| Secciones
| Clasificados
DOMINGO 16.06.2024
DÓLAR HOY: $884 | $943
DÓLAR BLUE: $1250 | $1280

«Cuando llegué a casa, los ladrones estaban adentro»

Cuando Alicia, de 74 años, llegó a su casa en la tarde del jueves, no tardó en darse cuenta que habían entrado a robar en su vivienda de la calle Godoy Cruz 151. Para entrar, los ladrones forzaron a patadas la puerta de la cocina que da al costado de la casa y, una vez adentro, dejaron todas las luces prendidas, una acción propia de los delincuentes dedicados al saqueo de inmuebles. 

«Yo regresé de la casa de mi hija a las 8 o 9 de la noche y me encuentro que tenía la luz prendida de la habitación, el comedor y la cocina. Entonces, dejé la bicicleta, y me fui corriendo a lo de mi vecina a pedirle que por favor viniera porque me habían entrado. 
En ese interín, apagaron la luz de la cocina y se deben haber ido. Supuestamente estaban adentro cuando yo llegué», estimó Alicia, la viuda del recordado acordeonista Ramón Ferretti, fallecido meses atrás. 
La triste experiencia del jueves ya había sido vivida de manera reciente por doña Alicia, «hace más o menos 10 días me entraron a la casa y me llevaron la garrafa que yo tenía adentro», dijo antes de subrayar las condiciones con las que, tras estos antecedentes, aceptaría volver a pasar a la noche en su casita de la sección Quintas, «ahora hasta que no ponga rejas y demás yo no me quedo más de noche», dice la mujer que volvió a sufrir el robo de su garrafa y medicamentos. 
Según estimó la mujer, los delincuentes decidieron dejar la vivienda cuando ella llegó al lugar, «han ‘cortado’ por atrás de los terrenos que hay por ahí», comentó antes de indicar que había radicado la correspondiente denuncia policial. 
En ese sentido, fue cuando llegaron las autoridades el momento en que la damnificada pudo constatar el daño y desorden que había sufrido con el hecho delictivo, «la policía vino enseguida y, cuando entramos, tenía toda la habitación desordenada. Habían tirado toda la ropa, dado vuelta los placares, el colchón y un sillón, todo en el suelo. Andaban buscando dinero y se llevaron otra vez la garrafa y algunas chucherías de mi marido y creo que se tomaron unas pastillas que había sobre la cama». 
Hoy, después de muchos años de vivir en ese sector de la ciudad, la jubilada por primera vez siente que no está segura en el lugar, «yo hace 40 años que vivo ahí y nunca me tocaron nada. Ahora, hasta que no ponga rejas en mi casa no vuelvo a vivir ahí. Capaz que me dan una paliza, que me pegan o me matan», comentó en el cierre.
COMENTARIOS

NOTICIAS MÁS LEÍDAS

OPINIÓN

COMENTARIOS
TE PUEDE INTERESAR