| Secciones
| Clasificados
DOMINGO 16.06.2024
DÓLAR HOY: $884 | $943
DÓLAR BLUE: $1250 | $1280

El Gobierno se debilita por la Economía y fortalece al PJ con sus maniobras

El observatorio de la deuda social de la Universidad Católica Argentina señala: “La pobreza de hoy es más profunda que la que había cuando Mauricio Macri asumió el poder. No ha habido mejoras sustantivas en el núcleo duro de la pobreza”. 
El director de la entidad, Agustín Salva, afirmó que la administración de Cambiemos -según su opinión- debe aplicar reformas mucho más radicales en materia fiscal y tributaria para que los índices de pobreza bajen drásticamente.
La situación económica es objeto de preferencial atención por la prioridad con que esta influye en la vida del país. 
Hasta no hace mucho tiempo, el Gobierno parecía tener controlado el tiempo político sin mayores inconvenientes, para intentar acomodar el mismo de manera favorable, a la reelección del ingeniero Macri. 
De pronto la situación política se enerva por situaciones que enrarecen la actividad que no son ajenas a la gestión de Cambiemos y paralelamente al mal humor social, por medidas oficiales. 
Todo va en aumento 
La oposición justicialista se ve agredida y reacciona fuerte por ello y porque su olfato político advierte un creciente malestar en las clases medias y populares. Los radicales se hastiaron del mal trato a los que los sometió el oficialismo y reclamó directamente sentarse en la mesa chica de las decisiones y lugares relevantes en las próximas nóminas de candidatos para 2019. Inclusive integrar la fórmula presidencial. 
Carrió “aliada” de Macri, trata de “salvar la ropa”, fingiendo un enfrentamiento con el Gobierno por las tarifas. Enfrentamiento que es una maniobra, denunciada por su ex amiga Margarita Stolbizer, quien directamente la acusa de hipocresía, porque la considera, sin excusas posibles, tan responsable como Macri en la implantación de las tarifas. 
Toda la oposición coincide en la falta de resultados de la política económica, de la que entienden, debe cambiar el rumbo, porque los bolsillos de la población no pueden soportar los ajustes y la inflación. La macroeconomía no ofrece perspectivas de mejoramiento, oponiéndose a las declaraciones voluntaristas de los funcionarios del área. La microeconomía: inflación, desempleo, tarifas, “cachetean” los sentimientos y los bolsillos de la gente. 
 El Gobierno apuesta al 2019 con anuncios que hasta ahora no llegan donde están las peores situaciones sociales. Han comenzado obras de mediana y gran envergadura en distintos lugares de la nación, especialmente obras viales en la provincia de Buenos Aires. 
Un “sacrificado” 
Aranguren continuó con sus misiles tarifarios, que no se van a detener, porque lo único garantizado es que este funcionario responde a un plan preconcebido. En los últimos cuatros años el petróleo ha tenido una importante baja en su precio, incomprensiblemente la Argentina quedó afuera.
La primera en aumentar es Shell, de la que Aranguren era administrador central, y queda YPF para lo último. 
Total, el déficit de YPF lo pagamos los argentinos.
Quiero decir, con mi mayor respeto, que lo tengo por el señor presidente y su investidura, cuando defendió a Aranguren señalándolo como un “sacrificado” personaje que ha renunciado a un sueldo fabuloso, para venir a sacrificarse por la Argentina.
No abandonó nada, le pagaron cuando se retiró con acciones por centenares de miles de dólares para que aceptara. 
Lógico, por propia confesión, dejó “los verdes” afuera. La Argentina no es confiable. El objetivo “petrolero” era lo que está haciendo. Hubiera venido gratis.
Cuando rebajó la nafta lo hizo 0,01. Empresarios del sector estiman que los aumentos proseguirán.
Si más funcionarios se van a sacrificar como Aranguren por el pueblo argentino, como dice la letra de un popular tango: “Dan ganas de balearse en un rincón”. 
La población debe prepararse para una inflación 2018, que según las consultoras económicas del rubro, no estará por debajo de un 19 o 20%.
La inflación no sólo proviene de las tarifa, influyen de manera permanente otras variables económicas: deuda externa con sus intereses, balanza comercial, la múltiple dinámica del movimiento interno, vinculado esencialmente al consumo interno de manera decisiva. 
