//

115 años junto a cada tresarroyense

ST 17. 8°
Lluvia ligera

Interés General

Día del Empleado de Comercio

Un empleado que es una pinturita

26|09|17 00:10 hs.

La oportunidad llegó por la amistad que su papá tenía con Ernesto Arenal. Así fue que Carlos empezó a trabajar en la pinturería que a mediados de la década del 70 estaba en 1810 y Sarmiento. Fue el inicio de la trayectoria como empleado de comercio y hoy acumula 44 años de servicio y en el mismo rubro.


"El 1º de noviembre voy a cumplir 40 años en esta esquina", dice Carlos Larraggione mientras posa para la foto detrás del mostrador en la pinturería Colorshop de Moreno y Roca. Ahí funcionó Arenal tras mudarse de la anterior locación y hasta que en febrero de 2001 la pinturería fue adquirida por la familia Medina.

"Cuando empecé a trabajar me dedicaba más a reponer la mercadería. Después arranqué con la atención al público y ya no me despegué más de eso", cuenta Carlos que el 27 de agosto cumplió 62 años.

"Lo que más me gusta de mi trabajo es el trato con la gente, más allá de que el mostrador no es fácil. Y más hoy que la gente está un poco agresiva y con poca paciencia", cuenta. Y en este sentido, al margen de algunos sinsabores que ha tenido "por la intolerancia de alguno", Carlos vivido muchas situaciones que compensan cualquier mal trago. "Yo tengo la satisfacción de que mucha gente que viene a comprar espera para que la atienda yo, o incluso me llama para pedir asesoramiento. Eso es algo muy lindo", asegura. 

"Además de que son muchos años en esto, a mí me gusta explicar y asesorar al cliente sobre los productos. Cosa que yo exijo lo mismo cuando me toca ir a comprar algo y me genera bronca cuando me atienden así nomás, como si me estuvieran haciendo un favor", agrega.

Y si de satisfacciones se trata, Carlos recuerda con mucho afecto los viajantes que lo llamaron por teléfono varios años atrás, cuando tuvo un accidente "por hacer locuras con un paracaídas". 

Haciendo un rápido repaso de su trayectoria en el comercio, Carlos indica que "ha sido todo positivo, he formado una familia, tengo cuatro hijos -Leandro, Camila, Mariana y Manuela-, que me han dado nueve nietos. Y sigo con Mónica". Justamente, en este 2017 están cumpliendo 40 años de casados.

Sencillo y bonachón, Carlos no duda en agradecer "haber tenido siempre trabajo". A la hora de decir lo que no le gusta de su actividad, indica que es la rutina de los horarios. Pero eso lo compensa con lo que experimenta cada vez que sale a la calle. "Voy a hacer mandados y me la paso saludando gente. Esas son las satisfacciones que tiene uno. Y eso me lo dio el comercio", cuenta con emoción Carlos, el empleado que es una pinturita.