| Secciones
| Clasificados
VIERNES 24.05.2024
DÓLAR HOY: $874 | $931
DÓLAR BLUE: $1250 | $1280

Claromecó, a un paso del Centenario

Falta muy poco para que Claromecó llegue a sus cien años de vida, un acontecimiento para rendir homenaje a los pioneros, valorar el trabajo de tantas generaciones y disfrutar el presente de una localidad que se ha desarrollado mucho. Es cierto que en estos días todo está atravesado por la pandemia, por lo cual no habrá festejos populares y las actividades vinculadas a esta celebración van a ser limitadas. Habrá que esperar que el embate del Covid-19 pase, para pensar en un festejo a la altura del Centenario. 

El lunes 9 de noviembre va a ser un día muy especial, de muchas emociones. El pueblo creció, en su estructura edilicia y urbanística, servicios, cantidad de habitantes. Nuevas familias se han radicado en los últimos años de manera permanente, porque es un lugar que brinda tranquilidad, aire puro y una buena calidad de vida. 
 Estarán en la memoria, a partir de archivos históricos y relatos que se fueron transmitiendo de generación en generación, los pioneros, aquellos que en un contexto mucho más complicado -porque estaba todo por hacer- dieron los primeros pasos en la naciente localidad. 
 Los 50 años 
Como un aporte periodístico, recordamos cómo fue la celebración del cincuentenario en 1970.
En tal oportunidad, los festejos tuvieron lugar el domingo 8 de noviembre y fueron encabezados por el ministro de Economía de la provincia, el contador Ricardo Lumi. 
 El título de la página 1 de la Segunda Sección de La Voz del Pueblo fue, el mencionado domingo: “Celébrase el Cincuentenario de Claromecó”, y debajo se destacó que “nuestro principal balneario llega al período decisivo de su transformación”. 
En el artículo central sobre los 50 años, este diario destaca que “las circunstancias han desembocado ahora en un gran desafío” y subraya que desapareció “el gran fantasma de un camino de tierra cuya transitabilidad normal estaba supeditada a fenómenos naturales, estando a punto de su finalización los trabajos de pavimento de la ruta 73, anhelo largamente acariciado y que hoy se convierte en realidad”. También le otorga relevancia “la pronta solución del problema energético, al construirse la línea que suministrará al lugar fluido directamente desde la superusina de Necochea”. Por este motivo, observa que “la situación cambió radicalmente”. 
“Creemos en la capacidad y en la fe de todos los que esperaron este momento. A ellos se les llamará mañana pioneros de la gran expansión; los que supieron ver, los que aceptaron el desafío… Y ellos también sentirán en ese momento esa misma y honda felicidad que hoy siente cada uno de los que sufrieron desvelos y trabajaron con ahínco, al echar a rodar un sueño que se llamaba camino pavimentado”, se indica en la nota. 
El delegado era Erik Petersen, quien –entre otros proyectos- habló en una entrevista de la idea de ampliar el puente hacia Dunamar, “existiendo un proyecto de construcción de un paso para peatones que espera se pueda concretar para la temporada venidera”. Describió los trabajos para habilitar la terminal de ómnibus en el lugar que ocupaba el mercado municipal. Las inquietudes eran propias de un lugar con perspectivas de empezar a avanzar con más firmeza, como –por ejemplo- las necesidades de más comodidades de alojamiento y el pedido a propietarios de terrenos para que mejoren su aspecto, con la finalidad de que los visitantes encuentren este destino turístico en buenas condiciones. 
En el acto realizado el 8 de noviembre, el intendente Oriente Blas Calabrese expresó que “Claromecó va rompiendo los viejos esquemas que paralizaron su progreso durante mucho tiempo y hoy se yergue como una comunidad pujante y progresista. De la fisonomía pueblerina, va surgiendo la imagen renovadora y moderna de este Claromecó actual”. 
Para valorar 
Los párrafos precedentes reflejan otros tiempos. Con aspiraciones importantes, que se vieron –quizás algunas en un plazo más largo a lo esperado- realizadas en las etapas siguientes. 
Había una visión clara acerca del potencial de Claromecó. Por supuesto que la naturaleza es clave para fortalecer el turismo, pero muchos vecinos forestaron, construyeron, incorporaron servicios e hicieron gestiones para estar mejor. 
Parte de una historia muy interesante, que marcó los caminos para llegar a la realidad actual.    
          ——————————-

Homenaje
a Isidro
Alonso Nieto 

El Museo Regional Aníbal Paz, un custodio de la historia de Claromecó, está realizando publicaciones muy interesantes en redes sociales. 

En una de ellas, rinde homenaje a Isidro Alonso Nieto, a quien recuerda como “un extraordinario ser humano que nos ha dejado un invalorable testimonio de nuestra rica historia claromequense a través de su libro ‘Así nació Claromecó’. Tratado de gran valor histórico de nuestro propio nacimiento como pueblo. De no haber existido esta obra hoy en día no hubiéramos podido, con seguridad, recopilar tantos datos valiosos que nos han permitido saber sin lugar a equívocos de cómo hemos nacido”. 

La entidad indica que Isidro Alonso Nieto nació en Buenos Aires el 26 de septiembre de 1936 y su lamentable desaparición física sucedió el 4 de septiembre de 1963 a raíz de un accidente automovilístico en la ruta 3, a punto de cumplir sus 27 años. 
“Desde muy joven fue un entusiasta y verdadero ejemplo de trabajo, contaba solamente con 12 años de edad cuando obtuvo un importante título en el concurso de monografías sanmartinianas organizado por la Biblioteca Publica Vicente Cacuri de Tres Arroyos, luego, a la edad de 14 años publica de su autoría un trabajo de 180 páginas con el histórico tema ‘La Entrevista de Guayaquil y el Renunciamiento Sanmartiniano’”, señala. 
 Además fue autor, cuando era un adolescente, de “Nahuel Huapi en la Realidad Argentina” mientras que tenía en preparación “La Caída de Rosas: Su proceso Evolutivo” “Historia de Mitre y la Guerra del Paraguay” (3 tomos) y “Rosas en el Desierto”. 
El prólogo de “Así nació Claromecó” fue escrito por Vicente P. Cacuri. Destaca, en el final: “Alonso Nieto con este trabajo, historiando desde los tiempos heroicos hasta nuestros días, ha cumplido una tarea no solo de interés regional sino de interés patriótico”. 
El libro tuvo tres ediciones, la primera en 1958 y las siguientes en 1988 y 2006. El Museo Regional Aníbal Paz está preparando otra edición, con algunas actualizaciones. 
Un muy buen aporte de la institución para conmemorar “al historiador, al amigo y al autor”. 
COMENTARIOS

NOTICIAS MÁS LEÍDAS

OPINIÓN

COMENTARIOS
TE PUEDE INTERESAR