| Secciones
| Clasificados
LUNES 15.07.2024
DÓLAR HOY: $904 | $958
DÓLAR BLUE: $1390 | $1415

Una bomba que desnudó una dramática trama de violencia familiar

La dramática historia que Lucrecia Virginia Conde contó en primera persona, conmovió. Fue el  segundo caso en la semana; el primero, Rosa Cabrera que terminó en terapia intensiva después de ser golpeada por su yerno. Las declaraciones de la joven mujer -que pasó la noche junto a una bomba que dejó su ex marido en la casa que habitaban juntos- dan cuenta de la extrema violencia de ese vínculo. «Me pegaba a mi y a mi hija», relataba Lucrecia.

Esta historia de violencia -según el testimonio que la mujer le hizo a LA VOZ DEL PUEBLO- comenzó hace un año, hasta que un día Lucrecia decidió denunciarlo. A partir de ese momento diferentes mecanismos se activaron con el objetivo de proteger a la mujer y a su hija.

Una vez realizada la denuncia en la Comisaría de la Mujer, piden desde ese estamento intervención al refugio de la mujer y a su equipo técnico. Este diario consultó a la coordinadora de la Casa de la Mujer «Guillermina Cirone», Samanta Pluis quien se refirió al caso como muy complejo. Manifestó que «recibimos desde la Comisaria de la Mujer un pedido de intervención por una denuncia a fines de setiembre. Fuimos con la abogada de la Comisaría y comenzamos a hacer un seguimiento a la mujer, también le ofrecimos estadía en la casa».

Pluis describe algunas cuestiones propias de la causa y las acciones que cumplieron junto al personal y equipo profesional del refugio para contener a Lucrecia. El seguimiento continuó y en octubre la coordinadora intenta una nueva comunicación. «Vuelvo a llamar pero no nos atiende el teléfono, nos dieron un nuevo número y nos comunicamos. Todo está asentado en las actas de actuación».

Ante una nueva denuncia -al generarse una pelea con el marido en la casa- se pide nuevamente la intervención del personal de la Casa de la Mujer. «En es momento le ofrecemos alojamiento en la Casa de la Mujer, esto fue el 12 o 13 de enero porque la situación se veía complicada, no acepta y dice que no se va a retirar de esa casa de Sargento Cabral y que el que se tiene que ir es él (por el marido)», explicó Pluis.

Desde esta institución abordaron el problema al que Pluis lo describió como con «componentes muy complicados. El señor es una persona muy violenta y reacciona muy violentamente. La diferencia entre ambos es que el marido no tiene límites, por eso le ofrecimos alojamiento cuando se da a mediados de enero una disputa en la que Lucrecia lo denuncia por malos tratos que le propicia a la nena. Ahí se enojó mucho el señor».

La coordinadora del refugio relata que una vez que se toma conocimiento de la situación que involucra a la nena, «propusimos a ‘Derechos del niño‘ que si evaluaban que la pequeña estaba afectada por estas situación complicada solicitábamos un diagnóstico familiar para atender al grupo. Es una terrible conflictiva familiar. El señor no está bien, nosotros acompañamos a Lucrecia y vamos a seguir haciéndolo para protegerla», concluyó.

 

La protección de la nena

El Servicio Local y Protección de los Derechos del Niño ,coordinado por Marcelo León, fue otro de los institutos que puso en funcionamiento la maquinaria para proteger a la menor que -según el relato de su mamá y la evaluación del equipo técnico- estaba siendo víctima de la violencia que ejercía el marido de su mamá hacia las dos. Desde este ámbito se evaluó la situación y ni bien se tomo conocimiento de ella se dispuso que la nena no esté en la casa de Lucrecia y de su ex marido. Los pasos que se siguieron son los de rigor, «se busca un familiar, si no hay alguien cercano se busca una familia de acogimiento y si no hay una disponible se va al Pequeño Hogar. En este caso los abuelos se hicieron cargo», explica Marcelo León.

