| Secciones
| Clasificados
Tres Arroyos, DOMINGO 14.04.2024
// 15.1 °C
DÓLAR HOY: $855 | $913
DÓLAR BLUE: $975 | $1005

La militancia, Alfonsín y los “rabanitos”

Por Alberto Jaury

Señora directora:

A los radicales va esta nota. Voy a tratar de escribir algo que los haga reflexionar. Difícil. Nunca fui buen comunicador, pero ahí va, intentaré que salga algo interesante.
1890 ¿les suena? L. Alem, B. Mitre, A. del Valle, B. de Irigoyen, Fco. Berroetaveña. Revolución del Parque. Nacimiento de la UCR.
 El emblema de esa revolución fue una bandera blanca, verde y rosa. En cada comité había una ¿Saben dónde está guardada? Si es que no la tienen desplegada detrás de la mesa principal de las autoridades, como era en mi época, búsquenla. Si no la encuentran hagan confeccionar una. Pero no de un trapo cualquiera, hagan confeccionarla de seda, algo que sea suave al tacto, que se deje llevar por la brisa más tenue, que provoque admiración a su paso, que incite al pueblo a seguirla hacia un destino que está marcado por los líderes como ¡Yrigoyen, Balbín, Illia, Alfonsín!
Pero hoy… tenemos los comités donde compartimos el escudo de la UCR con colores que no nos identifican con nuestra historia. Llevamos varias elecciones con alianzas fallidas, desde el pelirrojo que decía que tenía «un plan», que nunca conocimos, hasta presentarnos en proyectos presidenciales sin candidatos.
Entregamos la territorialidad a intereses que nada tienen que ver con los intereses del pueblo. Tenemos una cobertura del territorio nacional igual a nuestros adversarios peronistas, y lo entregamos sin dudarlo. Eso nos impulsó a muchos a alejarnos de la UCR.
Es hora de levantar la bandera del Parque, cubrir los frentes de nuestros comités con el escudo radical. Hora de levantarnos y construir lo que somos, una fuerza democrática desde el lugar que nos toque, oposición responsable, o, cuando el pueblo confíe en nosotros, gobernantes idóneos, con el coraje y la decisión que se necesita para ello.
Basta de tibios y conformistas de café, no podemos permitir que un desequilibrado insulte gratuitamente nuestros 130 años. Somos parte importante de la historia de nuestro país. No dejemos que un personaje que habla con la intermediación de un médium con su perro muerto (sabemos que los perros vivos no hablan), nos haga dudar de cuál es el rumbo.
Recientemente el PRO local publicó un comunicado apoyando la candidatura de Milei ¿Se sienten cómodos los partidarios de la UCR compartiendo una alianza con esa agrupación que hace alarde de sus casi doce años de creación con los ciento treinta nuestros? No creo que estén cómodos.
Estamos en un momento histórico para la UCR. Nos toca el protagonismo de ser los jefes de la oposición, con nuestros propios dirigentes, que no nos faltan, volver a la militancia del barro, a la militancia entre los necesitados, a conocer las necesidades de nuestro pueblo, a conocer las necesidades locales en profundidad y debatir sobre las soluciones para los problemas.
Militancia se llama, militancia. Eso es lo que hay que retomar. Y recordar a Alfonsín cuando dijo que su límite para una alianza era Macri, cosa que todos olvidaron. O cuando expresó que si el radicalismo debería perder todas las elecciones para no caer en la derecha recalcitrante, él estaba decidido a perder. O la frase “la peor enemiga del radicalismo es la señora Carrió». Todos evocan a Alfonsin, todos olvidaron sus ideas.
Por último,…ejemplo de militancia. Recordemos a los «rabanitos» ¿quiénes eran? En la época de los conservadores, inventores del fraude patriótico, los rabanitos eran los partidarios radicales, pobrerío puro, que como no tenían medios para trasladarse a votar, calzaban boinas rojas (emblema conservador) para que los llevaran en los vehículos que levantaban a los votantes conservadores. «Rabanitos», rojos por fuera… blancos por dentro. El blanco era el color que los distinguió en la Revolución del Parque por sus boinas, que fueron elegidas pues eran las que más abundaban en los comercios, dado que por su color no eran adecuadas para el trabajo.
Así quedó como emblema de los radicales la boina blanca y por traslado, se los llamaba blancos. Rojos eran los conservadores, también por sus boinas.
Piensen, y vayan a votar, y que la conciencia los ilumine
COMENTARIOS

NOTICIAS MÁS LEÍDAS

OPINIÓN

COMENTARIOS
TE PUEDE INTERESAR