115 años junto a cada tresarroyense

ST 14. 8°
Cielo cubierto

La Ciudad

.

La educación crece en la frontera

15|04|18 18:38 hs.

En el medio de la selva, cerca del límite con Brasil y Paraguay, en Aldea Perutí hace pocos días se vivió una fiesta. El sábado 7 tuvo lugar la inauguración de la obra de ampliación de la Escuela de Frontera 13, acto en el que participaron ocho integrantes del CAS Fortín Machado de Tres Arroyos.


La construcción de Escuelas de Frontera es una misión que lleva adelante la Asociación de Clubes Argentinos de Servicio (ACAS). Ya se incorporaron 18, lo que permite fortalecer la soberanía, ya que se evita que habitantes se trasladen a otros países vecinos para educarse.

Alberto y Faustino Sansot, Gustavo Rodera, Victorio Campolo, Eduardo Pella, Cecilia Bárbulo, Constanza Del Grande y Juliana Luján viajaron en avión desde Buenos Aires a Posadas y desde allí en combi hasta el mencionado lugar. En total, la delegación de ACAS estuvo integrada por 60 miembros, encabezados por su presidente Miguel Ángel Massa. Cecilia Bárbulo, Constanza Del Grande, Alberto y Faustino Sansot describieron en nuestra redacción la experiencia que vivieron y las características de esta tarea en común con otros clubes que forman parte de la asociación.

Expansión 
 En Aldea Perutí hay 165 familias y entre 1100 y 1200 habitantes. “Todos viven alrededor de la escuela. Cada uno tiene su parecela y su casita”, explicó Constanza Del Grande. Los alumnos son de la etnia mbyas guaranía, por lo cual en el establecimiento se enseña en guaraní y en castellano con la finalidad de preservar la cultura de los niños. La sede fue inaugurada en 2008 y debido al crecimiento de la matrícula, resultó necesario ampliar la estructura. “Hay un alto índice de natalidad. Son madres muy jóvenes”, señalaron. En este sentido, Alberto Sansot señaló que “cada familia tiene entre cinco y doce hijos”.

Se cubren todos los niveles: Inicial, Primario y Secundario. Cecilia Bárbulo indicó que “todas las escuelas tienen un procedimiento establecido. ACAS lo que hace es donar el edificio a la provincia, en este caso de Misiones. Se firma un convenio y después se realiza el mantenimiento mediante un programa que se llama Pronaef. Nos encargamos de la asistencia de todas las escuelas que han sido construidas. Acompañamos a los chicos para que no les falte nada”. A modo de ejemplo, Constanza Del Grande comentó que “cada año se realiza la campaña de útiles. Esta vez se hizo de diccionarios también, para que los alumnos puedan asistir bien a clases”.

El resultado 
 La jornada inaugural es muy importante. “Para nosotros como casistas es un momento culmine, porque trabajamos todo el año para la construcción de una escuela, para ver los resultados plasmados -explicó Cecila Bárbulo-. Es la consecuencia de la tarea de todos los clubes en su conjunto. Además ver la cara de satisfacción de los maestros, los chicos…”. Al acto asistieron las máximas autoridades educativas de Misiones, el intendente de la localidad y la familia que oportunamente donó tierras para la escuela, que inició sus actividades en la actual sede el 14 de marzo de 2008. Además pronunció unas palabras el cacique, que es un referente y líder en la comunidad; “es el jefe de la aldea, una práctica que proviene de una costumbre ancestral”, afirmaron los entrevistados.

Se plantó un retoño de la higuera de la Casa Histórica de Domingo Faustino Sarmiento, que se encuentra en la provincia de San Juan, como “símbolo de la educación y para dejar una huella para que los chicos lo cuiden. Tiene un alto sentido simbólico, considerando que la figura de Sarmiento es muy fuerte en nuestro país”.

En el encuentro se prendió una antorcha por cada escuela de frontera que ha sido construida. “Son 18 hasta ahora. Se prende una y se va diciendo el nombre y el número de la escuela. Así sucesivamente hasta completar la nómina. Después las unimos todas”, comentaron.

La reacción de los pequeños ante la llegada de la delegación de ACAS, los gestos de afecto, son inolvidables. “Es impresionante, verlas a ellas con los chicos colgados abrazándolas”, expresó Alberto Sansot.

“Te están esperando, corriendo por todos lados –describió Constanza Del Grande-. El año pasado fuimos en micro, no pudimos entrar porque el camino es complicado, entramos caminando y todos los chicos nos fueron a buscar, no te sueltan en ningún momento”. Las nenas preparan pulseras, entregan presentes para agasajar a los visitantes. 

 Para Alberto y Faustino fue el primer viaje. “Te dan ganas de seguir trabajando y volver a inaugurar otra escuela” y “sentí felicidad, saber que todo lo que se hace vale la pena”, fueron sus palabras al hablar de lo que vivieron en el norte.

Confianza 
 La educación es el eje para Fortín Machado. Tanto en la misión nacional de las escuelas de frontera, como en la colaboración que se brinda en nuestra ciudad. “Todo lo que hacemos es con la ayuda de nuestra comunidad, cuando surge una necesidad en educación especialmente tratamos de estar. En la Rural, en la Fiesta del Trigo, en cada evento es la gente de acá que colabora. Las escuelas y jardines es nuestro principal objetivo”, subrayaron.

La comunidad ayuda a ayudar, en una muestra de confianza. Argumentaron que “en cada CAS siempre es muy transparente el manejo de esos fondos. Todo se plasma y se puede ver, las donaciones, la inauguración de escuelas. Hay un balance totalmente transparente. Eso también le da una confianza a la gente para decir vuelvo a colaborar con una institución que tiene más de 30 años de trayectoria en este país”.

La razón de ser
Miguel Massa va a finalizar próximamente su mandato como presidente. En la junta directiva nacional hay dos personas encargadas específicamente de las escuelas de frontera, que son Hugo Palermo y Jorge Durand, en la gestión y construcción. “El control fue llevado adelante por el mismo presidente, que además es maestro mayor de obra”, puntualizaron.

La finalidad de los CAS fue resumida con claridad por Cecilia Bárbulo durante la entrevista: “Siempre vamos a estar ligados soberanía y la causa de Malvinas. La mencionamos porque es nuestra razón de ser. A partir de la guerra es que se plantea esto de defender lo nuestro, que mejor que poder llevar la educación a la frontera y que los chicos no tengan que irse a otro país. Es una manera pacífica”.