| Secciones
| Clasificados
DOMINGO 16.06.2024
DÓLAR HOY: $884 | $943
DÓLAR BLUE: $1250 | $1280

Nobleza obliga

Señora directora: 

No era fan Nº 1 de Messi. 
No fui de las primeras que se
subió a la Scaloneta. 
Si bien no era crítica, era
una observadora pasiva.
Recuerdo también cuando
mi nieto mayor, hincha
fanático de Messi me decía:
¿Y…abuela , te subís a la
Scaloneta? Sonreía y no
respondía. Él sabía que era un
no encubierto. 
En el transcurso de la era
Scaloni me fui enamorando
¿Por qué? Si Messi era el
mismo de siempre, el mismo
genio, el mismo habilidoso, el
de la misma zurda, el mismo
rosarino, el que prácticamente
se crió en España y no
incorporó una sola “z”, un
“tú,” sigue hablando, como
dijo un periodista, en rosarino,
el mismo que disfruta de su
familia, de sus hijos, quiere a
su país. 
Creo que Scaloni tiene
mucho que ver.
 Le devolvió la alegría,
el placer de entrar a la
cancha. Y desplegar allí toda
su magia futbolera. Fue
entonces cuando comenzó
a contagiarme su garra, su
pasión, sus gambetas, sus
jugadas de potrero. Toda su
actitud contrastaba con la de
otros mundiales, y me ganó de
manera definitiva 
Ese técnico cauto, pero
de carácter y capacidad,
a lo largo de todos estos
años, supo armar un grupo
sin egos, sin divismo, y sin
“dioses”. Todos entendieron
que lo más importante es el
grupo. Logró lo que otros
directores hubiesen querido:
el apoyo de los jugadores. Dio
de baja un plantel vetusto y
se rodeó de chicos jóvenes,
que crecieron viendo y
admirando las hazañas de
su ídolo. Y, de pronto se
encontraron compartiendo
vestuario, cancha y un mismo
ideal. Les trasmitió sus
valores, humildad, respeto
y no olvidarse de dónde
vienen, quiénes son, cuál
es su identidad y a quienes
representan. 
Scaloni logró convivir sin
competir, supo escuchar, y
utilizó el sentido común.
 Armó una selección que
se ganó el cariño de un
país, una selección donde
están representadas muchas
provincias, unos jugadores
de los cuales conocemos sus
tristezas, sus alegrías, sus
familias, y el esfuerzo para
llegar adonde hoy están. 
Muchas gracias…sufrimos
con ustedes, lloramos, reímos,
gritamos… pero la Copa está
en Argentina.
 Gracias a cada uno de los
jugadores, todos cumplieron
su rol a la perfección, del
arquero qué decir, y ¡de
todos! no quiero poner
nombres para no ser injusta
aunque mi alma “gallina” me
sopla otros nombres. Pero no,
hoy quiero referirme a este
grupo humano que se coronó
Campeón Mundial y con el
cual me siento representada. 
¡Felicitaciones y muchas
gracias! Somos Campeones del
Mundo.

Escribe Ana Conti
COMENTARIOS

NOTICIAS MÁS LEÍDAS

OPINIÓN

COMENTARIOS
TE PUEDE INTERESAR