115 años junto a cada tresarroyense

ST 14. 8°
Cielo cubierto

La Región

Adolfo Gonzales Chaves

Acto por el “Día de la Lucha Docente”

14|04|18 12:50 hs.

Se llevó a cabo en la Plaza 25 de Mayo el acto conmemorativo del Día de la Lucha Docente, al cumplirse 30 años de la primera movilización docente bonaerense realizada en La Plata y que enlutara a familias de nuestra ciudad, al producirse un grave accidente al regreso a la altura de Monte, donde fallecieron las maestras Alicia Azueta, Elsa Marochi y Ana María Tano, junto a los dos choferes del micro que las transportaba, Rubén y Luis Carrera, también vecinos de esta ciudad . 


Del acto participó el intendente municipal, Marcelo Santillán y miembros de su gabinete, concejales, autoridades educativas, policiales y se contó también con la presencia de la presidente de la Federación de Educadores Bonaerenses, profesora Mirta Petroccini, como así también representantes locales de SUTEBA y referentes gremiales de la educación de la zona.

Luego de la entonación de las estrofas del Himno Nacional Argentino, se efectuó un minuto de silencio y posteriormente la docente Angélica Gauna, que también viajara en esa oportunidad, se refirió al acontecimiento indicando que “pasaron treinta años donde existieron muchas diferencias y pocas soluciones, aquí presentes seguramente hay muchas personas que por el dolor que sufrieron aquel día no lo olvidarán jamás, porque perdieron a sus madres, porque madres perdieron a sus hijas, esposos a sus esposas, perdimos amigas, compañeras de trabajo , pero tal vez aquí veo otras demasiadas jóvenes que no saben que pasó aquel trece de abril”. 


Mirta Petroccini, acompañada del intendente Santillán, formó parte de los asistentes al acto


Recordó “qué lucha fuerte tuvimos ese año, se organizó una marcha blanca en la ciudad de La Plata y fuimos convocadas por la Federación de Educadores Bonaerenses y allí partimos un grupo de docentes, felices, creyendo que con nuestra presencia sumadas a otras tantas solucionaríamos algo. A la vuelta fue el desastre, fue un día negro para Gonzales Chaves, ya no importaba la lucha, los aumentos, pero sí todos querían que volviéramos con vida, que cada una ocupara su lugar en su casa y su puesto en la escuela. Para algunas compañeras no fue así, allí perdimos a Ana María, a Elsa y Alicia y a nuestros choferes del micro, señor Carrera y su hijo”. 

Angélica reflexionó acerca de que “tal vez para alguno la historia de estos maestros sea una historia lejana, pero para quienes estuvimos en ese lugar, la historia de nuestras docentes es hoy y siempre, porque los recuerdos son aquellos que jamás se olvidan, que se quedan impregnados con tinta indeleble para nunca salir de la memoria del corazón”. 

Luego de otros conceptos de la docente, fue la presidente de la Federación de Educadores Bonaerense, profesora Mirta Petroccini quien usó de la palabra apuntando que “hoy estamos homenajeando, porque recordar las recordamos todos los días, en este 13 de abril de 2018 que se cumplen treinta años de aquel día, terrible, fatídico para toda la comunidad de Adolfo Gonzales Chaves y en particular la comunidad educativa”. 

La gremialista rememoró que aquel 13 de abril de 1988 “el grupo de docentes que participó del reclamo entendió que había que dar pelea, que había que dar la lucha que a hoy seguimos dando, esa lucha que se daba y a la que fueron de aquí y otros distritos en un marco de protesta, de reclamo, de exigencia para el sector docentes, para la escuela, la educación pública, donde se reclamaban mejores salarios porque no alcanzaban, y hoy estamos en ese mismo reclamo, también se pedía respecto por nuestro estatuto, igual que hoy”. 

Petroccini afirmó que aquellas maestras “estaban peleando por el respecto y las condiciones de trabajo, al igual que hoy, pero con una desventaja absoluta que se suma al inmenso dolor que es inigualable e irreparable, como la descalificación que sufrimos los docentes, el agravio, los atropellos. Hoy homenajeamos, pero el recuerdo permanece en cada instante de nuestra vida docente y sindical por los que han sufrido las secuelas, aquellos que salieron ilesos físicamente, pero muy dañados en el alma y el corazón en aquel viaje de regreso”. 

Dentro de los recordatorios que se sucedieron, Paola González leyó una emotiva carta para recordar a su mamá, Ana María Tano, y posteriormente se descubrió una placa en el monumento del docente, como así también se colocó una ofrenda floral como última acción del acto.