, en una jornada muy especial en lo personal pero también a nivel institucional para el Poder Judicial, indicó que “me siento totalmente honrado de esta posibilidad de poder después de tantos años trabajar y brindar un buen servicio de Justicia a toda la gente linda de Tres Arroyos. Trabajar para ellos, para la comunidad, para los letrados son una pieza fundamental, un enlace”. 

Hizo referencia a la importancia de “poder continuar la obra magnífica que han hecho el doctor Bernat, que siguió haciendo el doctor Piovani” y subrayó que el equipo de trabajo en los dos juzgados está integrado por “buena gente, de buena madera”. Sobre su experiencia como secretario en el Juzgado 2, expresó que “me he sentido muy cómodo en estos años”. En sus apreciaciones, mostró gratitud con todos los que asistieron al acto. 

“Gracias por estar acá, solo yo ni nadie puede lograr nada -manifestó-. Son el soporte, el sostén profesional, anímico, amoroso, para que yo pueda desempeñar esta tarea. Les agradezco y los abrazo a todos infinitamente y los insto y les pido que me ayuden”. Puntualizó que “cuando uno no encuentra el camino tener los afectos, la buena gente cerca, es trascendental”. 

El nuevo juez reiteró que “mi cometido será trabajar para brindar un buen servicio de justicia” y le otorgó relevancia a que quienes se desempeñan en ambos juzgados “nos podamos desarrollar como personas y sentirnos dignificados por esta actividad. Sin Justicia hay disturbio, no hay paz social, no hay reglas claras en la sociedad”.