115 años junto a cada tresarroyense

ST 11. 5°
Despejado

Deportes

Torneo Apertura

Fin del invicto y algo más

11|06|18 12:22 hs.

Once Corazones le quitó a Huracán la ilusión por seguir en la pelea del Apertura y lo superó por 3 a 2. Fue en el marco de un partido que en los últimos minutos de juego tuvo las principales emociones, el cual, tras el pitazo final del juez mostró a los de Indio Rico festejando una victoria que les da envión de cara al futuro y al Globo resignando su idea de luchar por el título que ayer quedó en manos de Ciclista. 




Bajo una tarde gris, el Bottino fue el escenario para un duelo prometedor de buen espectáculo. Y así fue, fundamentalmente en los últimos minutos, cuando Huracán, que a los 40 del complemento perdía 2 a 0 logró empatar el marcador poco antes del pitazo final.

Sin embargo, el conjunto dirigido por Torlaschi no sintió el impacto y fue letal en la respuesta: se puso 2-3 arriba gracias al ingresado Monges, el héroe que a los 43 del complemento puso cifras definitivas. 



En el primer tiempo, la línea de tres Once sufrió más de la cuenta, sobre todo a partir de los permanentes ataques de Huracán por derecha. En ese marco, los de Indio Rico aguantaron el cero y le dieron a los dirigidos por Leonardo Gómez dos golpes letales. 

El primero fue a los 46, cuando Troncoso sorprendió a Serén, quien no alcanzó a reaccionar y fue a buscar la pelota al fondo de su arco. Y el segundo, fue a los dos minutos del complemento. Regalado recibió de espaldas una habilitación de Cabral, aguantó la marca, giró y sacó un zurdazo que se clavó en el ángulo derecho del arquero de Huracán. 



Con el resultado a su favor, Once se paró en su campo. Con una línea de cuatro defensores bien marcada y un creciente despliegue de sus mediocampistas, Once apostó por clavar de contragolpe el tercer puñal pero no pudo. 

Huracán, en tanto, puso tres delanteros y fue en busca del descuento, objetivo que recién consiguió a los 40 del segundo tiempo tras un grueso error de la defensa visitante que aprovechó el juvenil Henríquez. 

Fotos Germán Russi


Tras el descuento, el Globo se metió en partido y ese envión anímico lo llevó al empate. Fue gracias a Ciccioli, quien ejecutó de un potente tiro libre desde larga distancia que se le metió a Alvarez y puso el festejado 2 a 2. 

Pero la alegría le duró poco al local porque el ingresado Monges, a los 43, decretó el 3-2 final, resultado que lo dejó a Huracán sin invicto y algo más.