| Secciones
| Clasificados
JUEVES 13.06.2024
DÓLAR HOY: $884 | $943
DÓLAR BLUE: $1255 | $1285

«Somos un equipo y tenemos valores»

Gladys González es candidata en segundo lugar a senadora nacional por Cambiemos.

Nació en Bolívar, es la «benjamina» -como dice ella- de una familia de ocho hermanos. Fue la única que pudo ir a estudiar. Está orgullosa de su familia y de los valores que aprendió de ellos.

A los 17 años salió de su ciudad natal para estudiar Ciencias Políticas en la UBA, en un pensionado de monjas, y afirma que como todos los chicos que se van a estudiar a otros lugares porque en sus ciudades no hay universidad, «sufrí el desarraigo».

Orgullosa de lo que eligió y de la carrera que pudo hacer, plantea que «con esfuerzo, se puede hacer lo que uno ama y eso es ser muy afortunado. Siempre trabajé para bancar mis estudios».

Su participación política comenzó en 2001. Después de la crisis, Gladys decidió «tocar timbre» y participar, involucrarse en el proyecto que estaban armando Mauricio Macri y María Eugenia Vidal. «Hoy somos un equipo y lo que tenemos son valores», destaca.

Señala que «la gente se desilusionó  de la clase política, por eso hay que llevar la gestión y los valores que defendemos a todos los rincones con enorme responsabilidad».

 

Siempre cerca

En la entrevista concedida a LA VOZ DEL PUEBLO, Gladys González explica que «no es sólo una campaña, es una forma de trabajo. Gestionamos caminando la calle, hablando con la gente. Hace 15 años pertenezco al proyecto de María Eugenia (Vidal) y Mauricio (Macri) y siempre lo hemos hecho de esta forma, es la manera de trabajar independientemente de lo electoral».

La candidata en segundo lugar para ocupar la banca de senadora nacional por Cambiemos dice que «la principal demanda es la inseguridad. Vengo de recorrer muchos distritos donde otras carencias fundamentales son las cloacas y el agua corriente, como en Ezeiza que visité hace unos días».

Renunció hace unos días a su gestión en la Cuenca Matanza-Riachuelo para dedicarse al recorrido exhaustivo de las ciudades y localidades provinciales, pero su paso por allí le permitió ver la realidad de poblaciones que «tienen menos del 20 por ciento de cloacas y no pueden abrir sus canillas y sacar agua limpia para tomar».

En un pensamiento en voz alta reflexiona, «nos preguntamos qué han hecho con el dinero que se asignaba a obras públicas en todos estos años que no solucionaron lo más básico. En el Senado voy a trabajar para que la provincia de Buenos Aires tenga el presupuesto que le corresponde».

 

Una injusticia

Indica que «la gobernadora Vidal fue la única en presentar un amparo legal y llevar a la Justicia la recuperación de los fondos del Conurbano».

Puso ejemplos claros para fundamentar sus dichos. «Hay una asignación injusta respecto a la provincia como lo es la coparticipación. La provincia aporta 37 por ciento de la coparticipación y recibe 18 por ciento, para hacerlo más gráfico, la provincia aporta 100 pesos y recibe 11, mientras otras provincias acceden a 45».

En cuanto a las obras que faltan realizar y que no se hicieron pese a contar con los recursos, la candidata de Cambiemos asigna el hecho a una causal de «desidia, ineficiencia y corrupción». Asegura que «por cada kilómetro de ruta había un sobreprecio de más del 52%, es decir la mitad del presupuesto. Un Estado que se robó la plata de la gente».

Por eso destaca que «hay que hacer seguimiento del presupuesto, la gestión de Mauricio y de María Eugenia muestra algo nunca visto. En cada lugar donde vas hay una máquina trabajando y obreros en marcha, son obras muy prometidas y nunca hechas o mal realizadas sin control del proveedor, con rutas mal hechas. Actualmente la obra hidráulica para evitar las inundaciones está en realización, son trabajos que llevan tiempo, que se llenaron la boca prometiéndolas y nunca lo hicieron».

