| Secciones
| Clasificados
LUNES 22.07.2024
DÓLAR HOY: $908 | $966
DÓLAR BLUE: $1415 | $1440

Mayo en América

Mayo es el mes de la revolución no sólo emancipadora sino también democrática y republicana. Independencia y libertad son sentimientos y conceptos que alentaron juntos en el espíritu de cuantos sudamericanos formaron el clima propicio para que, favorecido por  los acontecimientos que se desarrollaban en Europa, surgiese el movimiento que a partir de entonces no se interrumpiría y que, triunfante con la soberanía de las nuevas naciones, prosigue aún, pues se dirige allí donde existe una injusticia, para repararla, y pugna por que la política sea una leal y fecunda actividad de los hombres y por que todas las manifestaciones del progreso se transformen en signos auténticos de civilización.

La Revolución de Mayo, como los estallidos que la precedieron, entre ellos el de Chuquisaca, un año antes y también en mayo, no fue un hecho determinado por el oportunismo de sus autores, sino que su aparición en el tiempo corresponde a una oportunidad.

Oportunismo y oportunidad tienen significación diferente. El oportunista adapta sus acciones a la índole de cuanto lo rodea y le es propicio.

Los hombres de Mayo, que consideraron llegada la oportunidad favorable por las condiciones que imperaban en España, tenían ya, a la hora del suceso municipal del Cabildo Abierto, no sólo la visión de un continente en el que había madurado el sentimiento patriótico del pueblo; poseían también las ideas y el ánimo para convenir la deposición de un solo virrey y el ejercicio del mando por una junta de criollos, en la terminación definitiva de toda autoridad peninsular y en el deber del gobierno propio no obstante las dificultades y las penurias que ello depararía.

La Revolución de Mayo, no puede reconocer su origen en tal o cual día, en este o aquel acontecimiento. No despertaron los vecinos de Buenos Aires de un sueño cuando con sus propios medios doblegaron el orgullo invasor británico. La Reconquista y la Defensa –gestas gloriosas- contribuyeron, sin duda, a templar el espíritu combativo de los nativos, mas el aliento revolucionario, sus pequeñas cuestiones burocráticas y sus hondas transformaciones sociales, sus intereses aduaneros y los derechos universales de la cultura, la reflexión de las clases ilustradas y el instinto de las poblaciones urbanas y rurales; todo, en fin, lo que hizo dela Revolución de Mayo uno de los jalones de la historia del mundo.

Fue algo más que la derivación de una hazaña guerrera. Tanto como esos triunfos, influyeron las derrotas ya producidas en América, el espectro de los mártires. México, Quito, Chiquisaca y La Paz habían dado sangre criolla, sangre de esos hombres que sufrían una “especie de destierro en el seno de nuestra propia patria”. No en vano había exclamado ya junto a la horca, uno de los revolucionarios paceños: “El fuego que he encendido no se apagará jamás”.

La revolución fue democrática porque en ella el pueblo intervino no sólo para apoyarla, sino también para dirigirla o para inspirarla. La presencia de French y de Beruti en la Plaza Mayor, acaudillando grupos de jóvenes de los barrios, es algo más que un símbolo. Esa juventud, salida en gran parte de hogares españoles y en cuyas costumbres influyen por igual el donaire andaluz y la gravedad del gaucho de la llanura, es el pueblo que intuye su destino.

Cuando irrumpe en la tienda de un comerciante español, en la Recova, y enciende entre los dedos los colores celeste y blanco, que por siempre serán los de la Patria, alza en las manos la verdad de que terminan los privilegios de la sangre. Poco después, el nombre de Mariano Moreno, anunciado desde las arcadas del Ayuntamiento, significa la República.

Estériles serán, en adelante, todas las tentativas para instalar regímenes que no tengan en cuenta “la presencia de French y de Beruti” y para instalar en tierras americanas algún trono.

Independencia y Libertad –palabras, valores inseparables- llamará el futuro vencedor de Salta a sus baterías de Rosario.

Independencia y libertad, esto es, soberanía y democracia, son luz de aquel día lluvioso en que nació el ciudadano.

COMENTARIOS

NOTICIAS MÁS LEÍDAS

OPINIÓN

COMENTARIOS
TE PUEDE INTERESAR