| Secciones
| Clasificados
LUNES 22.07.2024
DÓLAR HOY: $908 | $968
DÓLAR BLUE: $1415 | $1440

La mañana fue inmejorable

«Nada es para siempre», dice la letra de la reconocida Fabiana Cantilo. Y el estribillo de esa canción se puede asemejar a lo registrado últimamente con respecto al clima que ha entregado Claromecó. Es que durante esta semana se dio que las condiciones cambiaron en forma notoria de la mañana a la tarde, un fenómeno que ayer tuvo un nuevo capítulo.

La jornada tuvo un inicio inmejorable. El panorama de playa fue el deseado por todos. Por tal motivo, hubo turistas que cortaron horas de sueño y desde temprano se volcaron hasta la orilla del mar. Pasadas las 9.30 la temperatura marcó 27 grados y las banderas colocadas por los guardavidas ni siquiera flameaban.

Ante ese contexto, a los turistas, sobre todo adultos, no les costó nada cargar las reposeras y el equipo de mate para disfrutar de una mañana óptima de playa. En su mayoría, el público más joven concurrió a la playa sobre el mediodía, justo cuando lo mejor del clima comenzaba de a poco a decir adiós.

Hasta ese entonces, el mar, que se mostró dudoso y luego peligroso, fue el elegido para un refrescante chapuzón, una opción seguida por grandes y chicos. Pero pasadas las 12, una leve brisa del sudeste comenzó a sentirse. Esa brisa, con el correr de la tarde, se convirtió en un intenso y molesto viento. La playa, en consecuencia, no fue la misma, tanto en clima como en cantidad de público.

Al considerar ese cambio climático, el cálido reparo que ofreció el sector del arroyo fue muy bien aprovechado por los veraneantes que le huyeron al fresco viento marítimo. Sobre el caer de la tarde, las calles del centro, heladerías, bares y confiterías fueron los caminos elegidos para darle punto final a la segunda mitad de una jornada que se presentó inmejorable en la mañana.

 

Más vandalismo

Nuevos casos de vandalismo nocturno se produjeron en Claromecó. En la última madrugada, desconocidos dañaron el vidrio del acceso a una vivienda ubicada en calle 7 entre 26 y 28, un episodio que generó la lógica indignación en el propietario del inmueble.

También se supo que una persiana del Hotel Claromecó, que se encuentra a metros de la casa antes mencionada, sufrió roturas por parte de autores ignorados. A principios de enero, cabe señalar, a este mismo lugar de alojamiento le habían roto algunos de los cristales de sus ventanas.

Estos dos hechos se suman a otros que se han registrado últimamente. Uno de ellos fue en la bajada accesible de Claromin, la cual había sufrido por parte de desconocidos la rotura de una baranda.

 

COMENTARIOS

NOTICIAS MÁS LEÍDAS

OPINIÓN

COMENTARIOS
TE PUEDE INTERESAR