| Secciones
| Clasificados
LUNES 15.07.2024
DÓLAR HOY: $903 | $961
DÓLAR BLUE: $1400 | $1425

Un cumpleaños especial

«Feliz cumpleaños Hansito», sólo eso pudo decir Andrés Mikkelsen, el padre de Hans, el niño que ayer cumplía 13 años.

La emoción lo embargaba a Andrés y no era para menos. Doce horas atrás su hijo insistía en acompañarlo para dar una mano en el apagado del incendio de gran magnitud que amenazaba a la zona. Pero con todo el dolor, su padre no dejó que su hijo, tan sano como compañero, lo secundara, ya que creía que la travesía podía ser larga y complicada. Y así fue.

Andrés, quien es productor agropecuario y presidente desde hace unos meses de la Sociedad de Fomento de Oriente, tardó casi 20 horas en regresar de lo que consideró «un infierno». Y recién a las 3 de la mañana pudo tomarse un momento y llamar a su hijo desde un monte, mientras vivía un momento muy especial trabajando codo a codo junto a una veintena de personas intentando que el fuego no se desborde y llegue hasta algún campo cercano y hasta el balneario Marisol, cuya dirección estaba tomando el siniestro.

«El día anterior la situación estaba controlada y cuando llegamos la situación era una locura», recordó Andrés. «El lugar era totalmente inaccesible, sino hubiera sido por el trabajo conjunto de los bomberos, el municipio que estuvo siempre atrás de y de un grupo de productores que nos pusimos el problema al hombro, el incendio no se apagaba solo y hubiera llegado a cualquier lado», analizó el presidente de la Sociedad de Fomento, quien indicó que en los medanales para arrastrar un camión de 3500 litros de agua se trabajaba con un tractor de 8 ruedas y de 270 caballos. «Son todas cortadera, fachinales, junquillos, son lugares que no se pueden transitar», describió.

«Anoche (por el sábado a la madrugada) andábamos 3 tractores, que rodeábamos el fuego. Primero, lo empezamos a ‘cortar’, porque el fuego tenía 8 kilómetros de ancho. Daba miedo», dijo todavía excitado por haber vivido algo tan fuerte. «Empezamos a hacer contrafuegos, para encuadrarlo»,  sostuvo.

«Tuvimos un Dios aparte, porque siempre el viento fue norte, noroeste, norte. Y cuando lo terminamos de apagar, recién ahí se puso del oeste. El miedo nuestro fue si se nos ponía el viento del oeste fuerte a las dos de la mañana, viento en contra cuando no podríamos ver nada y agarraba para el lado de Marisol y no lo podríamos apagar tan fácil».

 

Amplio apoyo

«Uno se queda contento porque ayuda a los demás», dijo Andrés, quien destacó la «garra» y el empuje de varios productores agropecuarios de la zona de Oriente, algunos de ellos con más de 70 años que estuvieron toda la noche, lo mismo que del delegado de Oriente que también pasó todo el tiempo trabajando junto a ellos, del personal de la Sociedad de Fomento de Oriente, de los funcionarios municipales que estuvieron siempre detrás de la situación.

 

Unión y cuidado

Para concluir, Andrés, quien finalmente pudo festejar en Oriente el cumpleaños de Hans junto a su esposa e hija, demás familiares y los amigos de su hijo, resaltó que «hay que cuidar», que tenemos que «prevenir», resaltó que «el trabajo en equipo entre los bomberos de todas las zonas, la comuna, los productores, los empleados de campo y los maquinistas de la comisión de fomento se hizo bien, más allá de los momentos de tensión que se vivieron». Y destacó: «Cuando pasa una cosa así tenemos que estar todos juntos». Nuevamente se mostró orgulloso por la intención de su hijo de acompañarlo a colaborar a frenar el incendio e insistió que la situación «está muy difícil, todo está muy seco y cualquier chispa puede revivir el incendio o puede generar otro nuevo, por eso tenemos que estar atentos para que esto no vuelva a pasar», concluyó.

COMENTARIOS

NOTICIAS MÁS LEÍDAS

No se encontraron noticias.

OPINIÓN

COMENTARIOS
TE PUEDE INTERESAR