| Secciones
| Clasificados
SÁBADO 25.05.2024
DÓLAR HOY: $874 | $932
DÓLAR BLUE: $1190 | $1220

Oscurece si aclara

«No soy un ñoqui, soy encargado de prensa de Seguridad». 

En esta breve línea que formó parte del descargo hecho por el conductor radial -y empleado municipal- Daniel Galera, se encierra su mayor contradicción. 
Reniega del adjetivo ganado por aquellos que cobran sin trabajar, pero asegura que ocupa un cargo que no existe, y para el cual fue favorecido por el Jefe de Gabinete municipal, Hugo Fernández. 
En los años que lleva creada la secretaría de Seguridad, como cualquier otra dependencia municipal, no han existido áreas de prensa individuales por sector. 
Desde Vanesa Cacho, la primera contratada para ocupar el cargo creado durante la primera gestión de Carlos Sánchez como intendente, hasta Martina Correa al día de hoy, se han sucedido varios nombramientos para un área que concentra toda la actividad municipal de prensa. 
Por lo que es tan difícil, que ‘roza’ la mentira, que una persona pueda arrogarse un rol que no existe, y más en un área desde donde un empleado de carrera se ha encargado de pasar por mail los detalles de los operativos policiales y de tránsito efectuados durante los fines de semana. 
Si ese fuese su trabajo, sólo quedaría acotado a los lunes posteriores a cada operativo de control. No lo pudo justificar Galera, y menos aún Fernández que sólo atinó a redireccionar la consulta cuando este diario quiso entrevistarlo. 
«Por Galera consultalo a Nickel», fue la respuesta a La Voz del Pueblo por mensaje de texto después de haber elegido no responder las reiteradas llamadas telefónicas que se le hicieron. 
Tampoco lo pudo justificar a Galera el presidente de la bancada de concejales del Movimiento Vecinal. El contador Guillermo Salim simplemente dio vuelta la cara y tiró -con desprecio- un ‘No’, cuando un cronista de este diario lo consultó al respecto en las mismas puertas del bloque, en el primer piso de la municipalidad. 
Poner a trabajar a un ex funcionario del kirchnerismo de Tres de Febrero en un ‘puesto’ expectante, cumpliendo funciones de operador del centro de monitoreo, tal como indica su recibo de sueldo, pero aspirando a comandar la coordinación municipal de prensa, fue demasiado para los muchos problemas internos que crecen en el Movimiento Vecinal, devenido en ‘Sanchismo’. 
Y más aún cuando este diario puede asegurar que no sería el único caso. No fue reconocido como trabajador por el mismo sindicato conducido por Abel Gómez. 
El Jefe de Gabinete, como correspondería, no ha salido públicamente a aclarar cuál es su función. Ni Galera, ni nadie han explicado cómo es que cobró el mes de enero sin trabajar, y marcha el de febrero. Todo esto a pesar que el mismo comunicador reveló que ‘trabaja’ desde el mes de agosto. 
Aun así, no volvió a la secretaría de Seguridad ubicada en el predio de las vías del ferrocarril, desde donde incluso aseguran que ya no regresaría porque iría finalmente a la coordinación de prensa, puerta mediante a la jefatura de gabinete, y en el mismo palacio municipal. 
La rigidez en la que quedaron atrapados los gestos de algunos rostros del gobierno municipal, por este hecho que revela un manejo que despierta sospechas sobre la existencia de otros, se traslada al semblante cada vez más desencajado de vecinos que se cansan de asistir a una manera poco clara de hacer política. 
En consecuencia, ‘las politiquerías baratas’ de las que se mofó siempre el vecinalismo, se le vinieron encima con un derrotero de yerros en su proceder, y sin solución de continuidad. 
COMENTARIOS

NOTICIAS MÁS LEÍDAS

OPINIÓN

COMENTARIOS
TE PUEDE INTERESAR