En todos los casos se toma en contacto con una denuncia y en todos los casos donde hay chicos involucrados, «los evaluamos -describe León- vemos el riesgo y tomamos una decisión. En el caso en cuestión lo que hicimos fue separar a la nena del hogar y la madre lo aceptó, aunque el marido no lo hizo, pero se les advirtió que hasta que no cesara la violencia entre el matrimonio, la niña no podría volver a ese hogar».

Ante la pregunta acerca de qué intervención tuvo el Servicio Local con el hombre acusado de agresión hacia la ex esposa y su hija, León refiere que «en este caso fue muy difícil abordar al denunciado, a quien le costó creer que su esposa lo hubiera denunciado, pero fue muy complejo comunicarse con él».

La situación se generó hace unos dos meses y fue el servicio local que solicitó la exclusión del hogar del marido. «Eso tardó unos días y en ese período la señora tuvo que hacer otra denuncia, como está la feria judicial, no salió el día de la denuncia la exclusión, pero se logró que se ponga un móvil en la casa. El señor no la cumplió y estuvo detenido».

En cuanto a la responsabilidad del equipo y del Servicio Local por los Derechos del Niños, el coordinador expresa: «Es que la nena esté protegida y como la mamá no podía garantizar eso la sacamos de la casa. Hay patologías graves, no es un caso común. A la señora se le ofreció que estuviera en la Casa de la Mujer con su hija, pero no quiso, aludió que ya se había ido una vez de su hogar y el marido se había llevado las cosas, los muebles, le había roto todo. Por eso no la convencimos».

«Se le ofreció también atención psicológica dentro de la casa o sino que fuera la psicóloga que depende de la Secretaría de Desarrollo Social, pero no accedió a ninguna de estas opciones. Esta es una causa penal y hay un fiscal que está actuando, tendrá que hacerlo para prevenir o para detener al ex marido si se comprueban los hechos», finalizó León.

 

Un trabajo de todos

La concejala del Frente para la Victoria Graciela Callegari, integrante de la mesa intersectorial de mujeres, ante el requerimiento de LA VOZ DEL PUEBLO sobre su opinión en el caso de violencia familiar y la denuncia efectuada por Lucrecia Conde contra su ex marido, dijo que «hoy cualquier política de Estado no tiene que desconocer que hay un clima de agresiones en las relaciones interpersonales de tipo verbal, simbólica e incluso física. Esto lo vemos en las noticias en forma permanente, en los hechos de conocimiento público. Esta semana tenemos dos hechos en personas con alto riesgo de vida que terminaron hasta internadas».

A modo de reflexión, la concejala expresó que «esto debe llamar la atención a los que tenemos responsabilidades públicas y sobre todo los que tienen a cargo las políticas públicas respecto a esta cuestión -ya sea Ejecutivo, Justicia o Policía- a estar atento ante las señales de estas situaciones y actuar rápidamente en relación a la situación vulnerable que está mostrando esta señal».

En su análisis incluyó a toda la comunidad, «al conjunto de la población nos cabe la responsabilidad de estar muy atentos de aquellas señales que implican que hay otro que está necesitando del acompañamiento de terceros o el pedido de intervención a quien corresponda en el caso de las agresiones que se ven, de la que uno es testigo. También hay que pensar, qué se genera en una sociedad que no encuentra otras respuestas y no encuentra cómo poner la palabra y pone el gesto y exterioriza la bronca de manera agresiva, desde el grito, el insulto, el desprecio, la discriminación».

Yendo un poco más allá en sus conceptos, declaró convencida que «todos tenemos que trabajar, desde todos los ámbitos, cada uno en la responsabilidad que le compete. Son situaciones en las que hay que trabajar articuladamente, sin banderías intersectoriales, en protección de los más débiles. No puede una ‘sociedad civilizada‘ no atender al que está en riesgo».