Sin respuestas 
El clamor de la población no pasa por intenciones destituyentes, por volver al pasado, por la violencia política o por conspiraciones inexistentes, la gente quiere vivir en paz y desarrollarse en armonía, con una economía popular, no populista, que permita a las familias vivir con dignidad, salud, seguridad, respeto institucional de los que ejercen el poder y una justicia realmente independiente.
Hace mucho tiempo que esto son sólo aspiraciones que no se dieron como corresponde y que el presente tampoco acierta en sus decisiones. 
Los límites no debe ponerlos el pueblo sino los elegidos para gobernar, que deben abandonar la burbuja donde se colocan todos y sólo se miran el ombligo.
Ya no es una intuición sino una realidad palpable y sufrida, que la actual situación económica necesita oxígeno de realidad frente a la reacción social, que puede producir un rechazo que preocupa a todos los sectores del país. 
Nadie quieren ni pretende el caos, pero el Gobierno no reacciona ante el reclamo de una realidad que supera negativamente alguna de sus medidas, y puede aislarse de los necesarios sustentos políticos que necesita para su gestión. 
Insólita intervención 
Por otra parte se convulsiona el clima político en el país.
“Una intervención partidaria con fundamentos desopilantes”, titula en una editorial el diario La Nación. “Y la designación como interventor, carece como mínimo de suficientes argumentos que acrediten la necesidad de semejante medida”, agrega el matutino porteño.
Si el diario considerado más serio e importante del país -no precisamente con simpatía por el peronismo- expresa lo mencionado, qué se puede esperar de la víctima del atropello grosero de la jueza Servini de Cubría en su decisión de intervenir el partido Justicialista Nacional y designar como titular de la intervención al sindicalista Luis Barrionuevo -aquel que mencionó que si los argentinos dejáramos de robar durante dos años el país mejoraría-. 
La historia posterior de este personaje, no demostró precisamente que este cumpliera con lo que pidió, “haz lo que yo digo, pero no lo que yo hago”.
La jueza Servini de Cubría fue permanentemente funcional a las órdenes políticas del kirchnerismo. Cambió el Gobierno y como otros, cambió de vereda. Lo que hace esta magistrada será útil, mientras que sos gobierno. 
No es la única, no utiliza desodorante para el mal olor de la política.
Nadie de los consultados en el terreno de la justicia argentina se anima a defender la decisión judicial de la doctora en esta insólita agresión a las garantías constitucionales.
Algunos juristas opinan que será difícil que esto supere la Cámara donde apeló la agrupación política, ya que en los análisis se estima el lógico rechazo por la inconsistencia de los argumentos.
La reacción del peronismo no tardó ante la insólita intervención a su vida y actividad partidaria, de una jueza, cuya falta de consistencia jurídica en su fallo, causa desazón profesional.
Claro que también todo está supeditado a que los jueces del Tribunal Superior no decidan ponerse la toga oficialista. 
Se señala que la intervención persigue el interés de perjudicar al principal opositor del Gobierno.
Asimismo se ha ofrecido una vía de reclamo al peronismo y lo que es peor, una veta de sospecha de pretender perjudicar las posibilidades electorales del justicialismo. 
A esto se agrega una andanada de acusaciones y prisiones preventivas contra dirigentes del peronismo, algunas flojas de papeles.
Como por ejemplo el caso del ex gobernador Eduardo Fellner, con gran despliegue mediático, al que detuvieron y a las 24 horas fue liberado por el mismo juez, al que abandonaron en su fallo cuatro fiscales por entender mala praxis en sus actuaciones. 
Fellner fue apoyado públicamente por los gobernadores de Salta, Tucumán, La Rioja, Formosa, San Juan, Córdoba, Catamarca, Tierra del Fuego y Entre Ríos. Pese a todo, el peronismo ha empezado a mover la rueda. 
Magario
