| Secciones
| Clasificados
VIERNES 19.07.2024
DÓLAR HOY: $905 | $964
DÓLAR BLUE: $1420 | $1435

Siempre se vuelve al primer amor

Dice que está de vacaciones pero internamente siente una «presión extra» por presentarse ante su público y en su amada tierra. Eso hace que su autoexigencia sea al máximo, tal como se exige cuando se sube a los escenarios más relevantes de Europa o de Nueva York, una experiencia que vivió en 2016 y que repetirá este año, cuando el crudo invierno de Argentina se oponga al cálido clima de otras latitudes. 

Hace poco tiempo se bajó de un avión procedente del Viejo Continente. Lo hizo con la mente puesta en Claromecó. Días después, se subió a un auto y viajó los kilómetros que unen la Ciudad de Buenos Aires con la localidad para descansar de un positivo e intenso año de presentaciones, en el cual, según dijo, creció como persona y también como profesional, en ese orden.

«Estoy de vacaciones pero hasta ahí no más. No logro relajarme hasta que no veo que todo está bien y que la gente disfruta cuando llega al lugar. Mis vacaciones empiezan cuando termina la función». Las palabras, llenas de expectativas, pertenecen a la cantante de tango Elke Aymonino, quien esta noche, a partir de las 21, se presentará en Quelaromecó Espacio de Arte, en lo que será, en principio, el único show que brindará en el marco de su estadía en Claromecó.

A lo largo de 2016, la artista se presentó en lugares de jerarquía internacional, pero eso no fue suficiente para olvidarse de Claromecó ni mucho menos, sino que todo lo contrario.

 

– ¿Qué significa presentarte en Claromecó?

– Primero, es reencontrarme con un montón de gente muy querida. Y segundo, es devolverle al lugar un poco de todo lo que me ha dado. Claromecó me ha dado muchísimo. Me dio mucho amor por la vida. Los que hemos venido a este lugar y los que vamos a seguir viniendo disfrutamos de un tesoro natural que es hermoso. Yo vengo desde antes que naciera y es un lazo muy fuerte el que se hizo. Me parece que eso tiene que ver por lo que es Claromecó en sí. Es una localidad que tiene algo muy fuerte ligado con los afectos, con lo sensible y con lo sentimental. Además de devolverle algo de todo lo que me ha regalado, también es disfrutar de un ambiente muy familiar.

 

– Teniendo en cuenta que te presentaste en varios lugares del mundo, ¿En qué lugar ubicás a Claromecó?

– En el primero, lejos -responde rápidamente-. Llegué hace poquito de Europa y sólo tenía el objetivo de estar en Claromecó, que de hecho me costó mucho porque en la ruta estuvimos parados una hora y media. Se me hizo larguísimo el viaje.

 

Hoy, «Tangos de película»

«Tangos de película» es el espectáculo que Elke Aymonino presentará esta noche en Quelaromecó Espacio de Arte. Es un trabajo que en su momento fue adaptado para que también sea puesto en escena en Nueva York. «Se trata de un espectáculo dirigido por Cristina Martí, quien para mí es la mejor maestra de clown que hay en Argentina y en alrededores», señaló la cantante, quien en la obra que exhibirá hoy también mostrará sus dotes de actriz.

Entre sus apreciaciones, la artista sostuvo que «la idea del espectáculo nace a partir de que muchos de los tangos que yo cantaba pertenecían a películas argentinas, las cuales a mí me encantan, no por su contenido ni por su gran valor artístico, sino por lo que significan para nosotros como argentinos».

«Tuve la suerte de viajar por muchos lados y pude comprobar el tesoro que los argentinos tenemos con el tango y su estilo. Soy una amante del cine y me propuse armar un espectáculo que tenga que ver con el cine y, a su vez con el tango», señaló Elke.

En tanto, dio más indicios acerca de la presentación de esta noche y detalló cuál será su rol. «Me meto en la piel de una mujer que está esperando una llamada del amor, la cual nunca llega. Esto va ser un unipersonal, pero con las maravillas de Noelia Sinkunas, quien con el piano le va a dar un toque especial a la obra», resumió.

A lo largo de su trayectoria, Aymonino se dedicó a interpretar diversos estilos musicales, pero en su ADN hay tango puro. A partir de ahí, comenzó a construir una carrera y el universo de la música la adoptó como propia. Durante 2016, Nueva York la recibió en dos oportunidades. «En el primer viaje tuve la suerte de cantar en la milonga donde Al Pacino aprendió a bailar tango para actuar en Perfume de Mujer. Es un edificio emblemático de Nueva York. Es un piso en el que la mitad se hacen ritmos cubanos y la otra mitad es todo tango», resaltó.

 

Un año intenso

El año que acaba de finalizar será muy recordado por Aymonino, pero de todos modos piensa en lo que se aproxima. «Fue muy intenso en todo sentido. Pude crecer mucho en lo personal y eso fue muy fuerte. He probado muchas herramientas que las vengo cosechando desde hace mucho tiempo», sostuvo.

Para la cantante, las casualidades no existen y el hecho que su figura haya sido reconocida en el plano nacional e internacional tiene un motivo sustancial. «Creo que hay que estar preparado y en el momento justo para aprovechar las oportunidades que llegan», expresó.

Elke, además, es profesora de teatro, actriz y maestra de educación primaria. No obstante esa formación, continúa firme con su preparación y perfeccionamiento. «Estoy tomando clases de canto con Mavi Díaz, una de las Viudas e Hijas de Roque Enroll. Ella para mí es una grosa porque es muy simple y humilde. Es una grande. Canta maravilloso y hace muchos años que viene transitando escenarios», destacó.

«Tiene simpleza y amabilidad de transmitir todo lo que ella sabe y vivió. Creo que eso es lo que la hace grande. He conocido gente que realmente es grande. También están las personas que son puro bla bla y te das cuenta que son así porque se desvanecen enseguida. Lo más difícil es mantenerse», manifestó.

Entre sus apreciaciones, manifestó que «nunca pensé en hacerme famosa ni millonaria, por eso sigo cantando. Mi objetivo es poder hacerlo con placer y que la gente se vaya con algo».

– ¿Cuál es la clave para mantenerse en el ambiente del tango?

– El placer, principalmente. No lo tomo como un trabajo pero a su vez sí lo considero como tal. Me pasa que es un trabajo muy personal. No tengo que marcar una tarjeta pero me genero un compromiso interno hacia mi misma. Yo soy mi jefa y mi laburadora. No puedo distraerme. Por ejemplo, estoy en la playa, me baño en el mar y pienso que no tengo que tomar demasiado sol para estar bien con vistas a la función del viernes -por hoy-. Estoy concentrada y no me puedo distraer. Disfruto de todo pero tengo que estar diez puntos.

La clave en esto para ser consecuente pasa por el placer. He tenido momentos en los que había perdido ese placer y por eso me retiré. Esto es algo que no puede hacerse mecánicamente. O vas con el corazón en la mano o directamente no lo hagas.

Y al placer lo recuperé cuando me encontré con gente con la que puedo compartir lo que tanto me gusta hacer. Para mí, poder cantar y estar con el público es una necesidad muy grande. No puedo dejar de hacerlo.

Su premisa la podrá llevar adelante hoy cuando desde las 21 muestre todo su potencial en su querida tierra, precisamente en Quelaromecó Espacio de Arte.

 

 

COMENTARIOS

NOTICIAS MÁS LEÍDAS

OPINIÓN

COMENTARIOS
TE PUEDE INTERESAR