| Secciones
| Clasificados
Tres Arroyos, LUNES 20.05.2024
// 15.1°C
DÓLAR HOY: $870 | $928
DÓLAR BLUE: $1090 | $1120

El admirable arte de improvisar (video)

Con énfasis, Luis Barrionuevo dice “son muchos años” y recuerda: “Animabamos jineteadas con Carlos Lopez Terra y Walter Mosegui, en la década del ‘70”. Empezó a montar en 1970, pero dejó de ser jinete debido a que “el trabajo que hacía con máquinas viales me quitó movilidad en las rodillas. Fui el que abrí las canteras de yeso, estuve 23 años en la empresa Moreno”. 

Tiene 74 años y ha recorrido muchos escenarios, teatros y ámbitos vinculados con la cultura. Nació “en los pagos de Micaela Cascallares”. A su lado se ubicó, en la entrevista realizada por el Día Nacional del Payador, Juan Manuel Bonavita, quien tiene solamente 18. 
Barrionuevo habla de su pueblo y describe “tiempos duros. Somos once hermanos, nos tocó inclusive ser reseros, dormir a la intemperie”. 
Su padrino artístico es el uruguayo Carlos López Terra, quien falleció en junio de 2017. “El 14 de abril de 1984, al bajar de un escenario en Copetonas, me nombró payador. Abría el camino y me daba letra para que no me equivocara”, destaca. 
Cuenta que en una universidad ubicada en Los Angeles, Chile, “un payador habló de la rivalidad. Yo me paré y respondí que tiene que haber un ganador en la payada, pero no es ni Pedro ni Juan, es el arte. Levantar el arte para que no se muera”. 
Barrionuevo subraya que suma 56 años de escenarios, desde muy joven; describe el debut en 1965 “en una fiesta tradicionalista en Cascallares con Jorge Cafrune. Luego pude tener en mis manos su guitarra en Las Varillas, Córdoba”. En este sentido, le otorga relevancia a la labor de Aldo Merlino, artesano de guitarras, quien también hizo los instrumentos de Víctor Velázquez y Argentino Luna. 
“Estuve tres días animados en Las Varillas, en el desfile había más de cien delegaciones”, expresa.
Con satisfacción, comenta además que recibió un saludo y felicitación de Roberto “Tito” Salusso, referente del festival de Jesús María. 

El sábado 22 de julio de 1995, en el festejo del Día del Payador en Tres Arroyos, con la organización del Fortín Gaucho. Tuvo la coordinación de Luis Barrionuevo y la animación de Carlos Binaghi. En la foto se encuentran Gabino Sosa, Barrionuevo, Jorge So

 Sangre joven 
Hay un mérito grande en Juan Manuel Bonavita. En su casa, no tiene familiares que sean payadores o toquen la guitarra, está abriendo un camino. “De chico ya miraba Jesús María con mi viejo Adrián, los caballos no me importaban mucho, siempre decía ¿cómo hacen los payadores para improvisar? Es lo que me llamaba la atención”. 
Levantaba la cabeza y permanecía atento cada vez que un payador aparecía en pantalla. “Después dejé un tiempo, a los 13 o 14 años empecé a escuchar milongas, presté atención a los payadores Raúl Ojeda, José Curbelo, Nicolas Membriani, Carlos Marchesini. Un día escribí en un papel una décima de Membriani, empecé a mirar las rimas, la memoricé, no me salía nada. Pero fui practicando, hasta que me empezó a salir”. 
Aprendió guitarra con un profesor, participó en peñas y lo invitador a escenarios con payadores, hasta que la pandemia le puso un freno a la actividad. 
Es cazador de liebres, le gusta el campo, pero no tenía con anterioridad una relación con el arte de la payada. 
 Un libro y una bandera 
Para volcar todas sus experiencias, Luis Barrionuevo está escribiendo un libro y tuvo la iniciativa de crear la bandera del payador. 
Se muestra agradecido, al relatar que “Marta Suint me dijo que en la Argentina nadie ha hecho lo que hiciste vos por el payador y el más grande animador de jineteadas es Luis Barrionuevo. Viniendo de una referente, me genera mucho orgullo”.
Son numerosas las anécdotas y vivencias que menciona en el diálogo con este diario. Una de ellas, sobre el asado en Marisol al que -a través de Omar Pastorino- fue invitado por Diego Armando Maradona.
 Manifiesta que “la décima contiene diez versos octosilábicos. Se llama décima espinela, quien la inventó fue Vicente Espinel, poeta nacido en España”. 
Es importante tener en cuenta que “el primer renglón rima con el cuarto y el quinto; el segundo con el tercero; el sexto y el séptimo con el décimo; y el octavo con el noveno”. 
Juan Manuel Bonavita prepara la guitarra y en pocos segundos, empiecen las payadas. El arte de improvisar tiene vida, historia y futuro. A ellos y todos los que practican esta actividad, un muy feliz día.      
-0-0-0-0-0-

El origen
de la fecha 
El Día Nacional del Payador
tiene su origen en “una famosa
payada que tuvieron el argentino
Gabino Ezeiza y el
uruguayo Juan Nava en una
cancha de pelota de Montevideo”.
Habitualmente, en
estos encuentros había un
jurado, pero acordaron que
el público decidiera con su
aplauso y fue consagrado
Gabino. 
En este contexto, Luis Barrionuevo
aclara que “el Día del
Payador no es solamente el 23
de julio, se solían realizar festivales
durante todo el mes, giras
y encuentros”.
COMENTARIOS

NOTICIAS MÁS LEÍDAS

OPINIÓN

COMENTARIOS
TE PUEDE INTERESAR