 

Incautaron armas en la casa del ex marido de Conde en Cascallares

La policía realizó ayer por la mañana un allanamiento en el domicilio del ex marido de Lucrecia Conde, en Cascallares. Según informaron fuente del caso, el procedimiento tuvo lugar en una vivienda de la calle Holanda, entre Eduardo Perfumo y 2 de Abril, donde los efectivos que participaron del mismo incautaron dos armas largas, de las cuales una tiene portación y otra es una reliquia, y un arma de puño, aunque no se tomó ninguna medida para con el sospechoso, quien aún no está imputado de ningún delito, razón por la cual este diario se abstiene de publicar su identidad.

No obstante, pudo saberse, apenas concluída la feria judicial, se elevarán las actuaciones a la fiscal Verónica Vidal, como así también, el resultado del informe que realizó la Brigada de Explosivos de Necochea, tras las actuaciones recibidas desde Bahía Blanca, cuyos efectivos fueron los encargados de detonar la munición hallada en el lavadero de Lucrecia Conde en la noche del lunes.

Por su parte, la doctora Daiana Larsen, abogada de Conde, informó que ayer volvió a solicitar custodia para su defendida y que esa responsabilidad había recaído en los efectivos de la Comisaría Primera, «yo pedí en la Fiscalía el rondín y también avisé a la Comisaría de la Mujer, donde me dijeron que de eso se encargaba la Comisaría Primera», comentó la abogada a este diario.

 

La violencia, son aquellos actos, acciones u omisiones que produce daño o sufrimiento, no solo físicos, también sexuales, psicológicos, verbales o económicos.

Sin dudas a todos nos conmociona ver a una persona que ha sido víctima de violencia física, ver a alguien que ha sido golpeado y lastimado provoca en nosotros rechazo y condena hacia el agresor. Solemos hacer hincapié en este tipo de acciones y podemos pasar por alto otras agresiones que no logramos identificar a simple vista.

Pero tengamos en cuenta que los otros tipos de violencia también dejan huellas, lastiman, hieren, nos produce esa horrible sensación de indefensión que nos puede llevar a volver vulnerables.

Una situación violenta ocurre cuando una persona impone su poder sobre otra, en forma agresiva, vulnerando sus derechos. Para poder identificarlas y de esta manera poder actuar ante su presencia, veamos como se manifiestan:

– Violencia Psicológica o emocional: son todos aquellos actos y expresiones que ofenden, humillan, asustan, amenazan o atentan contra la autoestima de la persona. Por ejemplo, cuando se le dice a alguien inútil, bruto, se le amenaza de muerte, se le impide salir a la calle, visitar a la familia y tener amigos y amigas.

El abuso emocional siempre acompaña al ataque físico y en muchas ocasiones lo precede, afectando de manera significativa la autoestima de la víctima.

– Violencia Sexual: cuando una persona es obligada a realizar actos sexuales que no desea. Por ejemplo: tener relaciones sexuales que no quiere, así sea con la pareja, a ejercer la prostitución o la pornografía. Estos actos son delitos y están sancionados por la ley.

– Violencia Económica: cuando a la persona se le quita el dinero que gana, se le impide gastarlo en beneficio suyo o de su familia, o se le niega el dinero para controlar su independencia. Todas estas formas de violencia son consideradas delito y son sancionadas por la ley.

– Violencia de Género: son los actos violentos contra una persona en razón de su sexo o preferencia sexual. En muchos casos, son actos que se ejercen contra las mujeres y están relacionados con el control que algunos hombres creen tener sobre ellas, generalmente, aprovechándose de condiciones de indefensión, desigualdad y poder. También puede ocurrir contra hombres que se salen del rol masculino culturalmente aceptado, por ejemplo en casos de violencia homofóbica o por conductas consideradas «femeninas», como llorar o expresar sus sentimientos.

La normalización de muchas de estas acciones, nos llevan a creer que violento es solo aquel que produce daño físico, sin embargo como hemos visto anteriormente, la violencia se manifiesta de maneras diferentes y es sumamente importante tenerlas en cuenta para no quedar involucrados en un circulo de violencia del cual es difícil salir.

 

* Licenciada Claudia Eugenia Torres

 

 

COMENTARIOS

NOTICIAS MÁS LEÍDAS

No se encontraron noticias.

OPINIÓN

COMENTARIOS
TE PUEDE INTERESAR