Los que están en “la mesa grande” -gobernadores, legisladores y dirigentes ganadores- saben que tienen que esperar que decida la provincia de Buenos Aires donde se perfilan para elegir la candidatura a gobernador bonaerense, proyectándose como favorita con el apoyo de todos los intendentes del conurbano y la mayoría del interior, Verónica Magario, intendenta de La Matanza. 
En alguna nota anterior recuerdo haber manifestado que la próxima contienda electoral en Buenos Aires, por la gobernación, podría tener un panorama de contenido femenino. María Eugenia Vidal – Verónica Magario.
Las expectativas hasta hoy parecen favorecer las chances de reelección de Vidal, por múltiples políticas y fundamentalmente económicas. 
Pero debe reconocerse que Magario, en La Matanza, ganó todas las elecciones contra Macri y Vidal. Cualquier aspirante a candidato a presidente del justicialismo en 2019, tiene que contar con el aval de las provincias de Buenos Aires, Córdoba y Santa Fe, esa barrera es infranqueable para los que abandonaron el peronismo en las elecciones anteriores. 
En el peronismo necesitás pergaminos y territorios, junto a éxito electorales. No los tienen Urtubey, Pichetto, Massa, Randazzo o los eternos perdedores de la capital federal: Alberto Fernández, Cabandie o Filmus, este último, el más rescatable. 
Ningún sector del peronismo actual con poder reconoce o respeta a Duhalde, Barrionuevo, Bárbaro, y otros, considerados como los “ratones” con irrestricta sumisión macrista.
Un viejo axioma político que incluye a la selva, señala que cuando los “Leones” se pelean los “ratones se esconden”.
“Nunca le pises la cola a un león en descanso creyendo que está dormido”. “Los leones nunca duermen de todo y por eso son los reyes de la selva”. 
Pareciera que el Gobierno puede haber cometido un error político de aficionado o por soberbia: pretender ordenar la guarida del león mandando los ratones a intentarlo.
Mala praxis política oficial con imprevisible reacción y con probable inesperada consecuencia negativa, que cuando advierta los resultados, podría ser tarde para revertirlo: contribuir a la unión del peronismo. 
Cualquier estrategia por parte del Gobierno de debilitar las chances de la oposición peronista, estaría bien y es aceptable, porque así es la política y la oposición también va a aprovechar para debilitar al oficialismo, similar conducta. 
Pero al atacar la herramienta de vigencia política de manera poca ortodoxa puede retrotraer el tiempo a los orígenes del justicialismo, cuando Eva Perón acuñó el famoso mandato -en otra época histórica superada, para unificar la defensa de militantes y simpatizantes de la imagen del conductor-: “Para un peronista no hay nada mejor que otro peronista”.
Cuando la estrategia contradice la realidad de lo posible, puede desatar, o lo que es peor, provocar el desahogo de las frustraciones contenidas. El tiempo mostrará hasta donde puede o no ocurrir. 
Tarifazo en el Congreso 
Las tarifas llegaron al Congreso para quedarse. Un tema urticante para el Gobierno, que ha decidido, por determinación del presidente, no cambiar su decisión.
Es esta una potestad del Ejecutivo, pero, la oposición ha decidido ingresar constitucionalmente los proyectos en contra de las tarifas actuales, ingresando los proyectos en las respectivas comisiones, donde la votación final no necesita los dos tercios. 
Ejecutivo y Congreso, oficialistas y opositores, deberán mostrar sus argumentos, su dialéctica en favor de sus propias decisiones y su fuerza política para imponerlas.
Por la importancia política y la influencia económica y social que implica el ordenamiento tarifario, el debate es inevitable y necesario. 
Está en juego encontrar soluciones que atiendan y beneficien a la población en su conjunto, la realidad actual no conforma ni soluciona, pero las soluciones deben ser racionales y con contenido real económico. 
El Gobierno debe entender que las personas no son números de escritorio y la oposición que la demagogia no es sustentable ni beneficiosa en el destino en el destino de la sociedad.
Ante la realidad, la única magia es la verdad. 
Por Esteban Ernesto Marranghello

COMENTARIOS

NOTICIAS MÁS LEÍDAS

No se encontraron noticias.

OPINIÓN

COMENTARIOS
TE PUEDE INTERESAR