| Secciones
| Clasificados
Tres Arroyos, MIÉRCOLES 17.04.2024
// 15.1 °C
DÓLAR HOY: $855 | $913
DÓLAR BLUE: $1005 | $1035

«Hay un asesino suelto y a nadie le importa nada»

La familia de Agustín Bustos se siente abandonada. La última vez que la madre del adolescente asesinado a golpes en una banquina de la ruta 86 el pasado 9 de enero se entrevistó con la fiscal de la causa, la sensación que le dejó fue desoladora: la investigación ya no tiene sospechosos, tras el resultado negativo de los últimos allanamientos.

«Hace dos meses y 10 días que no paramos de llorar. Hay un asesino suelto y a nadie le importa nada», dijo a LA VOZ DEL PUEBLO Alejandra Bustos, la madre del chico asesinado, durante una entrevista brindada en este diario, ya que, tal como asegura Víctor Vega, su padre, «en Juárez se olvidaron de todo. Nadie habla nada y es como que no pasó nada. Son taperas lo que hay».

Con esa sensación, se pasaron los últimos días tratando de hablar con alguno de los 16 concejales juarenses, entre quienes sólo rescatan la atención que le dieron ediles Oscar Zabalza, y Juan Manuel Pérez (UCR), quienes los ayudaron a activar la difusión de la recompensa de 250.000 pesos para quienes aporten datos que colaboren con el esclarecimiento del hecho.

Tal como indicó Alejandra Bustos, en la pesquisa hubo demoras que hicieron desaparecer pruebas, «se les fue el caso de las manos. Perdieron tiempo en investigar, porque no hicieron nada, y no me dieron una respuesta. El peritaje que tenían que hacer esa noche, lo hicieron siete días más tarde», dijo antes que Vega agregue, «debe ser por falta de ganas de investigar».

«Lo dejaron tirado»

Al momento de recordar la trágica mañana, Vega y Bustos remarcaron el hecho de que el fallecimiento se produjo en el Hospital Saintout, a pesar del tratamiento que le dieron al chico cuando todavía estaba vivo, «a mí hijo lo encuentra un camionero a las 5.15 de la mañana y a las 5.30 llama a la ambulancia, que apareció 6.15 y se llevó al otro chico. A mi hijo lo dejan tirado hasta las 8 de la mañana, se les muere en el hospital. Mi hijo tenía vida cuando llamaron al hospital», recordó la mujer.

En la madrugada del 9 de enero, junto a Agustín Bustos había otro adolescente, Agustín Rodríguez, quien sobrevivió a la golpiza, pero desde ese día que no reacciona y es, tal vez, la única esperanza de saber qué ocurrió ese día, «igual, no se sabe si se va a poder comunicar. Está muy mal. No podemos esperar a ver qué dice. Para eso está la Justicia. Yo confié en la Justicia, en la doctora Margaretic, pero después, me llamó y me desilusionó», comentó Bustos antes de exigir: «tiene que venir gente de afuera a investigar lo que pasó con mi hijo».

Al momento de su fallecimiento, Agustín Bustos tenía 15 años, vivía con su madre y ayudaba al padre como peón de albañil, porque había repetido dos veces, pero quería volver a anotarse en el colegio a fin de año para intentarlo de nuevo.

«Lo quisieron hacer pasar por un accidente y por eso sacaron a la cúpula policial de Juárez», dijo su padre, al referirse a la versión que se cayó por los múltiples golpes detectados en la autopsia y que habría recibido el adolescente antes de morir.

Indiferencia

Apenas conocido el hecho, Benito Juárez reaccionó. Hubo una pueblada y muchos vecinos provocaron daños en distintos puntos de la ciudad. Sin embargo, por estos días, a pesar de sentir aún el acompañamiento de la gente, los familiares de Agustín se sienten solos, «nosotros pegamos 500 carteles de esto (por la recompensa), pero también vieron a un empleado municipal sacándolo. ¿Quién lo mandó…?, se preguntó Vega.

En ese sentido, el padre de la víctima manifestó su intención de viajar a La Plata para ponerse en contacto con alguien de la Gobernación que los ayude en la investigación, «nosotros queremos ver si podemos llegar a alguien en La Plata o Buenos Aires para ver si nos pueden recibir», dijo Vega, antes de adelantar que, a pesar de no gustarle, planea apelar a las marchas para mantener viva la memoria de su hijo, «nosotros no tenemos ganas de hacer una marcha, pero llegamos a la conclusión de que tenemos que hacerlo para que la gente no se olvide», señaló, antes que Alejandra Bustos comente, «la policía nos dijo que no hagamos marchas ni vayamos a los medios».

 

La única pista

Tal como indicaron los padres de la joven víctima, la única pista a la que tuvieron acceso es una imagen borrosa de un sujeto que descendió de un auto azul, obtenida a través de una cámara de seguridad privada, «en la rotonda de la ruta que va a Laprida, hay una cámara donde se ve que los chicos pasan en bicicleta. Después, en una estación de servicio, donde fueron a comprar cigarrillos y galletitas antes de ir a pescar y son captados por una cámara de la estación de servicio. Después, para un auto azul con un tipo raro. La policía no le puede ver la patente, sólo que le faltaba el foco de atrás. Cuando mi hijo sale, a los 10 minutos, el auto sale de atrás. Fue el único movimiento que se vio después de que pasó mi hijo», aseguró Vega.

Según el hombre, ésa es la única pista que tienen acerca de alguien que estuvo cerca de su hijo, nada más.

En medio de su desesperación, piden la intervención del intendente de Benito Juárez, Julio Marini, a quien le exigen que los traslade a La Plata para hacer su pedido ante el Ministerio de Seguridad, «queremos que el intendente dé la cara. No nos ha golpeado la puerta, nos da la espalda y, cuando nos sentamos a hablar con él, nos tutea. Queremos que nos consiga un auto y que nos lleve a La Plata, que deje de estar quieto», concluyó.

 

 

COMENTARIOS

NOTICIAS MÁS LEÍDAS

OPINIÓN

COMENTARIOS
TE PUEDE INTERESAR