| Secciones
| Clasificados
LUNES 17.06.2024
DÓLAR HOY: $884 | $943
DÓLAR BLUE: $1250 | $1280

Rocío volvió a su casa y su familia teme el abandono de la Justicia

Hace dos meses la vida de Rocío Burgos y su familia sufrió un giro violento. La joven de 20 años recibió un balazo en el cráneo cuando se encontraba dentro de un auto con un grupo de amigos, entre los que se encontraba su pareja. Éste habría sido el objetivo de un joven delincuente que le disparó sin piedad al vehículo en el que lo habían pasado a buscar, porque se había sentido amenazado en la calle. 

El 13 de octubre, la chica de 20 años que aún sueña con ingresar a las filas de la Policía Bonaerense, como su papá, sufrió una gravísima herida de bala que la dejó en coma farmacológico y motivó su traslado al Hospital Penna de Bahía Blanca.
A raíz de ello, su mamá, María Cardano, debió dejar su trabajo como empleada doméstica para quedarse a su lado y rezar por una vida que estuvo muy cerca de apagarse. 
Dieciocho días más tarde, el horizonte empezó a aclararse. Los médicos del centro de salud de alta complejidad bahiense avalaron el traslado al Hospital Pirovano, donde continuó en terapia hasta la semana pasada, cuando se dispuso la realización de un tratamiento ambulatorio en su casa.
Hoy, con una situación más aliviada, la preocupación se mantiene intacta. 

Rocío Burgos. Evoluciona, ahora, en su casa

Sostener a Rocío exige a toda la familia. Su madre y hermanas se la pasan organizando rifas, recolectando la ayuda de no pocos tresarroyenses anónimos que le acercan a diario.
Avanzar con el tratamiento médico y recuperar la total movilidad de su brazo y pierna derecha, es el objetivo por estas horas. 
Mientras aguardan una autorización para su continuidad en Mar del Plata, María Cardano recibió a LA VOZ DEL PUEBLO en su casa del barrio Olimpo. Pidió expresas reservas de imagen para su hija, pero no se guardó nada a la hora de compartir su experiencia, temores y preocupaciones de cara a un futuro alentador en cuanto a salud, pero incierto en materia de Justicia.

“Le está costando” 
En la casa reina la humildad. Es un ambiente pequeño, pero el corazón es grande.
María Cardano corre un cortina y recibe a este diario, mientras Nazarena, la hermana del medio, le da el pecho a su bebé con un brazo y con el otro hace números. La organización es permanente. No hay tiempo que perder ni recursos para desaprovechar. 
Hoy, todo pasa por sacar adelante a Rocío, la menor de las tres hermanas.
“Le están haciendo un tratamiento con un médico y una enfermera hasta que me manden el traslado a Mar del Plata, donde continuará en un centro de alta complejidad. Le está costando el tratamiento, sobre todo porque una bala afectó parte de su cerebro”, explica María. 
Siempre emocionada. Siempre al borde las lágrimas, pero haciendo fuerza para no quebrarse, la madre hace de la fortaleza su arma. “Entre todos nos ayudamos mutuamente. Yo hasta hace unos meses trabajaba como empleada doméstica, pero tuve que hacer una renuncia voluntaria para dedicarme al cuidado de Rocío”, entre esas actividades figuran la realización de rifas para una canasta navideña, “también recibimos donaciones y ayuda de la gente para poder seguir y subsanar gastos de médico y enfermera”. 
Sin embargo, hay algo que la indigna de manera inocultable. La inexistencia de novedades del supuesto agresor, “nada. Cero noticias. Nosotros seguimos buscando que se haga Justicia lo antes posible”.
María teme que la evolución médica de su hija frene el interés de los investigadores, “yo sospecho que un poco baja el interés porque Rocío está bien, le dieron el alta. Yo pienso que, como se sabe todo eso, la cosa cambió”, dijo antes de comentar las dificultades que tiene para hablar con el fiscal de la causa, “yo quiero hablar con (el fiscal Facundo) Lemble. No me recibe, siempre lo hace un intermediario que me dice que están investigando, que lo están buscando. Pero en Tres Arroyos hay gente que dice que está acá, que está allá, pero no pasa nada. Por eso me extraña que no lo puedan detener. Si yo le tiro un tiro a un pájaro, enseguida me detienen. Pero a él no lo pueden encontrar”, comentó refiriéndose al sospechoso prófugo con pedido de captura e identificado como Sergio Fabián Martínez, alias Guli.
“Yo quiero Justicia lo antes posible, porque le estropearon la vida a una joven de 20 años, que sigue teniendo todo por delante. Mi hija va a estar bien el día de mañana, pero no quiero que esto quede en el olvido”. 
Luego de manifestar que, “hoy en día en Tres Arroyos, arreglamos todo a los tiros. Cualquiera agarra un revólver y lo arregla a los disparos”. María asegura que junta fuerzas para una nueva etapa en Mar del Plata, “será algo nuevo, en un lugar que ni conozco. Pero cuando los médicos, allí iremos. Siempre para adelante y dónde sea por mi hija”, finalizó. 
Anoche, fuentes policiales confirmaron en el cierre que no hay novedades sobre el paradero del sospechoso.
 
COMENTARIOS

NOTICIAS MÁS LEÍDAS

No se encontraron noticias.

OPINIÓN

COMENTARIOS
TE PUEDE INTERESAR