| Secciones
| Clasificados
LUNES 15.07.2024
DÓLAR HOY: $904 | $958
DÓLAR BLUE: $1390 | $1415

Estudios de ADN confirman que Farías tuvo relaciones sexuales

La causa que investiga la muerte de Lucía Pérez sumó en horas recientes un nuevo elemento para intentar reconstruir lo sucedido con la adolescente al conocerse el resultado de los comparativos de ADN hallado en la escena del crimen con los de los imputados, Matías Farías y Juan Pablo Offidani.

Según trascendió de fuentes judiciales, los peritos del Instituto Médico Pericial de la ciudad Junin hallaron material genético de Farías en tres de los preservativos analizados, los cuales habían sido recogidos del interior de su casa de Racedo al 4800.

En tanto de Offidani solo se halló correspondencia en una colilla de cigarrillo, lo que desvirtúa casi de manera definitiva su participación en la actividad sexual violenta que habría causado la muerte de la adolescente.

Asimismo, respecto a los hisopados anal y vaginal en el cuerpo de Lucía Pérez no hubo ningún resultado positivo en relación a Farías y Offidani.

Aunque el otro imputado, Alejandro Maciel, estuvo dentro de la casa no se encontró su ADN. De todos modos su acusación es por encubrimiento agravado ya que se entiende que “preparó” el cuerpo de la menor para disimular la actividad sexual.

Los hallazgos de ADN ponen en controversia una vez más la versión inicial de la fiscal Sánchez, quien había imputado a Farías y a Offidani del ataque sexual y el asesinato de la adolescente.

Vale recordar que según esa primera hipótesis –sostenida por la Justicia de Garantías pero corregida por la Cámara de Apelaciones- Lucía Pérez fue captada por enamoramiento cuando ambos se conocieron al venderle Farías estupefacientes. Ese día, el viernes 7 de octubre del año pasado, Lucía Pérez compró marihuana a Farías dentro de la camioneta de Offidani. Este punto ya fue confirmado y no está en discusión.

Luego la fiscal Sánchez entendió que, al día siguiente, Lucía Pérez fue obligada a consumir drogas por ambos dentro de la casa de Farías y posteriormente abusada sexualmente y empalada.

Farías admitió haber tenido relaciones sexuales con la menor, pero Offidani lo negó terminantemente. Los peritajes de ADN conocidos hoy se corresponden con los descargos de los imputados y no con la versión inicial de la fiscal.

La acusación múltiple y por igual no fue acertada, algo advertido por el juez Gabriel Bombini quien resaltó en varias ocasiones la provisoriedad de la prueba mientras que la Cámara de Apelaciones fue más allá y le asignó a Offidani otra intervención en la secuencia mortal.

Está claro que todos los indicios y pruebas colectados en el expediente son incontrastables respecto al accionar de Farías y Offidani en la venta de drogas. También en la inescrupulosidad de ambos, en ese sentido.

En cuanto a la muerte de Lucía esta pericia de ADN no puede disminuir los grandes interrogantes, ya que se encontró lo que se esperaba encontrar: genética de Farías en toda la casa, incluidos los preservativos, y mínima presencia de perfil genético de Offidani.

Por lo pronto no se pudo avanzar en la causa de la muerte de la menor, en determinar el momento exacto de su fallecimiento -quedan pericias histopatológicas pendientes-, y persisten algunas dudas en la etapa del acondicionamiento del cuerpo.

Lo que sí se puede dar por confirmado es que en la puerta de una escuela Offidani y Farías llevaron su negocio de venta de drogas: que Lucía Pérez, una adolescente de 16 años, realizó una transacción y que al día siguiente fue pasada a buscar por su casa por ambos para ir a lo de Farías.

Luego –y los ADN no muestran algo que se desconociera- Lucía y Farías consumieron drogas y mantuvieron relaciones sexuales que acabaron con una lesión seria en el cuerpo de la menor. Esa lesión podría haber sido el causal de muerte. En la causa se habla de posibles relaciones consentidas en un comienzo pero se aclara que la lesión sufrida es compatible con  abuso sexual.

Finalmente, el tramo tres de la secuencia es el acondicionamiento del cuerpo de la menor, etapa en la que entra Maciel. Desde el punto de vista probatorio la defensora de los tres, María Laura Solari, lo cuestiona y lo limita a una observación subjetiva de la perito forense que dijo no haber advertido “olor a relaciones sexuales”.

Según pudo saberse, la Cámara de Apelaciones cuestionó que no hayan citado a declarar a una amiga de Lucía -pasó la noche anterior con ella y ambas consumieron drogas- y se espera que se sumen algunos testigos más.

Mientras tanto, restan agregarse a la causa los peritajes histopatológicos que podrían servir para echar luz sobre la causa de la muerte de Lucía. Por ahora la hipótesis más firme es que la joven haya fallecido por un reflejo vagal a raíz del dolor sufrido durante la relación sexual.

COMENTARIOS

NOTICIAS MÁS LEÍDAS

No se encontraron noticias.

OPINIÓN

COMENTARIOS
TE PUEDE INTERESAR