 

El narcotráfico

«María Eugenia (Vidal) tiene una enorme valentía que nos inspira a todos. Tenemos mujeres impresionantes, como en Tres Arroyos están Rosío Antinori y Laura Aprile y equipos que se forman junto a hombres, como Matías Meo Guzmán. Esta vocación de trabajar para la gente también implica eliminar los obstáculos como el narcotráfico», destaca González. En cuanto a las acciones de Gobierno, puntualiza que «hemos transferido fondos para seguridad, fortaleciendo a la policía, móviles, chalecos, centros de monitoreo, control y prevención, operativos diarios encontrando toneladas de drogas, sacando millones de dosis que no están al alcance de nuestros hijos. Somos mujeres comunes, dedicadas a lo público, ocupadas por nuestros hijos y los de nuestros conciudadanos y por eso hay que darle batalla al narcotráfico».

 

Docentes

Respecto al futuro diálogo con los docentes, la candidata de Cambiemos menciona que «esperamos que el diálogo prevalezca, que los chicos tengan clases. Después de 14 propuestas en el proceso de diálogo se logró discutir con los chicos en las aulas y que no sean rehenes de estas discusiones. Queremos que el maestro cobre bien y sea recalificado en la sociedad. Son prioritarios en la formación de nuestros hijos. María Eugenia ha sido responsable en cuanto a ofrecer lo que se puede o no. Cuando llegó al gobierno no había plata y la promesa de pagar esos sueldos tuvo que afrontarla con la ayuda de la Nación».

No obstante, afirma que «estamos dando la discusión de fondo para que los chicos tengan calidad educativa. La prioridad es trabajar para que los chicos terminen la secundaria, mejorar su formación. El desafío comenzó con los centros de primera infancia, 220 en la provincia que son tan importantes en los primeros años de nuestros hijos».

En su análisis, manifiesta que «esperamos que el sindicalismo el año que viene tenga otra actitud y discutamos lo que tiene que ver con el salario, pero también reforzar la escuela pública que ha perdido muchos alumnos».

 

La esencia

En cuanto a sus sentimientos respecto a «la prueba» que Cambiemos afronta, admite que «sentimos que hay cosas que faltan, vemos la realidad porque caminamos la calle, queremos que la gente nos diga cómo impactan nuestra obras en sus vidas, cómo se sienten, qué falta. Necesitamos reconfirmar lo que mucha gente nos dice, que no quieren volver al pasado, que sigamos, necesitamos continuar dando estas batallas. Nos ha tocado tomar decisiones difíciles, pero tenemos que construir un país con crecimiento sostenido».

Finalmente, la candidata a senadora nacional comparte una reflexión con este diario. «Fui la única hija que pudo estudiar, mis hermanos son todos laburantes, ellos me ayudaron mucho. Por eso sé que nunca hay que perder la esencia, no olvidarse de los orígenes, de los amigos, de la familia, de las calles de la ciudad, de la escuela, todo lo que nos hacen ser lo que somos. Defender y transmitir lo que nos enseñaron nuestros viejos, el valor de la palabra, la honestidad, la verdad, de la amistad, de la familia, es lo que tenemos que llevar adonde sea, en el Senado de la Nación o en cualquier otro lugar de trabajo».

 

La vocación y el amor

Gladys González se define como «una mujer común con vocación de servicio, que puede hacer lo que le gusta y trabaja de lo que ama».

Entre los valores que considera irrenunciables, señala: «me encanta la familia numerosa, mi hobby es estar con mi familia, comer el asadito, estar con mi mamá en Bolívar. Es una mamá muy presente, siempre trabajé al lado de las mujeres, ella ha sido un ejemplo de esfuerzo, por eso, mi tarea en el Senado también tendrá que ver con las mujeres que pelean todos los días y que son invisibles. Mi ejemplo es mi madre y por eso siempre me identifiqué con sus acciones y su vida».

Tiene dos nenas y un varoncito de 4 años y está casada con Manuel Mosca, presidente de la Cámara de Diputados de la provincia, al que nombra sin dudas como «el amor de mi vida».

COMENTARIOS

NOTICIAS MÁS LEÍDAS

OPINIÓN

COMENTARIOS
TE PUEDE INTERESAR