115 años junto a cada tresarroyense

ST 11. 5°
Despejado

La Ciudad

Debate por la despenalización del aborto

Pascucci: “Que sea ilegal no impide que se practique”

12|06|18 09:57 hs.

Marcela Pascucci manifestó a través de un escrito su posición respecto al tema del aborto unas horas antes de la firma del dictamen en la Cámara de Diputados de la Nación por el que se pondrá en consideración la aprobación de la ley que despenalice la práctica. Expresó su postura como mujer, como madre, como psicóloga y como militante de la Agrupación Pan y Rosas en el Frente de Izquierda. 


Pascucci explicó que el planteo que hace no está regido por preceptos morales o religiosos sobre la interrupción voluntaria del embarazo. “Es una problemática de salud pública, que debe ser tomada como tal, para garantizar la vida de las mujeres que por diversos motivos, no juzgables, deciden interrumpir su embarazo”, expresó. 

En relación al Estado mencionó la responsabilidad que le cabe para ocuparse de una problemática tan seria. “Hay que legislar sobre esta práctica de 500.000 abortos anuales en nuestro país y por la que fallecen más de 300 mujeres pobres producto de la inseguridad que genera la clandestinidad, ya que las que viven en mejores condiciones pueden evitar los riesgos”, destacó.

La psicóloga y militante de Pan y Rosas indicó que los datos los elaboró La Casa del Encuentro y La Campaña, organizaciones que plantean que son datos mínimos ya que no hay fuentes oficiales.

Fundamentos a favor 
Pascucci describió los argumentos por los que las agrupaciones a las que representa consideran que se debe aprobar el proyecto de la legalización de la interrupción voluntaria del embarazo, que debe ser libre, gratuito y seguro. “Este proyecto lo venimos presentando desde nuestro partido, hace más de 10 años junto a La Campaña. Durante los años que nos gobernó una mujer no se logró la legalización ni el debate, ‘porque la sociedad no estaba preparada’, según Cristina Fernández de Kirchner, pero gracias a la lucha que venimos llevando adelante desde el movimiento de mujeres conseguimos imponer este debate en el Congreso”, manifestó la psicóloga. 

En este sentido también se diferenció de las políticas del presidente Mauricio Macri del que dijo que realmente no le interesa que las mujeres obtengan un derecho elemental. 

“Se viene demostrando que el macrismo nos reprime cuando salimos a defender nuestros puestos de trabajo, este proyecto de ley está respondiendo a las enorme movilizaciones que venimos organizando para conquistar todos nuestros derechos. Sabemos que el debate en el Congreso lo conquistamos, pero para lograr la legalización debemos ganar en las calles”, estableció. Argumentó que los espacios a los que representa defienden las maternidades elegidas y no forzadas.  

Embarazos 
Pascucci explicó que hay que prevenir embarazos no deseados, para que no se llegue a la instancia del aborto. “La consigna ‘aborto legal para no morir’ es tan solo el final de un largo lema que comienza mucho antes. ‘Educación sexual para decidir, anticonceptivos para no abortar’, es lo que reclamamos primero. Y se reclama primero, para que también primero empiecen esos cambios. Hoy por hoy, existe una ley de educación sexual integral, pero la misma no se aplica efectivamente”, expresó.

“La aprobación de la ley -agregó- no quiere decir estar a favor de él. Muchos nos tildan de pro abortos, la realidad es que existieron, existen y seguirán existiendo, pero el debate es sobre si será legal o clandestino. Que sea ilegal no impide que se practique. Que sea legal no implica que se expanda su práctica”, amplió. 

Antecedentes 
Entre los antecedentes que mencionó está el de Uruguay, explicó que cuando en ese país se legalizo el aborto, las consecuencias fueron reducción a cero la mortalidad por abortos clandestinos y la disminución de la tasa de embarazos no deseados. 

“Se practican menos abortos porque se implementó la educación sexual en las escuelas y se les brindó a los hospitales públicos los insumos necesarios. Acá (María Eugenia) Vidal junto con (Mauricio) Macri redujeron los presupuestos de salud”. 

En Argentina hay casos muy emblemáticos sobre la ilegalidad de esta práctica, el de Romina Tejerina y el de otra adolescente, Belén, ambas condenadas. “Optar por la realización de un aborto es enfrentarse a una experiencia dura. Una experiencia que ninguna mujer quisiera protagonizar, mucho menos en la clandestinidad. Hay, cuando eso sucede, dolor presente. Habrá, también, dolor futuro, permanece como un dolor imborrable, muchas veces en forma de fechas y cálculos de la edad que tendría el niño que nunca nació”, explicó Pascucci quien escuchó tanto en consulta como en el trabajo diario sentimientos como los descriptos.  

La palabra que no se dice 
“La contracepción funciona como una palabra que no se dice. Hay que dar la oportunidad de que esa persona, pueda ser escuchada por un psicólogo, para intentar alivianar la culpa que se ha inculcado en forma de mandato durante años y años o revisar su intención de abortar”, sugirió Pascucci. 

Finalmente reforzó algunos puntos como que la legalización del aborto garantiza que no se produzcan más muertes de mujeres pobres. “El Estado al no legalizar esta práctica se vuelve el primer femicida”, dijo.

Pascucci determinó que las mujeres que deciden interrumpir su embarazo lo hacen igual, por eso el Estado debe garantizar la seguridad. “El aborto no es un método anticonceptivo, para que haya concepción hay dos géneros involucrados, nadie cuestiona que los varones cuando no se hacen cargo de su paternidad están abortando”, determinó.

La psicóloga aseguró que la única alternativa posible es educación sexual para decidir, anticonceptivos gratuitos y de calidad para no abortar y la legalización del aborto para evitar que sigan muriendo mujeres pobres por decidir. “Peleamos por la vida, por una vida digna, libre y de igualdad”, concluyó.