| Secciones
| Clasificados
LUNES 15.07.2024
DÓLAR HOY: $904 | $958
DÓLAR BLUE: $1390 | $1415

Hay conformidad y optimismo en el sector hotelero de Claromecó

Una combinación de optimismo y conformidad es la idea que por estos días reina en los titulares de los tradicionales destinos de hospedaje que brinda Claromecó. LA VOZ DEL PUEBLO realizó un sondeo por los distintos prestadores del sector hotelero para obtener cómo es la realidad de cada uno en el marco de una temporada que, al menos en la localidad, refleja más movimiento turístico que en la anterior.

Hay quienes están satisfechos por los resultados dados hasta el momento y otros que esperan que lo mejor esté por llegar. Sin embargo, los consultados inflaron el pecho y se mostraron confiados para lo que resta de un período estival que está por ingresar en la cresta de la ola con el inicio de la segunda quincena, considerada históricamente como «la más fuerte».

Hubo diferencias, claro, en torno al análisis efectuado por los hoteleros, el cual giró en torno al saldo obtenido en el actual período estival. No obstante, la coincidencia fue total cuando los cuatro empresarios visitados señalaron que perciben «un turismo gasolero» por parte de los veraneantes. También se mostraron en sintonía cuando indicaron que las reservas, en comparación con años anteriores, se efectúan con menos anticipación y casi sobre la marcha.

 

Lunamar

«Los fines de semana pudimos completar los cupos que tenemos», señaló Carlos Milani, de Posada Lunamar, quien inmediatamente después admitió que «en la semana me quedan huecos».

El prestador afirmó que «la primera semana de enero fue buena y el fin de año resultó ser espectacular. Tanto viernes, sábado y domingo, y a veces el lunes, pudimos completar muy bien».

Milani no dudó en asegurar que «el turista regatea el precio mucho más que antes. Viene con poca plata. Se ve menos poder adquisitivo que otros años. Se maneja con tarjeta y con transferencia electrónica».

Sostuvo que en su caso registró «un 30 por ciento menos de ocupación» en comparación con los primeros días de enero 2016. E indicó que el número de consultas también sufrió una merma. «Mucha gente trata de pelear los precios cuando hace la reserva. A su vez, está el que camina, pregunta y compara», señaló Milani.

El turismo «golondrina» de tres o cuatro días se encuentra instalado desde hace varias temporadas, un escenario que, según el prestador, se reafirmó este año. «Por ahora nos tenemos que olvidar del viejo turismo de dado por quincenas enteras. Estamos compitiendo con Brasil o Chile. Es complicado hacerlo con esos países porque, por más que tratamos de dar servicios, estamos trabajando con costos que esos destinos no tienen», graficó el prestador, quien se mostró con buenas perspectivas para lo que resta de enero y febrero.

En comparación con la última temporada, Milani consideró que «prácticamente no hemos modificado la tarifa. Estamos tratando de absorber los costos y salir como se pueda».

 

En Su Yay: «Una constante»

En Hostal Su Yay, uno de los tradicionales destinos de hospedaje disponible en Claromecó, el escenario es más que positivo. Y el titular del emprendimiento familiar, Néstor Medel, se encargó de describirlo. «Tenemos una clientela fija. De 20 habitaciones que tiene el hotel, 16 de ellas están ocupadas por turistas que son reincidentes en nuestro lugar», indicó.

Entre sus apreciaciones, mencionó que «jugamos con la idea de tenerlo prácticamente lleno y a full con clientela cautiva y fija de estas épocas». En tanto, agregó que «en los últimos días recibimos muchas consultas, pero se puntualizan para los fines de semana. Se ve una marcada diferencia entre las que se hacen para los sábados y domingos y para los días de semana».

«Durante los días de semana estamos con una ocupación del 90 por ciento», sostuvo Medel, quien agregó que la capacidad del hotel se completa durante los fines de semana.

Medel, asimismo, se mostró expectante para que ese número se mantenga en la segunda quincena del primer mes del año. «Sabemos que enero no falla. La preocupación pasa por cómo será febrero», indicó.

Posteriormente, el prestador afirmó que «la gente se toma su tiempo para reservar. No es como hace tiempo atrás, cuando ya desde un par de meses antes el turista solicitaba su lugar. Ahora decide y sale, o bien consulta unos días antes».

«Por ejemplo, recién ahora estamos recibiendo consultas para febrero», indicó Medel, quien agregó: «Ha cambiado la modalidad con respecto a otros años».

En su análisis, admitió que percibió una merma en el nivel de consumo turístico. «Al menos en nuestro local, vemos que contrata el hotel, que incluye el desayuno. Después, notamos que el consumo interno es bajo», señaló.

«Hasta ahora estoy conforme. No es una temporada excelente, pero no es una mala. Soy realista y creo que se está desarrollando como pensábamos», expresó.

 

En Aiten Co: «Estamos bien»

«Pensamos que iba a ser complicado, pero dentro de todo estamos bien», indicó a este diario Jorge Di Plácido, titular de Hotel Aiten Co.

El comerciante se diferenció de sus colegas cuando afirmó: «No es que un fin de semana está lleno y los días siguientes el panorama es otro. La gente, si está bueno el clima, viene. El turismo se maneja por Internet. Reserva si ve que hay buen pronóstico del tiempo».

Aclaró, en consecuencia, que la llegada de los veraneantes «es muy espontánea» y que por estos tiempos no se efectúan reservas. «Alguno que otro pretende guardar su lugar con más anticipación», expresó.

Di Plácido aseguró que, a su entender, el panorama dado hasta el momento no sufrirá grandes variaciones en la segunda quincena de enero, mientras que se mostró cauto con vistas a febrero. «Hay que esperar. No están las cosas como para adelantarse mucho», consideró el prestador, quien afirmó que «desde hace un tiempo se está dando otra forma de veranear».

El prestador expresó que no incrementó la tarifa con respecto al verano pasado. «Estamos cobrando lo mismo que el año anterior. Además, para esta temporada abrimos nuevamente el restaurante y con precios muy accesibles para que todos puedan venir», sostuvo.

 

Hotel Claromecó: «Buena cara al mal tiempo»

Elena Mocellaro de Venezia, por su parte, no dudó en describir su temporada. «Flojo, muy flojo. Le pongo buena cara al mal tiempo, pero esto me recuerda mucho a lo que se dio en 2001. Pero, con buen ánimo y un poco de fe, seguimos adelante», sostuvo la empresaria, al tiempo que mencionó: «A esto lo preveíamos».

Cierta resignación apareció en su forma de expresarse cuando indicó el porcentaje de ocupación registrado en su hotel en los primeros días de enero. «Fue de un 30 por ciento. En los fines de semana aumentó un poco», sostuvo la prestadora, quien aseguró que «ya no hay reservas. Vienen todos de golpe y de un día para el otro. Eso se está dando desde hace varios años, pero se profundizó en esta temporada».

Al igual que sus pares, Mocellaro dijo que «el turista pelea el precio». Y agregó: «Siempre se negocia y al final se terminan quedando. Esperamos que la segunda quincena mejore», subrayó.

El desarrollo de eventos que provoca un incremento en la afluencia de público genera que las expectativas de la prestadora sean alentadoras. «Está el Seven de Rugby, por ejemplo, y eso me trae gente», consideró.  

 

COMENTARIOS

NOTICIAS MÁS LEÍDAS

No se encontraron noticias.

OPINIÓN

COMENTARIOS
TE PUEDE INTERESAR