115 años junto a cada tresarroyense

ST 11. 4°
Despejado

Opinión

Red de Autopistas y Rutas Seguras

Nuevos corredores que dinamizarán el corazón triguero bonaerense

07|05|18 18:14 hs.

Por Javier Iguacel*


La agricultura y la inmigración definen a los tresarroyenses, quienes habitan una de las zonas cerealeras más productivas de nuestro país, en una ciudad ordenada y simétrica que supo tener la colonia holandesa más grande del país y que hoy presenta un crecimiento demográfico sostenido. Hace dos semanas los argentinos dimos un importante paso en la consolidación del más ambicioso plan de infraestructura de nuestra historia. Plan que desde el gobierno nacional pusimos en marcha hace dos años y que no ha parado de crecer y evolucionar desde entonces. Nos propusimos hacer lo que nadie había hecho antes: duplicar la cantidad de autopistas construidas en todo el país -2800 kilómetros- y, de esta manera, generar una revolución del transporte que inserte a la Argentina en el siglo XXI.

Ya son más de 1200 kilómetros de autopistas que tenemos en construcción en todo el país y más de 400 los que finalizamos en los últimos dos años. Para seguir profundizando esta transformación, tan necesaria para mejorar la competitividad y dinámica de la economía, decidimos poner en marcha el programa de Participación Público-Privado (PPP), a través del cual el sector público y el privado pueden trabajar codo a codo y de manera transparente en el desarrollo de importantes obras de infraestructura. 

Desde el Ministerio de Transporte de la Nación y Vialidad Nacional tuvimos el orgullo y la responsabilidad de ser los primeros en implementar esta novedosa herramienta, que ha contribuido al desarrollo de proyectos como el Eurotunel, un túnel ferroviario que cruza el canal de la Mancha uniendo Francia con el Reino Unido. En enero licitamos bajo esta modalidad la primera etapa de la nueva Red de Autopistas y Rutas Seguras, una iniciativa en la que se intervendrán más de 7200 kilómetros de rutas nacionales, a partir de una inversión superior a los 16.700 millones de dólares.


Red de Autopistas y Rutas Seguras


Entre los proyectos de la primera etapa se encuentran obras fundamentales para la ruta nacional 3, uno de los pilares comunicacionales del país y la provincia de Buenos Aires. En el marco del denominado Corredor Vial A –RN 3 y 226- se transformará en autopista el tramo Las Flores-Azul. Entre esta última y Coronel Dorrego, la ruta se adaptará a la modalidad de ruta segura: calzada ensanchada, terceros carriles de sobrepaso y banquinas totalmente pavimentadas y de Dorrego a Bahía Blanca autopista de nuevo.

En pleno corazón triguero bonaerense se construirá la variante a Tres Arroyos, una obra fundamental para dinamizar la producción agrícola-ganadera y mejorar las condiciones de circulación. Gracias a estos proyectos muchísimas vidas dejarán de perderse en accidentes de tránsito en la ruta 3, una de las más peligrosas e inseguras del país. Miles de argentinos podrán disfrutar de un viaje rápido y placentero, lo que sin duda alguna, beneficiará a la actividad turísticas, principalmente al que se desarrolla en la zona de Orense, Reta, Claromecó y Necochea, donde también funciona el puerto de Quequén, uno de los principales puertos cerealeros de la argentina. 

Pero las obras en el Corredor Vial A no son las únicas proyectadas en la ruta nacional. También licitamos el Corredor Vial Sur -RN 3 y 205- que, entre otras obras contempla la construcción de la Autopista San Miguel del Monte-Las Flores, las variantes a Cañuelas y San Miguel del Monte.

A estos dos corredores se sumará antes de fin de año el Corredor Vial de Bahía Blanca, que licitaremos en la segunda etapa del programa PPP y que transformará en autopista 298 kilómetros de la red de accesos bahiense. De esta manera, dos de los más importantes puertos del país, Buenos Aires y Bahía Blanca, estarán conectados de manera más rápida y segura con una de las zonas agrícolas más productivas del país.

A fines de abril recibimos las ofertas de esta primera tanda de obras, que apunta a la construcción de seis (6) nuevos corredores viales –A, B, C, E, F y Sur- en las provincias de Buenos Aires, Córdoba, Santa Fe, La Pampa y Mendoza. Mucha fue la expectativa que se generó en torno a esta importante licitación y mucho fue también el trabajo que realizamos que dio como resultado la recepción de 32 ofertas para el desarrollo de esta primera etapa de la nueva red. Las mismas fueron realizadas por 19 empresas locales y 7 internacionales, que se agruparon en diez (10) consorcios. Este gran nivel de participación es una muestra de que estamos transitando por el camino correcto y del potencial y atractivo que el mundo tiene por invertir en nuestro país. 

Las empresas que resulten ganadoras de la licitación se harán cargo de la concesión de los corredores durante 15 años. En los primeros 4 años estas empresas realizarán la construcción de las autopistas y rutas seguras y en los restantes se dedicarán al mantenimiento de los corredores, a través de obras de repavimentación y rehabilitación. En esta primera tanda, licitamos la concesión de más de 3500 kilómetros de rutas nacionales, en las que se invertirán más de 6.000 millones de dólares para su transformación.

Una transformación de nuestras vías de comunicación, semejante a la que estamos realizando, solo es comparable en impacto a la llegada del ferrocarril en el siglo XIX. Esa es la transformación en la que junto al presidente Mauricio Macri y al ministro Guillermo Dietrich estamos apuntando. Una transformación que los argentinos pueden ver por sí mismo en las miles de obras que tenemos en marcha en todo el país. 

*Administrador general de Vialidad Nacional