| Secciones
| Clasificados
Tres Arroyos, LUNES 15.04.2024
// 15.1 °C
DÓLAR HOY: $855 | $913
DÓLAR BLUE: $975 | $1005

La alimentación, un pilar fundamental

Ante el diagnóstico de enfermedad renal, los
pacientes piensan automáticamente en las
limitaciones sobre su alimentación. Por años
se trabajó sobre dietas muy restrictivas, con el foco
en lo “prohibido” para la salud renal. 

Hoy por hoy, la evidencia nos señala que una dieta
balanceada y saludable es suficiente para mantener
un adecuado estado de salud en la mayoría de los
estadíos de la enfermedad renal. 
¿A qué llamamos una dieta balanceada? A aquella
que incluya todos los grupos de alimentos, preparaciones
preferentemente caseras y se acompañe de un
bajo consumo de alimentos ultraprocesados, sodio
y azúcares simples. 
¿Qué pautas seguir para poder comer fuera de
casa? 
– Consultar previamente con un profesional especializado
en nutrición renal que pueda evaluar los
hábitos alimentarios y planificar la alimentación del
día a día 
– Conocer qué alimentos son mejores y cuáles es
preferible reservar para “ocasiones especiales”. 
-Si se come fuera de casa, elegir preparaciones
poco elaboradas, para saber qué alimentos se está
ingiriendo. 
– Si es una preparación más elaborada o un alimento
ultraprocesado, controlar la porción según lo
convenido en el plan de alimentación. 
-Preferir aquellas preparaciones elaboradas sin sal. 
-Disfrutar del momento de la alimentación: comer
con miedo o aislarse no conlleva beneficios nutricionales,
sino que empeora la calidad de vida. 
Además es importante
Tomar líquido en días de mucho calor. Se aconseja
tomar más líquido en días de mucho calor, luego
de una actividad física intensa o en casos de fiebre,
diarrea o vómitos, ya que su pérdida es mayor 
Comer carne bien cocida. Es importante que su procedencia
sea de lugares seguros, evitando la ingesta
de carne picada en menores de 5 años 
Cuidar las condiciones de los alimentos y observar
su origen. Estar atentos a la cadena de frío, consumir
solamente lácteos o jugos de frutas comerciales
previamente pasteurizados 
Respetar la higiene de manos y alimentos. La
higiene adecuada evita la contaminación cruzada
de alimentos, así como también la propagación de
enfermedades que afectan los riñones 
Definitivamente se puede vivir bien con la enfermedad
renal, si el paciente recibe apoyo de su entorno
y del equipo de salud. La comida es un elemento
fundamental en nuestra vida: no sólo nutre, sino
que también brinda disfrute, placer y permite sociabilizar.
El doctor Roberto González afirma que “la
alimentación es un pilar más del tratamiento de la
salud renal, por eso es importante no perder el disfrute
y el compartir con el otro, siguiendo todas las
recomendaciones que se enumeraron anteriormente
y que emite la Sociedad Argentina de Nefrología y
por la cual nos regimos y hacemos hincapié en recomendar
a nuestros pacientes. 
Controles anuales 
Es muy importante cerrar este tema haciendo referencia
que para la detección de una enfermedad
renal precoz, controlar de manera frecuente, los
riñones es esencial. La mayoría de las enfermedades
renales no presentan síntomas hasta muy avanzada
su situación, lo que disminuye las chances de un
tratamiento adecuado y de su recuperación. Tomar
la presión arterial, medir la glucemia y la creatinina
en sangre, un examen de orina y una ecografía renal
permiten detectar la presencia de enfermedad, sus
principales causas e iniciar un tratamiento adecuado
por lo cual es fundamental realizarse los controles
anuales con el médico generalista o de cabecera,
quien si detecta alguna patología derivará a tiempo
al nefrólogo. Nos dice el doctor González. 
¿Cuándo y donde consultar? 
Ante la duda, se puede solicitar turno en el servicio
de Nefrología. El doctor Roberto González atiende los
días lunes a partir de las 9 horas con turno previo por
Whatsapp (02983)-413523 o en el área de admisión
del Centro Municipal de Salud.
COMENTARIOS

NOTICIAS MÁS LEÍDAS

OPINIÓN

COMENTARIOS
TE PUEDE INTERESAR