| Secciones
| Clasificados
VIERNES 21.06.2024
DÓLAR HOY: $887 | $945
DÓLAR BLUE: $1230 | $1260

La liberación de los sabores

Catarsis es un lugar especial, invita a la compañía, a la charla amistosa, los aromas de la cafetera haciendo sus primeras experiencias matutinas, el pan fresco cortado en rodajas sobre el mostrador, alfajores caseros, pastafrola y otras delicatessen que anuncian el cambio.

Catarsis se renueva, cambia, se inquieta al igual que su dueña. Berenice Zandstra admite que «no me puedo quedar tranquila, me gusta crear, seguir creciendo, moverme, hacer cosas nuevas». Todo está dispuesto para recibir a la clientela de siempre y a los que se sumen a la nueva propuesta. Desde el viernes el lugar abre sus puertas a las 7 de la mañana hasta el cierre, que «puede ser a cualquier hora», cuenta sonriente Berenice. La actividad del comercio es constante y como dice la anfitriona «en la noche ya estábamos muy acomodados», entonces es posible plantear otra alternativa.

La frescura de la joven se traslada al lugar, con entusiasmo describe los cambios de Catarsis, las modificaciones y las ideas que se renovaron. Lo que comenzó como un lugar de vinos y picadas, dos años y medio después es un maravilloso lugar en el que la gente puede desayunar, almorzar, merendar y cenar.

Charla de café

Un delicioso café acompaña la charla. Berenice se siente feliz en el salón, incluso muchas veces prefiere estar allí y no en su casa. Los sueños se cumplen con esfuerzo y trabajo. La joven confiesa haber dormido sólo cuatro horas, pero a pesar de su preocupación, no se nota nada.

Catarsis abrió sus puertas el 10 de octubre de 2014 y aunque la idea fue comenzar con vinos y picadas de fiambre y quesos, al sumarse un chef que hacía muy buenos platos, decidieron sumarlos. Berenice admite con una sonrisa que «al principio era relento el servicio, sólo estábamos Esteban (Zubillaga), el cocinero y yo. No teníamos mucha fe, sin embargo enseguida empezó a funcionar muy bien».

Ahora hay cinco tipos de desayuno, cafetería, postres, tartas, especialidad en brownies, almuerzos con una carta más reducida que a la noche, algo más liviana y platos especiales. Hay desayunos de «turista» con huevos revueltos, panceta, tostadas de campo, queso crema, todos con jugo de naranja y café con leche, el «Catarsis» que tiene pan multicereal, queso crema, algunas nueces o lo que la gente se quiera armar. Hay cinco tipos de ensaladas que también pueden combinarse o rearmarse, la carta guía que se puede ir cambiando.

Para disfrutar

Cuando no alcanzó el espacio físico del salón principal -ya que entran 45 personas- se hizo la pérgola que en uno de sus lados- paralelo a la calle 1810- tiene calefacción, con la idea de incorporarla en los dos espacios. «Tenemos muchas ganas de crecer, el equipo de trabajo es lo mejor que tiene Catarsis, Esteban Zubillaga que es muy importante para el lugar, es el principal, como Claudia Orellana, Romina Ledesma y el resto de los colaboradores. Claudia es la cocinera mayor que tiene una mano bárbara y la secunda Romina», destaca Berenice.

Hace las compras, algunas veces cocina, atiende, idea los platos y se los muestra a Claudia que luego «los encaran a su gusto». Comenta que llega a las cuatro de la mañana a la casa y mira el canal Gourmet, además de seguir cocineros en Instagram; «me encanta el mundo de la cocina», subraya. Le gusta mucho hacer fotografías a los platos y ver cómo captar la atención, «trabajar con los colores, estudié marketing y eso me encanta».

Su plato preferido son las mollejas a la sueca «de Claudia» con papas rejilla, «con una salsa muy rica». Los platos más pedidos son las picadas calientes, papas Catarsis, del rey, langostinos empanados, bastones de pollo, las hamburguesas, las empanadas de langostinos y bondiola. Toda la mercadería es muy fresca y casera. Berenice señala que en lo personal «me gusta lo rústico, lo más casero, tratamos de hacer todo, hasta los nachos, lo único que no hacemos es panadería, pronto también cocinaremos las delicatessen, todo lo que es desayuno o merienda arrancaremos a hacerlo en nuestra cocina. Próximamente waffles, con una receta salada de papa que hacen los Petersen, que seguro va a salir mucho».

Berenice sonríe, calma, entusiasta, motivada, porqué no algo nerviosa, y agradece  a todos los que «me siguen en mi locura».

Tiene 24 años, muchas ideas, gestiona, busca, hurga, cocina, destaca colores y sabores, modifica el lugar para que tome personalidad, la que tiene, la que se respira al entrar. Ahora también el olorcito a café, a medialunas recién hechas, a alfajorcitos bien rellenos, invade la esquina de 1810 y Falucho, un lugar para hacer Catarsis y disfrutar con los más queridos.

COMENTARIOS

NOTICIAS MÁS LEÍDAS

No se encontraron noticias.

OPINIÓN

COMENTARIOS
TE PUEDE INTERESAR