| Secciones
| Clasificados
LUNES 15.07.2024
DÓLAR HOY: $904 | $958
DÓLAR BLUE: $1390 | $1415

Aumentó un 46 por ciento el consumo de fertilizantes

 La rotación de cultivos y la ampliación de áreas de implantación de cereales fueron impulso para que durante el año pasado se incremente el uso de insumos para mejorar la calidad de los cultivos. De acuerdo a un informe realizado por la Asociación Civil Fertilizar, en 2016 el consumo de fertilizantes en Argentina fue de 3.610.000 toneladas, reflejándose un incremento del 46% respecto de año 2015, que había sido de 2.474.000 toneladas. Los incrementos más sustanciales se dieron en el segundo y tercer cuatrimestre, explicados por el aumento de las gramíneas en la superficie de siembra.

Durante el segundo cuatrimestre del año pasado los cereales de invierno, tanto trigo como cebada, crecieron cerca de un 12% de su área sembrada a nivel nacional, y en busca de mejorar la calidad se realizó un ajuste de dosis que hizo que el consumo de fertilizantes de ese período fuera un 56% mayor que el del mismo período del año anterior.

Algo similar ocurrió en el tercer cuatrimestre donde el consumo aumentó un 44% respecto al mismo periodo del año anterior, gracias a que el maíz fue el motor principal.

Desde la entidad aseguran que a pesar de las condiciones climáticas desfavorables, la recomposición de dosis por hectárea hizo que los volúmenes de consumo de fertilizante aumentaran en forma contundente, generando mejores expectativas en los rendimientos y la calidad de los cereales.

 

El sector más inversor

Los empresarios agrícolas argentinos en el ciclo 2016/17 invertirán un estimado superior a 12.000 millones de dólares para producir soja, maíz, trigo, girasol, cebada y sorgo. Se trata del primer sector inversor en el mercado local.

Con una inversión promedio de 218 US$/ha -según datos de la Unidad de Investigación y Desarrollo de Aacrea- y una superficie proyectada en 19,3 millones de hectáreas por el equipo técnico de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires, el cultivo de soja encabeza el ranking con una inversión directa de unos 4200 millones de dólares.

El maíz -con una inversión directa de 368 US$/ha- representa un dinamizador fenomenal de la cadena de valor agrícola y de la economía de muchas comunidades agropecuarias. Gracias a la eliminación de las retenciones y restricciones comerciales instrumentadas por el gobierno macrista, el área de maíz en 2016/17 está proyectada en 4,90 millones de hectáreas versus 3,85 millones en el ciclo anterior. En ese marco, se prevé que el cultivo represente una inversión total en la presente campaña de alrededor de 1800 millones de dólares.

El trigo -otro cultivo recuperado por la gestión macrista luego de haber pasado una pésima etapa durante los gobiernos kirchneristas- representa un estimado de otros 1100 millones de dólares (el cual, en buena parte de los casos, comparte en el ciclo el área con la soja de segunda). El resto de los cultivos -girasol, cebada y sorgo- suman unos 700 millones de dólares.

Si se considera que al menos la mitad del área agrícola se produce en campo arrendado a un valor promedio estimado en 270 US$/ha, entonces a la cuenta sería necesario sumarle otros 4300 millones de dólares, los cuales se destinan a sustentar la economía de decenas de miles de familias que heredaron tierras productivas (o que fueron desplazados del negocio por otros empresarios más grandes o más eficientes).

La cadena de valor agrícola, además de propietarios de campos y productores, está integrada por compañías agrobiotecnológicas y elaboradoras de fitosanitarios y fertilizantes, semilleros, distribuidores de agroinsumos, contratistas rurales, aseguradoras, corredores de granos, acopiadores y transportistas, entre otros.

 

 

COMENTARIOS

NOTICIAS MÁS LEÍDAS

No se encontraron noticias.

OPINIÓN

COMENTARIOS
TE PUEDE INTERESAR