| Secciones
| Clasificados
MIÉRCOLES 19.06.2024
DÓLAR HOY: $887 | $945
DÓLAR BLUE: $1230 | $1260

El festejo, todo Oriverde

Ante una colmada cancha de Huracán, en la noche de ayer Costa Sud volvió a ubicarse en lo más alto del básquet tresarroyense tras ganarle una intensa y emotiva final al joven equipo de Blanco y Negro de Coronel Suárez y así adjudicarse la Copa Ciudad de Tres Arroyos. 82-74 fue el resultado final de un partido con vaivenes y mucha carga emotiva desde las tribunas, que terminaron aplaudiendo a ambos equipos por el espectáculo brindado.

Arrancó mejor Costa Sud, con Goizueta imparable en sus penetraciones, llegando a 9 puntos en el primer parcial. Wigladacz se cargó rápidamente de faltas y eso obligó a que Guzmán desdoble su tarea bajo los aros, haciéndose dueño de los rebotes en los primeros minutos. Por el lado de Blanco y Negro, el base Soave manejó los ataques y por momentos disimuló los errores de su equipo, que abusó del tiro externo en ese primer parcial. 

La situación no cambió en el inicio del segundo, con errores en ambos equipos pero con Costa Sud un poco más fino, suficiente para mantener la ventaja. Goizueta descansó y el ataque oriverde lo sintió, y de a poco Blanco y Negro comenzó a acercarse. Gobbo, el goleador del partido, metió tres dobles seguidos y puso el partido a tres. Ahí apareció Haag para también convertir en tres ataques consecutivos y darle la ventaja con la que el Oriverde se fue al descanso. 

En el comienzo de la segunda mitad nuevamente sacó ventaja Costa Sud, logrando la máxima diferencia de 15 puntos. Rosanova, el entrenador suarense, visiblemente enojado llamó a sus dirigidos al banco, y a partir de allí el partido cambió. Blanco y Negro metió un parcial de 11-0 y se puso nuevamente en partido, generando que la cancha de Huracán se transforme en una caldera, con las dos parcialidades gritando a rabiar, poniéndole el marco que la final ameritaba. 

El último cuarto fue emotivo de principio a fin. Otra vez salieron dormidos los chicos de Suárez y Costa Sud sacó una leve ventaja. Parecía liquidado hasta que a Fernández Chávez se le abrió el aro y con una seguidilla de puntos puso el partido a solo una posesión de diferencia a falta de cuatro minutos. Cuando las papas quemaban volvió a aparecer Tomás Goizueta, que se hizo cargo del balón y con sus tiros libres fue sosteniendo la diferencia hasta que ya no hubo nada que hacer. 
COMENTARIOS

NOTICIAS MÁS LEÍDAS

No se encontraron noticias.

OPINIÓN

COMENTARIOS
TE PUEDE INTERESAR