| Secciones
| Clasificados
MIÉRCOLES 22.05.2024
DÓLAR HOY: $872 | $929
DÓLAR BLUE: $1215 | $1230

Quilmes ganó y está a un paso

Quilmes no para de ganar. El Cervecero, que está viviendo su mejor temporada luego de muchos años, volvió a ganar y quedó a un paso de coronarse campeón del año: derrotó a Independencia como visitante por 2 a 1 en el juego de ida de los playoffs de Primera División, ante un muy buen marco de público y con la particularidad de que los autos no pudieron ingresar al estadio por disposición de la Aprevide. 

Y el triunfo del Cervecero se sustentó en un juego intenso, agresivo y con variantes que le permitió romper el esquema rojinegro y abrir el duelo. Porque la visita fue más y cuando no pudo apelar a su juego, apeló a las individualidades, y cuando debió confiar en la defensa, lo hizo, mostrando que las variantes están y que el equipo posee la inteligencia para transformarse en medio de un partido. 
Pero más allá del control demostrado por el rojiblanco, sobretodo en el primer tiempo, el que comenzó mejor fue el local, que controló el juego y las acciones, aunque careció de profundidad. 

Duelo de volantes: Viera y Marcelo. Quilmes pisó fuerte en Chaves, ganó y sueña con ser el campeón del año

Quilmes despertó y tuvo la primera del partido a los 15′: Alfredo Aramendi, sin dudas la figura de la cancha, le ganó a Rossi y sacó un centro que cruzó toda el área. Nueve minutos más tarde llegó el primer golpe, ya que Viera escaló por derecha y metió un centro que se le «coló» por atrás a Di Rocco. 
Casi sin darle tiempo a respirar al rival, esperando el KO, el Cervecero golpeó nuevamente a los 30′ cuando Lustau tomó la pelota cerca del mediocampo, gambeteó a 3 rivales y venció la resistencia del golero local con una buena definición. 
Y cuando todo era alegría cervecera, renació el Ventarrón de la mano de Crespo, que le puso el broche con un puntazo a una rápida contra iniciada por Paganelli. 
Lo que quedaba del primer tiempo se esfumó con más situaciones ya que Vizcacha Aramendi y Zaragoza tuvieron la suya por un lado y Baquero perdió con Luengo por el otro. 
En el complemento la historia fue otra. La prolijidad y la tranquilidad se esfumaron, los nervios estuvieron a flor de piel y el caos se apoderó de los equipos, sobretodo del dirigido por López, que buscó el empate y no pudo.
Las más claras, fueron una por bando: primero Alfredo Aramandi subió por izquierda hasta quedar mano a mano con Di Rocco y, sobre el final, fue Crespo el que no pudo con Luengo.
Así se diluyeron los minutos y Quilmes terminó festejando, nuevamente, y sosteniendo en lo alto esa bandera de la ilusión que lo trajo hasta acá, hasta la puerta del título del año.  

COMENTARIOS

NOTICIAS MÁS LEÍDAS

OPINIÓN

COMENTARIOS
TE PUEDE INTERESAR