| Secciones
| Clasificados
SÁBADO 15.06.2024
DÓLAR HOY: $884 | $943
DÓLAR BLUE: $1250 | $1280

La verdad sobre el mensajero

El personal no médico del Centro Municipal de Salud envió el último viernes una nota dirigida al director médico de la institución, doctor Gabriel Guerra. En la misma realizan múltiples reclamos respecto a la guardia del hospital y detallan nombre por nombre, situación por situación los comportamientos de todos los médicos que se desempeñan en el área. 

Según las fuentes consultadas por LA VOZ DEL PUEBLO la supervisora jefa de Emergencia y consultorios externos, licenciada Rosana Acuña que firma la nota, fue quien la hizo circular entre el personal a su cargo con el objetivo puesto en que todos los involucrados se hicieran responsables con su nombre apellido, número de documento y firma de las palabras allí vertidas. 
Otro jerárquico, Fabián Almirón, jefe de servicio de ambulancias también rubrica la nota que ingresó el viernes al despacho del director del nosocomio.

Diecisiete firmas en total acompañan los dichos, expresiones emanadas de los protagonistas de las cuestiones que enuncian, algunas muy graves que por razones legales no se transcribieron, pero cada línea constituye una denuncia en sí misma. 

El deseo de que los pacientes tengan buena atención médica, que los jefes y las enfermeras o personal administrativo cumplan el rol que le corresponde y que todo se ordene respecto a la atención en la guardia del hospital, movilizó a todo el personal a describir las problemáticas, muchas de ellas al borde de la falta grave en las funciones profesionales.
Después de la reunión mantenida entre el director del hospital Gabriel Guerra y el personal que firmó el escrito en cuestión, se suscitó algo muy particular. La búsqueda de quién entregó la nota a LA VOZ DEL PUEBLO. Tanto es así que el propio director tuvo que llamar al periodista para que corroborara que él no había sido. 
La nota da cuenta de una situación por demás irregular en desmedro de la población de Tres Arroyos, la preocupación de la gran mayoría de los firmantes pasa por encontrar la solución y cortar con esas circunstancias que ponen en peligro la vida de los pacientes. 
En tiempos de fácil acceso a la tecnología cualquiera pudo entregar el escrito a la redacción, pero la verdad que eso no es lo que importa. 
Los jefes que avalaron y se ocuparon de hacer llegar el escrito a la dirección, Almirón y Acuña, velan por la seguridad laboral y profesional de sus subalternos y su genuina demanda de resolver pronto el conflicto. Se pusieron al frente del pedido y mostraron en profundidad lo que se venía planteando hace tiempo.
COMENTARIOS

NOTICIAS MÁS LEÍDAS

OPINIÓN

COMENTARIOS
TE PUEDE INTERESAR