| Secciones
| Clasificados
Tres Arroyos, JUEVES 18.04.2024
// 15.1 °C
DÓLAR HOY: $856 | $913
DÓLAR BLUE: $995 | $1025

Nueve años preso por abusar sexualmente de su hijastra

Una charla en la escuela fue disparador para que una adolescente pudiera contar el calvario vivido en Villalonga.
Por temor, una chica ocultó durante mucho tiempo que una pareja de su madre la había abusado sexualmente a lo largo de 5 años.
Sufrió esa situación y la visibilizó a través de algunas conductas, aunque nadie terminó de descubrir lo que “decía” sin hablar.

Cuando su madre se alejó definitivamente de ese hombre comprendió que podía poner en palabras lo ocurrido y el detonante fue una charla sobre el tema en la escuela. 
La joven contó el calvario que atravesó a dos amigas y posteriormente a su nuevo padrastro, quien la contuvo y, junto a su progenitora, impulsaron la denuncia por los abusos. 
Según publicó La Nueva, la fiscalía comenzó a investigar y recientemente, en el marco de un juicio abreviado, el juez Eduardo d’Empaire, del Tribunal en lo Criminal Nº 3, condenó al imputado -no se lo identifica para preservar a la víctima- a la pena de 9 años de cárcel. 
Previamente, la fiscal Marina Lara y el defensor Julio Alonso habían acordado la calificación legal y la sanción, con la aceptación del procesado.
El magistrado encontró probado que desde 2009 y hasta 2013, en una vivienda ubicada en Villalonga, el imputado sometió a manoseos y otras prácticas sexuales a la hija de su pareja. 
Los hechos comenzaron cuando la pequeña tenía 7 años y ocurrían en momentos en que su madre se retiraba a trabajar, quedando al cuidado del abusador.
La denuncia 
La madre de la chica denunció el caso en septiembre de 2018, luego de que la víctima venciera sus temores y aceptara llevar el caso a la Justicia.
Dijo que algunos años antes, la joven comenzó a tener algunas conductas extrañas, que fue asistida por el equipo de orientación de la escuela a la que concurría, pero que no lograron determinar el verdadero motivo. 
Explicó que luego de un tiempo esas situaciones dejaron de producirse y que nuevamente salieron a la luz cuando se separó del acusado y se mudó a otra localidad del partido de Patagones.
Allí, en el marco de una charla de concientización sobre el abuso sexual, su hija comenzó a llorar y se retiró del aula, aunque en ese momento dijo que se “había puesto mal por una situación sentimental de una amiga”. 
La mujer comentó que su hija sufría por lo ocurrido y que en un primer momento no quería denunciar al acusado.
La víctima describió los hechos sufridos y dijo que fue tratada por varios psicólogos, aunque admitió que a ninguno se animó a contarle lo que padeció. 
Explicó que el acusado le mencionaba que le “iba a enseñar” y le indicaba que no contara lo que pasaba porque su madre “se iba a enojar”.
Aclaró que el individuo era “violento” y que “le tenía miedo de siempre”.
“Mi mamá estaba trabajando o estudiando cuando pasaba, él se aprovechaba de eso para hacerme todo esto”, agregó. 
Reveló que luego de contar lo que sucedió comenzó a tener pesadillas, a permanecer mucho tiempo en su casa y autolesionarse.
En la causa también declararon sus amigas y la nueva pareja de su madre, entre otros testigos. 
Una de las psicólogas que evaluó a la chica indicó en su informe que «del discurso y clima emocional en el que transcurrió la entrevista, no se puede inferir que tenga características de fabulación».
«Concretamente, el discurso presenta coherencia y cohesión», agregó. 
Prisión efectiva 
El imputado, quien se encuentra detenido en la Unidad Penal Nª 4 de Villa Floresta, declaró durante la instrucción de la causa y manifestó que era inocente. 
El sujeto sostuvo que la acusación “era mentira» y que la madre de la víctima” tenía interés en su dinero”.
También expresó que trabajaba desde las 8 y hasta última hora de la tarde, por lo que no estaba al cuidado de la pequeña.
El juez Eduardo d’Empaire analizó el testimonio del imputado y sostuvo que “en modo alguno puede enervar el cuadro convictivo con que se cuenta”. 
A partir de algunas afirmaciones realizadas por el procesado, el magistrado indicó que “se advierte en su descargo menosprecio hacia la denunciante”.
Por todo ello, halló probada la responsabilidad del imputado y le impuso la pena de 9 años de prisión efectiva por los abusos. (La Nueva)
    
COMENTARIOS

NOTICIAS MÁS LEÍDAS

OPINIÓN

COMENTARIOS
TE PUEDE INTERESAR